Archivo de la categoría: Actualidad

El indigno tren extremeño frente a la privilegiada industria catalana. -Liberal Enfurruñada/OK Diario-

tren1tren2

Ver artículo original:

Anuncios

La Izquierda “chic” contra la bandera española. -F.J.Losantos/LD-

Por una vez, la Izquierda llegó a tiempo. En la primera y asombrosa manifestación contra el separatismo en Barcelona, ya el melifluo Borrell increpó a la muchedumbre que, enarbolando banderas españolas, pedía el cumplimiento de la Ley (“Puigdemont, a prisión”). “Sssst! –chitó- ¡Esto no es un circo romano”. Él, tan finústico, preferirá Le Cirque du Soleil. De ahí el repelús ante tanto pueblo español con su bandera al viento y no a cuestas.

Aquel “Sssttt” a lo Rotemmeyer del alquitarado socialista, súbito abogado de la Generalidad separatista, pudo provocar que cualquiera de las fieras de la arena o del público sediento de sangre, que eso es un circo romano, viendo que Borrell proclamaba mártir a Puigdemont, le hubiera mordido la clámide. Pero las fieras eran tan pastueñas, llevaban tan orgullosa y festivamente su bandera recién estrenada en público, porque lleva décadas tan prohibida en la calle como el español en las aulas, que no quisieron estropear el acto mandando a tomar viento de Abengoa al embajador del rojerío chic, recién llegado de muy, muy afuera.

El socialismo domador de españoles

Pero el déspota a medio ilustrar se quedó satisfecho. Había hecho lo que se espera de un intelectual y político de izquierdas: marcar distancias con la horda española, buena para votar, no para ser atendida y respetada. Al cabo, Borrell es uno de los domadores –por eso se le escapó lo del circo- de la fiera española, arrinconada en los alrededores de la Ciudad de los Prodigios Transversales, uno de los caporales que la han herrado con las cuatro barras de la ganadería catalana, donde los maestros instilan el odio a su lengua y su nación a los niños, hijos de padres españoles a los que deben marginar, y los adiestran para que voten a la Izquierda y aplaudan al Barça.

En la segunda manifestación, un modelo de apropiación indebida por los partidos políticos y en especial por el PSC, que no quiso ir a la primera, Borrell salió al Coliseo dispuesto a echarle un tasajo de carne a la apaleada fiera. En la anterior opuso con la cursilería liricoide típica del progre añejo, la bandera separatista estrellada y la de la Unión Europea, con las estrellas de Eurovisión. Hubo algún comentario sobre el gesto anterior de apostrofar a la fiera y despreciar su bandera, así que esta vez cogió la española, pero el viento, sin subvencionar, deslució el esfuerzo. Quedó como era: falsísimo.

Francesc Frutos contra Manolo Escobar

En esa segunda manifestación, el que se subió a la chepa del millón de españoles fue el dirigente comunista Francesc Frutos, que se hace llamar Paco ahora, no cuando mandaba en Izquierda Unida y atacaba al PP por el delito de poner en duda los beneficios sociales de la inmersión lingüística. Francesc, alias Paco, no cayó en el error de reprocharles la bandera, que con tanta gente repitiendo era suicida, ni les llamó fieras o público de circo romano. Pero tenía que reprocharles algo, no fueran a confundirlo con un político de derechas, así que criticó que cantasen demasiado el “¡Que viva España!”. Podía haber hecho la glosa del “Resistiré”, segundo himno de la rebelión española en Barcelona, pero también era un recién llegado, como Borrell, y dijo echar en falta a otros cantantes que pusieron música a otros poetas, todos de izquierdas, como Antonio Machado y Miguel Hernández.

El tono no fue despótico, como el de Borrell, sino peor: paternalista y condescendiente. No recuerdo que en sus años en el PSUC, el PCE y CCOO, (allí Comissió Obrera Nacional de Catalunya, Vieja Guardia Roja de Pujol y Maragall durante cuarenta años) defendiera España, el español o pusiera en los mítines canciones emocio-nacionales de Paco Ibáñez, que anda ahora etasuno. Tal vez “A galopar”, (hasta enterrarlos en el Mar del Tinell y el Trespercent). Frutos podía haber censurado que Serrat censurase “Mediterráneo” a los manifestantes, mientras renueva a Messi, que es lo único de Cataluña, para la progresía apolítica Barçaluña, sobre lo que se ha atrevido a escribir. Pero no: al que censuró Frutos fue a Manolo Escobar, no fueran a confundirlo con la caspa española a él, calvo de Checa y Gulag. Como Borrell, también se negó a firmar el manifiesto de Libres e Iguales contra el primer referéndum separatista de Artur Mas. Música, sí; letra, no.

En ‘El Español’ contra la bandera española

La última bronca contra los españoles de Cataluña que, empeñados en reivindicar su condición cívica y denunciar la opresión separatista, han sacado a la calle cientos de miles de banderas españolas, se la ha propinado Gregorio Morán en El Español. Está recién llegado tras varias décadas de acomodada intransigencia en La Vanguardia, pero corre el peligro ante el rojerío chic, nieto del de Bocaccio, de que puedan confundirlo con Cristian Campos (por la prosa, difícil, por la ideología, imposible) y ha publicado este sábado un pliego de descargos para evitar que lo confundan con algo distinto a la izquierda de Lenin, en guerra eterna con la España de Franco. El título es muy propio del recio rojerío que lamenta la débil Transición: “¡Banderas, al armario!”. Y a Borrell y Frutos les habrá encantado, seguro. Esta es la explicación de la orden de Morán al millón de patanes españoles:

La recomposición de la vida ciudadana en Cataluña pasa por devolver las banderas a los armarios. Y por lo que puede haber afectado más allá del Ebro, animar a retirarlas todas y de todas partes. Basta conservarlas en los lugares de poder, en las instituciones, como paga y señal de quienes las inventaron y las conservan para bien de sus intereses. ¿Qué sería de un patán sin bandera? Estaría desnudo. El trapo consensuado le sirve como taparrabos y acaba convirtiéndose en el reducto donde atesora, o eso cree él, las raíces patrióticas. Mientras la gente no se manifieste en silencio y sin emblemas no podremos decir que constituimos una sociedad de gentes iguales en derechos y compromisos.

Por insultar que no quede. Pero cualquiera que haya visto las dos manifestaciones españolas habrá comprobado su carácter pacífico y festivo, tan distinto de los alardes del separatismo catalán glosados por la marabunta que puebla el diario donde ha escrito Morán muchos años, tantos que llegué a creerlo primo de Godó. Pero compartir periódico con Rahola y compañía tiene consecuencias. Al despotismo del chequista, que insulta ritualmente a la plebe embanderada, se añade la calumnia que proyecta en los demás lo disimulado o reprimido. Diríase que insulta a todas las banderas, pero no a todos los que las llevan.

Aparece el antifascismo redentor

En lo único que hemos cambiado es en la exhibición de trapos no en el significado del gesto. Cataluña se ha llenado de banderas esteladas solo salpicadas de alguna señera cuatribarrada, otras rojo y gualda, e insólitas tricolores de la II República española que en los tiempos que corren deberían llevar un lema explicativo para ayudar a los nuevos banderizos a entender que el levantamiento contra aquel régimen fue obra del fascismo de verdad y que los presos y las torturas no necesitaban de actrices que simularan la realidad.

Es asombroso el sectarismo, raíz del odio a lo nacional español, de estos nostálgicos del “antifascismo”, bandera propagandística de Stalin en la que bordan la nostalgia falsaria de la II República. Habrá que explicar, como dice Morán, por qué la izquierda sigue inventándose una República que no existió y ocultando que los que se alzaron cuatro veces contra la II República antes que Franco fueron los anarquistas, tres veces y los socialistas y separatistas catalanes en 1934, porque no toleraban que los “fascistas” (!) Lerroux y Gil Robles les hubieran ganado las elecciones.

Claro que su golpe era para instalar una democracia a lo Stalin, y, además ellos nunca llevaban banderas. Nunca abrumaron a la gente con la tricolor, que nunca fue la nacional española, ni con la roja de la hoz y el martillo, ni con la roja y negra de la CNT-FAI, que en vez de combatir el alzamiento de Franco se alzó en Cataluña contra los restos de la República e instauró un régimen de terror que asesinó a 3.000 católicos en quince días.

Pero ante todo hay que posar, evitar que lo confundan con la chusma española. Y Morán se hace el tonto: dice que no entiende las banderas:

Nunca entendí el significado de las banderas y debo reconocer que no recuerdo haber tenido una, ni menos enarbolarla. Aseguran que están hechas de sentimientos, como las postales o la pasión futbolera, y me pregunto qué naturaleza sentimental habrá que depositar dentro de uno mismo para amar a un equipo de fútbol o a una tela. Porque en definitiva las banderas no son más que trapos consensuados.

Yo creo que miente, que entiende lo que significa la bandera norteamericana encima de un féretro o la francesa en el Arco de Triunfo, que ocupa gracias a esos americanos y sus trapos. Lo que le fastidia a Morán, que por cierto, luce en la foto trapos de mendigo consensuados, muy a la moda, es la bandera española. Tal vez hasta en los féretros de los soldados y muchas víctimas de la ETA.

He llegado a oír de determinada gente que es capaz de matar en defensa de su bandera. A mí la primera reacción que me produce una bandera es de rechazo. En algunos casos auténtico desprecio teñido de odio por lo que ha significado en la historia, porque esos trapos consensuados exigen adhesiones nada sentimentales sino más bien ofenden, achican o insultan al que no comparte esos sentimientos de menor cuantía que se jalean con el flamear de las banderas.

Pero todo lo que significa en la historia la bandera roja de la hoz y el martillo no le ha movido a Morán a regurgitar ese odio, tan leninista. Le puede el desprecio, el sectarismo cultivado, el guerracivilismo irredento, la nostalgia de la tricolor, la roja y el poder supremo sobre vidas y haciendas que eso fue la guerra civil que buscó la izquierda y finalmente perdió. No lamenta la guerra que empezó la izquierda sino su derrota. Y lo paga la gente que con su bandera a cuestas se siente y se sabe española, a pesar de la gentuza de izquierda y separatista que, al cabo, también nació aquí.

El experto en alfalfa y otros piensos

El cáncer político de España en estos cuarenta años de democracia es la superioridad moral, la bandera invisible pero cegadora de la izquierda que odia a la bandera de España, por ser, dice, la de Franco. ¡Y la de Galdós! Lo que de verdad no acepta la izquierda pija, en Barcelona chic, es que resucite un símbolo que conjura su poder sobre la conciencia de los ciudadanos. Y ese símbolo es la bandera nacional, ante la que se horroriza como Drácula ante el crucifijo de plata y la españolísima ristra de ajos. La frase que escoge El Español para resaltar el artículo de Morán es ésta:

Detesto las banderas. Todas. Son un señuelo del poder hacia quien no lo tiene. Un alimento para estómagos acostumbrados a la alfalfa.

Yo no creo que Morán haya detestado siempre la bandera de la hoz y el martillo. Ni ahora. Pero barrunto que este perito en piensos empieza a echar en falta el abanderado pesebre del Conde de Godó.

Ver artículo original:

Un desembarco argelino. -Hermann Tertsch/ABC-

Lo que más asusta es la calma con la que algunos se lo toman. Televisiones, radios y medios escritos informaban ayer como de un vulgar suceso de lo que es, por desgracia, mucho más que eso. En 24 horas habían llegado ayer a la costa murciana al menos 44 pateras con cerca de quinientos inmigrantes ilegales, en su inmensa mayoría jóvenes varones árabes. Con un dato muy especial a tener en cuenta: procedían de Argelia. Que es sin duda el punto de origen más temido por quienes observan la situación de la seguridad en el Mediterráneo y las fronteras europeas a medio plazo. Argelia ha cuadruplicado su población en medio siglo y es con más de 40 millones de habitantes ya el país más poblado y más joven del Magreb.

El comienzo de una presión migratoria ilegal argelina tolerada o no reprimida por sus autoridades es una de las pesadillas más consistentes para los responsables de la seguridad del flanco meridional europeo. La costa mediterránea española podría convertirse rápidamente pronto en un escenario dantesco, como los que se han ofrecido en ciudades portuarias italianas en el pasado año. De repente, el viernes las pantallas de vigilancia de la costa en Cartagena comenzaron a detectar movimientos en lo que pronto parecía toda una invasión, obviamente organizada y sincronizada, de pequeñas embarcaciones. Buques de Salvamento Marítimo salieron a interceptarlas y todos los inmigrantes ilegales fueron traídos a suelo español. El único que realmente parecía ayer ser consciente del gravísimo momento era el delegado del Gobierno en Murcia, Francisco Bernabé. Calificaba sin ambages esta oleada de pateras como «un ataque coordinado contra nuestras fronteras y, por tanto, contra las fronteras de la UE». E intentaba subrayar la necesidad de que estos inmigrantes fueran expulsados. No lo decía tan claramente, porque no sería delegado de este gobierno si lo hiciera. Decía que había que controlar antes, lo que se sobreentiende, si hay algún caso que pudiera ser aceptado como refugiado político. Lo más seguro es que no lo haya. Lo casi seguro es que al final todos se queden deambulando por España o prosigan hacia el norte de Europa.

Los traficantes parecen haber cambiado su ruta después de los Balcanes e Italia a España. Pronto podríamos estar con decenas de barcos de ONG e instituciones oficiales creando un flujo constante de inmigrantes ilegales desde Argelia a España, como se ha hecho en la costa libia con Italia. Las consecuencias para la seguridad de España y toda Europa son incalculables, pero en todo caso aterradoras. Nadie se atreverá en España a proponer como han hecho políticos en otros países europeos que el salvamento debe consistir en rescatar a los náufragos y devolverlos a la costa de origen. Pedir un discurso y una política sólidos en defensa de la inmigración legal y por tanto de guerra a la ilegal es algo que exige sentido común, valentía política y ganas de decir la verdad.

Ver artículo original:

 

El espía que ‘cazó’ al comisario Villarejo. -Ildefonso Olmedo/El Mundo-

-Desvelamos en exclusiva la identidad del ex agente del CNI que hizo la denuncia anónima por la que la Audiencia Nacional envió a la cárcel al comisario.

-La pista clave, un Porsche que conectaba un encargo guineano con una mafia china de blanqueo de capitales a través de un segundo comisario de policía.

-Todo arranca con un envío por Seur remitido por una mujer guineana y dirigido a la sede madrileña de la Fiscalía Anticorrupción…

La historia arranca en una calle de renombre, y muy larga, de Madrid, en una mañana de febrero de este 2017. Acodados en la barra de un restaurante, dos viejos amigos se miran a los ojos mientras beben unas cañas bien tiradas. Uno es comandante de la Guardia Civil. Pese a sólo frisar los 40, es todo un experto en blanqueo de capitales. Frente a él, un ex agente del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) con poco pelo y unos kilos de más. Un tipo curtido en 12 años de servicios a caballo entre su Galicia natal y África y que en 2014 tuvo la osadía de cerrar su etapa de agente secreto con el libro Diario de un espía.

«No sé si fueron las cañas o las cortezas de cerdo que nos pusieron de aperitivo… El caso es que recogí el guante cuando mi amigo comandante me soltó un sermón sobre el bien y el mal, y de cómo a los corruptos había que meterlos en la cárcel», dice hoy el gallego, David R. Vidal. Ha transcurrido desde entonces el tiempo de un embarazo llevado a término, y de aquella cita amistosa nació una de las noticias bomba más sorprendentes de la actualidad político-social española: la detención el pasado 3 de noviembre, y el envío posterior a prisión, del todopoderoso comisario José Villarejo por delitos de cohecho y blanqueo de capitales.

Un Porsche Panamera, unos números de varias cuentas en bancos de Panamá, una pista guineana con muchos millones y, sobre todo, el trabajo silente y hasta ahora secreto del gallego David terminaron con la impunidad del Goliat Villarejo. «Sí, de alguna manera soy el espía que ha acabado metiendo entre rejas al comisario».

Para comprender del todo la dimensión de las palabras del ex agente del CNI -un tipo con entrada propia en Wikipedia como fundador de «la primera academia privada de inteligencia en España, llamada Globalchase»- hay que leer bien las primeras crónicas periodísticas que dieron cuenta, los pasados 3 y 4 de diciembre, de la caída «del polémico policía» por recibir «dinero y regalos por dar servicios de inteligencia» como una «organización criminal».

Coincidían las crónicas en que el inicio de todo tenía una fecha: 25 de abril, y un hecho notorio: la llegada a la Fiscalía Anticorrupción de «una denuncia anónima sobre las actividades ilegales de los comisarios José Villarejo y Carlos Salamanca». Como Al Capone, que cayó no por mafioso sino por delincuente fiscal, Villarejo, el hombre de las cloacas del Estado investigado en múltiples causas, puede acabar condenado por blanqueo de capitales.

«Claro que conservo el resguardo del envío de la denuncia…». David R. Vidal, que ha elegido Crónica para desvelar su secreto, extiende sobre la mesa un trozo de papel. Es el resguardo (envío con número de seguimiento 154715646515). Fecha de salida: 25 de abril de 2017. Fecha de entrega: 26 de abril.

En el sobre que viajó desde A Coruña al número 4 de la madrileña calle de Manuel Silvela, sede de la Fiscalía Especial Anticorrupción, se recogía el resultado de dos meses de trabajo que siguieron a las cañas con corteza de cerdo de la reunión con el amigo guardia civil: dos folios encabezados por un «Estimado sr. Fiscal» y siete documentos anexos. El último refería la «relación de entidades offshore que utilizan Villarejo y su socio».

Todo había empezado por una información suelta que llega a Vidal. «Aunque parezca raro, soy informático, pero por circunstancias de la vida desde 2000 hasta 2013…». Fue, sí, espía a sueldo del CNI. Y también, hasta diciembre de 2016, colaborador remunerado para el Cuerpo Nacional de Policía en Extranjería. «Ahora me centro únicamente en la informática y esporádicamente hago informes de inteligencia para empresas… A mediados de 2016, por junio, alguien me dio una información: una serie de cuentas que tenía en Panamá el comisario José Villarejo para fines, me decían, ilícitos. Eran las cuentas donde él pedía que le ingresaran el dinero de sus trabajos especiales».

El empresario ‘jubilado’

¿Quién es, y ha sido durante décadas, el poderoso y temido José Manuel Villarejo Pérez, un ciudadano nacido en El Carpio, Córdoba, en 1951? De forma paralela a su carrera policial (autor del informe Veritas para desacreditar al juez Garzón cuando éste intentaba deshacer la madeja de los GAL en los años 90) y sus siempre fronterizos servicios en las cloacas del Estado, José Manuel Villarejo, oficialmente jubilado como comisario a sus 66 años, logró montar un millonario entramado societario y empresarial dirigido desde Cenyt, con sede en la Torre Picasso de Madrid y dedicada a la investigación y gestión de crisis. Poliédrico, su perfil más terrorífico trasciende el ámbito político y conspirativo para situarle en películas de género como Aquí huele a muerto, donde encarnó a Frankenstein compartiendo reparto con el dúo Martes y Trece en 1990.

Desde la última década del siglo XX Villarejo no ha dejado de estar en todas las salsas. Son batallón los casos judiciales y políticos célebres en los que asoma la sombra del cordobés (Pujol, Nicolay, el del ático del ex presidente madrileño Ignacio González, Gürtel y hasta el de la princesa Corinna zu Sayn-Wittgenstein…). Y aunque nunca la herida ha sido tan profunda como la de ahora, lo cierto es que está acusado de apuñalar a la médico que denunció a Javier López Madrid, yerno de Villar Mir, el dueño de la constructora OHL, y «compi yogui» de la reina. Además, está imputado por revelación de secretos en el caso que se sigue contra el pequeño Nicolás. Para proteger a Nicolás, habría grabado ilegalmente a otros policías y agentes del CNI y estaría detrás de las filtraciones posteriores a la prensa. Pública es también la guerra abierta que mantiene con el actual director general del CNI, Félix Sanz Roldán, contra quien arremetió en una entrevista con Jordi Évole.

Ante un comisario tan Goliat, las dos primeras embestidas de David pincharon en hueso. «Cuando me llegó la primera información, la de las cuentas en Panamá, conseguí concertar una cita con un comisario general. Quedamos en el bar de la rotonda que hay cerca de la comisaría de Canillas, en Madrid, y le di toda la información. Quedó en llamarme pero nunca lo hizo… ¿Es que no voy a encontrar un policía honrado?, me decía. Entonces un buen amigo, escritor, con contactos con la BOA [Brigada Operativa de Apoyo], brigada especial que está pegada al CNI, hizo unas llamadas…. El tema, fue la respuesta del jefe, “no interesaba”».

Desalentado, el gallego tiró la toalla. Hasta aquellas cañas con cortezas de cerdo. Y aquella arenga de amigo sobre el bien y el mal. «Lo tienes que poner en manos de la Fiscalía Anticorrupción… A los corruptos, a los malos, hay que sacarles el patrimonio y mandarlos a la cárcel».

Aún David no sabe si fueron las cañas o las cortezas. Lo cierto es que tardó dos meses en completar el informe secreto. Entrevistó a unas 10 personas, algunas del entorno más próximo de Villarejo. «De las que le sonríen pero que en realidad le odian». No todas las fuentes, había aprendido Vidal en sus años con el CNI, se mueven por dinero. Hay otras muchas motivaciones, y el odio es de las más poderosas.

Y así fue como apareció ante sus ojos y oídos el encargo guineano. Un alto cargo del Gobierno de aquel país le pidió a Villarejo un informe para desprestigiar a Gabriel, uno de los hijos de Teodoro Obiang. Una facción buscaba sacar los trapos sucios de la otra, y querían un informe de desprestigio. El resto de lo que pudo averiguar el ex espía fue recogido con todo detalle en el escrito de la Fiscalía hecho público tras la detención de Villarejo. En la denuncia anónima se exponía así:

“Estimado Sr. Fiscal:

Por la presente le hago partícipe de una serie de informaciones que han llegado a mi poder y las cuales pongo en su conocimiento por si los hechos a los que aluden fueran constitutivos de algún tipo de delito.

En el año 2012 un alto cargo del Gobierno de Guinea Ecuatorial necesita encargar un informe sobre uno de los hijos del presidente guineano Obiang, concretamente sobre Gabriel Mgaba Obiang Lima. El objetivo del informe no era otro que buscar los “trapos sucios” del citado Gabriel a fin de desprestigiarlo y de esta forma obtener una posición ventajosa en las luchas internas competitivas que acontecen en la familia de Obiang.

Comisario Salamanca:

Los guineanos mantenían una buena relación con el entonces comisario del aeropuerto de Barjas, Carlos Salamanca, el cual al parecer les realizaba favores en numerosas ocasiones tales como ir a recoger a altos cargos a la puerta del avión utilizando coches policiales o bien facilitar la entrada de dichos ciudadanos extranjeros cuando carecían de los requisitos necesarios para superar el control de fronteras (por ejemplo, carencia de visado en vigor).

Es de resaltar que un vehículo de marca Porsche Panamera matrícula 5722GYW, el cual era inicialmente propiedad de los guineanos (ver documento #1 de compra por 116.000), acabó en manos de Carlos Salamanca en el año 2012, si bien, aunque lo conducía, nunca lo registró a su nombre en la DGT, temeroso de que la ostentación del mismo le fuese perjudicial. Finalmente, el sr. Salamanca vendió el vehículo a uno de sus “clientes” con el mantenía una estrecha relación, un ciudadano chino vinculado a GAO PING.

Aunque el vehículo no estuvo registrado a nombre del sr. Salamanca, fue el tomador del seguro por importe de 1,845 durante el periodo que lo tuvo en su poder, según se muestra en el documento #2 que se adjunta.

Comisario Villarejo:

Por tanto, cuando los guineanos le preguntaron al comisario Salamanca sobre la posibilidad de realizar un informe sobre Gabriel, este les remitió al también comisario José VILLAREJO, presidente del Grupo Cenyt con sede en la Torre Picasso de Madrid.

Este último, junto con su socio Rafael REDONDO RODRÍGUEZ, fueron los que formalizaron una propuesta económica para la realización de los trabajos por importe aproximado de 5,3 millones de euros, según se describe en el documento #3.

Básicamente se trataba de un pago inicial global de 1,7 millones euros por la elaboración de un informe, más un seguimiento anual de 3,6 millones de euros.

A título confidencial, la propuesta incluía unos anexos que se adjuntan en el documento #4, bajo el epígrafe de PROYECTO KING, donde se detallan unas fases de realización en las cuales se realizarían seguimientos, interceptación de comunicaciones, obtención de informaciones bancarias y otros elementos de privacidad personal relativas al objetivo Gabriel.

Villarejo y su socio solicitaron que el pago fuera diversificado a diferentes destinatarios y no sólo a Cenyt. Es de destacar, por si tuviera relación con el blanqueo de capitales, que parte de estos pagos se realizaron en unas cuentas corrientes radicadas en el extranjero, principalmente en el país de Panamá, las cuales se relacionan en el documento #5.

Las transferencias bancarias más relevantes son las siguientes:

Fecha Destinatario Importe

26/04/2012 Participaciones Marvila S.A. 330.000

27/04/2012 Financiera Uruplan S.A. 435.000

08/05/2012 Participaciones Marvila S.A. 485.000

Finalmente, Villarejo entregó el informe sobre Gabriel, el cual se adjunta como documento #6, además de comprometerse a realizar una campaña de desprestigio mediante filtraciones interesadas a los medios de comunicación.

De otros encargos similares y en base a las transferencias realizadas, se ha podido averiguar que la relación de entidades ‘offshore’ que utilizan Villarejo y su socio son al menos las relacionadas en el documento #7.”

La suerte, pues, quedó echada para David R. Vidal el 25 de abril. No fue gratis del todo. Coste del envío: 23,70 céntimos. «Sí, cuando tuve todo bien hilvanado lo mandé anónimamente por mensajeros adonde me indicó mi amigo comandante [de la Guardia Civil]: la sede central de la Fiscalía Anticorrupción y Contra el Crimen Organizado [entonces encabezada por Manuel Moix]… Le pedí a una amiga guineana que llevase el sobre a Seur en A Coruña, con remitente falso (AsuncioM. BA), por si la cosa salía mal y llegaba a oídos de los comisarios. Que pareciese que era una opositora cabreada. Ahora que fiscalía y asuntos internos de la propia Policía han hecho su trabajo, ya no importa… Ya lo puedo contar todo».

El mensaje llegó a buen puerto. Un acierto. «Las dos personas principales que menciono son las dos que están en la cárcel, enviadas por la jueza Lamela…».

«Si lee la nota de prensa que hizo pública la Fiscalía Anticorrupción, contrastaron el 100% de los datos del anónimo que les envié y a eso pudieron añadir otros aspectos que fueron apareciendo en la investigación… Me consta que se pidió (Fiscalía), por ejemplo, una comisión rogatoria a Panamá… Yo identifiqué cinco cuentas diferentes en ese paraíso fiscal a nombre de tres empresas diferentes, además de una en Uruguay. Sé que las cuentas panameñas fueron creadas hace unos cinco años por testaferros panameños en un mismo día. Y que todas también fueron disueltas en diciembre de 2016 a la vez, el mismo día».

No todo lo investigado viajó en el paquete secreto con destino Madrid. «Sólo incluí aquello que de alguna manera pudiera ser contrastado. Por ejemplo, en el caso de Salamanca no hice mención de ciertos regalos, como los relojes de lujo -he leído estos días que en los registros de su domicilio han aparecido al menos una docena de esos relojes carísimos-. Me dediqué a cosas rastreables, por ejemplo, el Porsche, y no las informaciones que me llegaban de bodas de una hija, viajes pagados al Reino Unido y otras vacaciones pagadas… Además del Porsche, había otros vehículos de alta gama en la familia y elementos que reflejaban estilos de vida muy por encima de lo que les permitían sus sueldos…».

David, como buen ex agente (o quizás haya que recordar esta frase suya de cuando presentó su libro para entender todo: «Un espía lo es para siempre. Y se pasa miedo»), pretendía, de alguna manera, desencadenar la tormenta. «La idea era prender la mecha, que ya se encargaría el fiscal y la policía de atar más cabos. Yo lo que hice fue prender el fuego, o ponerle al cascabel al gato, que diría un castizo, y a partir de ahí seguro que empezarían a salir más y más cosas… Por ejemplo, me constaba que ellos habían cobrado el trabajo… Seguro que no pagaron a Hacienda, lo cual es un posible delito fiscal u oculta blanqueo de dinero».

Coches y relojes de lujo

¿Y qué pinta un Porsche Panamera en todo esto? Para entenderlo, Vidal relata a Crónica el papel del comisario Carlos Salamanca, hoy compañero de prisión de Villarejo y ya en su día investigado en el sumario de la mafia china de Gao Ping, lo que le costó su puesto de comisario jefe del aeropuerto de Barajas. Ahora su destino era la Comisaría General de Extranjería como jefe de unidad.

«Los guineanos llegan a Villarejo a través de su amigo Salamanca. La verdad es que Salamanca era más escurridizo porque tenía un perfil discreto. No perdí el tiempo con sus relaciones con los chinos porque era un tema antiguo. Lo que me contaron es que proporcionaba una especie de servicios vip a los guineanos; es decir, que cuando viajaba alguien importante y, por ejemplo, no tenía visado o estaba caducado, él se encargaba de ir en un coche patrulla a pie de avión a recibirlos. Y obviamente no pasaban el control de fronteras. Para eso era el jefe del aeropuerto [de Barajas]…».

La verdad es que mientras trabajó para la policía, Vidal admite que también se cruzó con alguna gente así, «pero se trataba de gente que se había jugado la vida por el Estado, no por favores ni dinero».

«Aunque esa parte me era difícil de comprobar, busqué algún elemento indiciario de enriquecimiento irregular, porque yo no creo en favores gratuitos. Es decir, cuentas corrientes, transferencias… Ese era el problema. Si Salamanca recibía regalos y dinero en efectivo no tenía forma de atar cabos. Afortunadamente apareció lo del Porsche».

-¿Un Porsche?

-Sí, verá, era un Porche Panamera de 120.000 euros que compra un guineano y acaba en manos del lugarteniente de Gao Ping. El único nexo de unión entre los guineanos y los chinos es Salamanca. Al parecer, los guineanos le regalaron el vehículo y, como le pareció muy ostentoso, se lo vendió a los chinos. Por supuesto, en ningún momento aparece el vehículo a su nombre.

-¿Entonces no hay ninguna prueba que le vincule al Porsche (adquirido en Madrid por 116.537,7 euros en el Centro Porsche Madrid Norte en septiembre de 2010 por el ciudadano guineano Crispin Edu Tomo Maye)?

-Eso pensaba él. Pero si conduces un coche sueles aparecer en algún lugar del seguro. En este caso, Salamanca era el tomador del seguro y su conductor habitual. Pagar 1.845 euros por un seguro de un coche que no es suyo a mí me parece un tanto sospechoso…

El seguro estuvo vigente entre el 10 de julio de 2012 (el mismo año en que Salamanca y Villarejo recibieron el encargo de realizar un informe de inteligencia sobre el hijo del presidente Obiang) y el mismo día de 2013. En la póliza, además, figuraba el domicilio particular de Salamanca en el municipio madrileño de Colmenarejo. Al poco tiempo, el comisario prefirió deshacerse del llamativo vehículo. Se lo compró un ciudadano chino vinculado al empresario Gao Ping, el de la llamada operación Emperador.

-Habrá quien prefiera pensar que su denuncia anónima en realidad es su último servicio al CNI… O se preguntará por qué no les dio a ellos la información, habiendo sido agente suyo durante más de una década.

-(Se ríe). Le aseguro que no. La única vinculación de todo esto con mi pasado de agente de los Servicios Secretos es el orgullo de lo que aprendí mientras trabajé para ellos, pero no tienen nada que ver. Por otro lado, no tiene ningún sentido darles informaciones de delitos cometidos en España. Para meter la información en un sobre y enviarla a Fiscalía no hace falta el CNI, francamente. Y es fue lo que hice… Ponerle el cascabel al gato Villarejo.

La reforma constitucional según Pablo Iglesias. -Por @FroilLannister –

Constitución de Este País.

•Título Preeliminar

1) Este País se constituye como un Estado de La Gente® democrática no fascista.

2) Toda persona es fascista hasta que Pablo Iglesias diga lo contrario

3) Toda persona es machista hasta que Barbijaputa diga lo contrario

4) Toda persona es homófoba hasta que Cassandra Vera diga lo contrario

5) Pablo Iglesias no puede ser ni homófobo, ni machista ni fascista

6) La soberanía nacional reside en La Gente® y emana directamente de los testículos de Pablo Iglesias

7) Errejón, gafotas

8) La forma política de Este País será la Pabliarquía parlamentaria

9) El castellano será la única lengua existente no oficial del Estado

10) Podrán existir todo los partidos hasta un número máximo de uno (1) y que se llamen Podemos

11) Nadie sabe qué es Izquierda Unida

•Título 1. Sobre las titis de Pablo Iglesias

1) Cualquier mujer sin distinción podrá ser la portavoz de Pablo Iglesias

2) El nº de portavoces simultáneas o no de Pablo Iglesias no tiene límite ni restricción

3) Las chepas y la escasa higiene bucal son sexis

4) Cuando una portavoz pierde su puesto puede ser trasladada al gallinero del Congreso

5) Azotar hasta hacer sangrar es feminista

6) Toda mujer elegida por Pablo Iglesias tiene el derecho, el deber y el privilegio de aceptar el puesto

7) Tania, amargada

•Título 2. Pablo Iglesias

1) Todo votante de Pablo Iglesias es igual ante los ojos de Pablo Iglesias

2) Pablo Iglesias

3) Pablo Iglesias

4) Votar a Podemos es votar a Pablo Iglesias y, si no, puede amenazar con irse

5) Votar a Pablo Iglesias no significa votar a Podemos

6) No votar a Pablo Iglesias excluye al votante de ser Gente®

7) No votar a Pablo Iglesias es propio de machistas o fascistas o ambos

•Título 3. Derechos y gobierno de Pablo Iglesias

1) La superioridad moral siempre corresponde a Pablo Iglesias, en cualquier caso

2) El modo de gobierno adecuado de Este País será el que considere Pablo Iglesias

3) Pablo Iglesias también podrá llamarse Amado Líder

4) Los medios de comunicación no partidarios de Pablo Iglesias van contra la libertad de expresión de Pablo Iglesias y en general

5) Pablo Iglesias podrá tener una mascota que se llamen Garzón o que Garzón sea su mascota indistintamente

6) Pablo Iglesias

7) Pablo Iglesias determinará si el nombre de una calle, plaza, pueblo o País es fascista.

8) La economía no le importa a Pablo Iglesias

9) Lo que no le importe a Pablo Iglesias no tiene importancia

•Título 4. Separación de Poderes de Pablo Iglesias

1) Dependiendo de su escroto,Pablo Iglesias podrá elegir qué poder del Estado representa

2) La Separación de Poderes del Estado sólo será válida si favorece a Pablo Iglesias en los debates de la Sexta

3) Cualquier amigo, aliado o persona que Pablo Iglesias considere si es condenada por un juez pasará a ser preso político

4) Las sentencias judiciales sólo serán válidas en caso de que favorezcan a Pablo Iglesias

5) Errejón, enano, me la agarras con la mano

• Título 5. Organización territorial

1) Este País será el coño de la Bernarda

2) La nación de la Gente© es cualquiera menos la española

3) Con un tamaño territorial mínimo de una Comunidad de vecinos se podrá pedir un referéndum de autodeterminación

• Disposiciones adicionales

1ª Pablo Iglesias

2ª Esta Constitución tendrá validez hasta que lo diga Pablo Iglesias

3ª Cualquier artículo de esta Constitución podrá ser ampliado, eliminado o modificado por Pablo Iglesias

4ª “PricewaterhouseCoopers” pasa a llamarse “House Water Watch Cooper”

Ver twitt original: