Iglesias consulta a sus bases, pero no sobre Cataluña. -Liberal Enfurruñada/OK Diario-

Rajoy telefoneó este sábado a Sánchez y a Rivera para consensuar la opción de mantener el control sobre Cataluña, sin permitir que decaiga el 155, después de que Torra nombrase como consejeros a dos encarcelados y a otros dos huidos. Rajoy llamó también el jueves a Iglesias, que lo explicó en su Twitter: “He hablado con Mariano Rajoy. Hemos acordado vernos en los próximos días para hablar de Cataluña”. Pero ese mismo día OKDIARIO daba la primicia del casoplón que se ha comprado a medias con la portavoza Irena Montera y, claro, desde entonces anda tan liado que no está para otra cosa que para atender a los muchos detalles que necesita una mansión de esta categoría.

A largo plazo no tendrán problemas para pagar los más de 700.000€ gastos incluídos, que costó la lujosa finca. Cuentan con el impresionante patrimonio inmobiliario que heredarán de los sesentañeros padres de Pablo, seis inmuebles valorados en más de un millón de euros. Parecen muchos para que se pueda decir que son todos “para vivir y no para especular”, que es la diferencia que Pablo e Irena ven entre la adquisición honrada de patrimonio y la vergonzante. Pero para el corto plazo se han tenido que agenciar un préstamo hipotecario. Y lo han hecho fenomenal, porque se lo han dado en unas condiciones espectaculares, financiando el 90% del precio de adquisición a un tipo de interés del 0,5% que es casi regalado. Todo esto debe haberles tenido muy ocupados para andarse con reuniones ni sobre Cataluña ni sobre nada.

Y lo peor les viene ahora, porque ese palacio no se prepara en dos días, que son 268 m2 de vivienda en 2.352 m2 de parcela. Contratarán a un decorador que les ayude a encontrar su estilo, bolchevique y revolucionario, pero al final el color de las paredes, la tela de las cortinas, las alfombras, la iluminación…, son mil detalles de los que o están encima o luego no estarán a gusto en su dacha. Por la mudanza no tienen que preocuparse, porque del pisito en el que la pareja vive en Rivas no van a poder aprovechar nada para su nuevo palacio, mejor tirarlo todo. Aun así con la decoración no habrán acabado, esa parcela tan grande o estás encima todo el día o en una semana se te convierte en una selva tropical. Tendrán que contratar a un jardinero. Y ya puestos a seleccionar, necesitarán a alguien para el servicio doméstico, limpiar tantas habitaciones, planchar, cocinar, etc. y encima los dos trabajando. En esas urbanizaciones de lujo también puede ser que necesiten contratar seguridad y un chófer que les lleve y les traiga a Madrid. Y las niñeras hay que empezar a buscarlas ya, que luego el tiempo se echa encima. Así que lo de Cataluña ya si eso tendrán que dejarlo para otro día.

El “proyecto familiar”, que es el original nombre que los podemitas le han puesto a su casoplón, es una mansión que les sitúa ya cerca de sus admirados Fidel Castro, Hugo Chávez o Nicolás Maduro. La diferencia es que los otros se convirtieron en millonarios ostentosos después de alcanzar el poder y estos nuestros han empezado antes. Este domingo, el presidente títere puesto a dedo por el fugado Puigdemont; el nazi, racista y xenófobo Quim Torra, ha declarado que si se mantiene el 155 se “provocará una crisis institucional de dimensiones considerables”. Pero Pablo Iglesias igual no se ha enterado, porque él está con lo de consultar a sus bases si debe seguir al frente de Podemos, dado que se cuestiona su coherencia. Pablo a lo suyo.

Ver articulo original:

Anuncios

George Soros financia a grupos de izquierdas y antisistema para impulsar su campaña contra Occidente. -AlertaDigital-

El megalómano proyecto “filantrópico” de Soros no deja rincón del mundo que no se vea afectado por sus esfuerzos ni deja intacta ninguna área política sin tocar.

Los principales medios de comunicación en los EE.UU. han pasado por alto la fuga de miles de correos electrónicos de la Fundación Sociedad Abierta (OSF por sus siglas en inglés) de George Soros por el grupo de hackers activistas DCLeaks. OSF es el vehículo a través del cual Soros ha canalizado miles de millones de dólares en los últimos dos decenios a organizaciones sin ánimo de lucro en los EE.UU. y en todo el mundo.

De acuerdo con los documentos, Soros donó más de 30 millones de dólares a los grupos de trabajo para la elección de Hillary Clinton en las presidenciales norteamericanas. Así que es probable el caso de que el apoyo de los medios a Clinton jugase algún papel en la oferta de los principales medios de comunicación para enterrar la historia más oscura de Soros.

También es probable sin embargo, que al menos algunos editores de noticias no llegaran a entender por qué merecía cubrir los documentos filtrados. La mayor parte de la información ya era de conocimiento público. La financiación masiva de Soros a los grupos de extrema izquierda en EE.UU. y en todo el mundo ha sido documentada desde hace más de una década.

Pero no ver la importancia de la historia más amplia porque muchos de los detalles ya eran conocidos es como no ver el bosque por culpa de los árboles. El documento volcado DCLeaks es una historia importante porque expone el bosque de las redes de financiación de Soros.

Lo primero que vemos es la naturaleza del megalómano proyecto filantrópico de Soros. No hay rincón del mundo que no se vea afectado por sus esfuerzos. No hay un área política que deje intacta.

En la superficie, la gran cantidad de grupos y personas que apoya parecen ajenas. Después de todo, ¿qué tiene que ver el cambio climático con la inmigración ilegal africana Europa? ¿Qué tiene que ver “Occupy Wall Street” con las políticas de inmigración griegas? Pero el hecho es que los proyectos respaldados por Soros comparten atributos comunes básicos.

Todos trabajan para debilitar la capacidad de las autoridades nacionales y locales en las democracias occidentales para defender las leyes y valores de sus naciones y comunidades.

Todos trabajan para impedir el libre mercado, sean esos mercados de carácter financiero, ideológico, político o científico. Lo hacen en nombre de la democracia, los derechos humanos, la justicia económica, racial y sexual y otros términos elevados.

En otras palabras, su objetivo es subvertir las democracias occidentales y hacer que sea imposible para los gobiernos mantener el orden o que las sociedades conserven sus identidades y valores únicos.

“Black Live Matters” (La Vida de los Negos Importa), que ha recibido 650.000 dólares de grupos controlados por Soros durante el año pasado, es un ejemplo clásico de estos esfuerzos. Hasta hace poco, la policía era universalmente admirada en los EE.UU. como el equivalente interno de los militares. BLM emergió como una fuerza social corrupta para politizar el apoyo a la policía.

Su argumento principal es que en EE.UU., la policía no es una fuerza para el bien, que permite que la sociedad funcione mediante el mantenimiento de la ley y el orden. Por el contrario, según dicen estos siervos de Soros, “la policía es un instrumento de los blancos de represión de los negros”.

Aplicar la ley en las comunidades predominantemente afroamericanas está bajo asalto como inherentemente racista. La agitación de BLM, que ha sido acusado de inspirar los homicidios de la policía en varias ciudades de Estados Unidos, ha producido dos respuestas de la tropa de la policía. En primer lugar, se han desmoralizado, ya que son penalizados por tratar de mantener a sus ciudades a salvo de los delincuentes.

En segundo lugar, su disposición a usar la fuerza en situaciones que exigen el uso de la fuerza ha disminuido. El miedo a cargos criminales, por un lado, y la condena pública como “racistas” por el otro hace que la policía prefiera la inacción, incluso cuando las situaciones requieren que actúen.

La desmoralización y la intimidación de la policía es muy probable que cause un fuerte aumento de los crímenes violentos.

Luego están las acciones de Soros a favor de la inmigración ilegal. Desde los EE.UU. a Europa, Soros ha implementado un impulso mundial para utilizar la inmigración con el objeto de socavar la identidad nacional y la composición demográfica de las democracias occidentales. Los correos electrónicos filtrados muestran que sus grupos han interferido en las elecciones europeas para conseguir que salgan electos los políticos que apoyan la política de fronteras abiertas para inmigrantes del mundo árabe y dar apoyo financiero y de otro tipo a periodistas que informan favorablemente sobre los inmigrantes.

Los grupos de Soros están localmente permitiendo que inmigrantes ilegales entren en EE.UU. y Europa. Han tratado de influir en las decisiones de la Corte Suprema de Estados Unidos sobre la inmigración ilegal desde México. Han trabajado con grupos musulmanes y de otro tipo para demonizar a los estadounidenses y europeos que se oponen a la apertura de fronteras.

La idea central del impulso para legalizar la inmigración sin restricciones es que los estados no deben ser capaces de proteger sus identidades nacionales.

Si es racista que los griegos protejan su identidad nacional, tratando de bloquear la entrada de millones de sirios a su territorio, entonces es racista que Grecia – o Francia, Alemania, Hungría, Suecia, EE.UU. o Polonia – existan.

Paralelamente a estos esfuerzos hay otros dirigidos a rechazar el derecho de las democracias occidentales a defender las normas sociales de larga data. Los grupos apoyados por Soros, por ejemplo, están detrás de la presión no sólo para el matrimonio homosexual, sino para los baños públicos unisex.

No sólo apoyan el derecho de las mujeres a servir en unidades de combate, sino los esfuerzos para obligar a los soldados a vivir en cuarteles unisex. En otras palabras, contribuyen a los esfuerzos dirigidos a negar a los ciudadanos de las democracias occidentales el derecho de mantener cualquier distancia entre ellos y el rechazo de Soros a sus valores más íntimos: su privacidad e identidad sexual.

Los grupos respaldados por Soros trabajan para deslegitimar todos los aspectos de las sociedades occidentales como racistas e ilegítimas. Los fondos de Soros alimentan a los grupos de izquierda, los grupos radicales de izquierda y antisistema.

La idea central de los esfuerzos de Soros es el de inducir el caos mientras las autoridades locales, paralizadas por los grupos que apoya, no son capaces de proteger a sus sociedades ni siquiera de argumentar coherentemente que merecen protección.

En muchos sentidos, la campaña de Donald Trump fue una respuesta directa no a Clinton, sino al propio Soros.

Llamar a la construcción de un muro fronterizo, apoyando la salida de Gran Bretaña de la UE, apoyando una prohibición temporal de la inmigración musulmana y apoyando a la policía contra el BLM, Trump actuó directamente para frustrar los esfuerzos de billones de dólares de Soros.

DCLeaks expuso la inmensidad de la campaña de izquierda financiada por Soros contra los fundamentos de las democracias liberales. Los movimientos de “democracia directa” que Soros apoya son nada menos que llamadas antisistema al gobierno de la calle.

Los pueblos de Occidente tienen que reconocer las bases comunes de todas las acciones de Soros. Tienen que darse cuenta también que la única respuesta a estas campañas premeditadas de subversión es que la gente de Occidente defienda sus derechos nacionales y su derecho individual a la seguridad. Deben apoyar las instituciones nacionales que garantizan la seguridad, de conformidad con la ley, y sostener y defender sus valores y tradiciones nacionales.

Ver artículo original: