Archivo de la categoría: Actualidad

La derecha española pierde complejos. -Liberal Enfurruñada/OK Diario- –

Hace unos días miles de ciudadanos se reunieron en Alsasua en un acto impulsado por la plataforma ‘España Ciudadana’, para mostrar su apoyo a los guardias civiles y sus parejas agredidos en esta localidad. Sabían que iban a verse rodeados de violentos que intentarían impedirles expresarse y pese a que gozarían de la protección de un potente dispositivo policial, había que echarle narices para estar allí. ¡Y se las echaron! En las puertas de un hotel de Murcia, el delegado del Gobierno consintió que un grupo de unos cientos de matones profiriera durante horas gritos como “¡Ortega Lara de vuelta al zulo!”, “¡Os mataremos como en Paracuellos!” o “¡Sin piernas y sin brazos, fascistas a pedazos!”. Lo que el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, calificó como “sucesos puntuales” para no “generar alarmismo”. Y pese a las amenazas, cientos de personas entraron por las puertas de ese hotel y asistieron al acto desafiando a los matones.

El otro día dos jóvenes simpatizantes de VOX grabaron con sus móviles al “actor” Willy Toledo en la estación de Atocha y le preguntaron, valientes, por qué tuvo tan poca vergüenza de decir que “VOX se combatía a hostias”. La reacción de la ciudadanía española ante la afrenta que cometió Dani Mateo al sonarse los mocos con la bandera de España ha sido tan notoria que un gran número de anunciantes han comunicado que dejaban de colaborar con su programa, sin miedo, lo que llevó al “cómico” a pedir unas disculpas que no convencieron a nadie, pero que indican que había acusado el golpe. Parece que el centroderecha español ha dejado de esconderse atemorizado con la posibilidad de que les tachen de “fachas”, ese ‘palabro’ que de tanto usarlo como insulto contra cualquiera que piense diferente ha quedado vacío de contenido.

Este cambio empezó a producirse en Cataluña, donde los constitucionalistas empezaron a organizarse con buen humor alrededor del movimiento de Tabarnia y salieron a la calle con las banderas oficiales de España y Cataluña los días 12 de octubre, Fiesta Nacional de España. Comenzaron a aparecer banderas en los balcones y grupos organizados empezaron a arrancar lazos y cruces amarillas de los espacios públicos, en una muestra evidente de que los españoles estaban reaccionando. Ciertamente todos debemos de estar muy agradecidos a aquellos primeros valientes, porque cuando defendieron nuestros símbolos nos estaban defendiendo a todos y porque dieron el ejemplo que pronto una multitud se atrevió a imitar. Fue Santiago Abascal el que dijo en su mitin de Vistalegre aquello de que “cada vez que nos llaman fachas es una medalla que nos colgamos”, cansado de que el patriotismo español sea motivo de insulto para la izquierda.

Es una circunstancia en la que los partidos mayoritarios están yendo claramente a remolque de la ciudadanía. Habéis sido todos vosotros los que provocasteis en los partidos de centroderecha reacciones que hace pocos meses ni estaban ni se las esperaba. Incluso alguno de ellos ha tenido que cambiar de líderes porque los antiguos no encajaban con esta nueva posición más valiente. Si son sinceros bienvenidos sean todos. Nuestro sistema electoral hace que tengan que competir entre ellos por nuestros votos, pero tenemos que esperar que todos hayan aprendido la lección y que sepan que los votantes no vamos a consentir más traiciones ni más falsas promesas. Estamos hartos del discurso único de la izquierda y exigimos que se escuchen nuestras opiniones que por ser liberales o conservadoras no merecen menos consideración que las de los progres. Tenemos derecho a que se nos escuche como mínimo con el mismo respeto que a los de izquierdas.

 

Ver artículo original:

Anuncios

Los podemitas no nos van a callar. -Liberal Enfurruñada/OK Diario-

El podemita Alejandro Sánchez Moreno, que incita al odio, amenaza y acosa a un redactor de OKDIARIO, forma parte de un grupo de extrema izquierda liderado por el portavoz de Facua, Rubén Sánchez, dedicado a acosar, a difundir datos personales, y que incluso llegan a ofrecer dinero a quien descubra la identidad de tuiteros anónimos, según desveló el diario La Razón el pasado 3 de octubre en un artículo titulado ‘Así organiza la extrema izquierda su guerrilla tuitera’. También forman parte de ese grupo el responsable de redes sociales de Podemos, Mario Gálvez, el periodista del equipo de comunicación de Facua, Juan Miguel Garrido, el responsable de la cuenta de Izquierda Unida en Twitter, Miky de la Cueva y los usuarios de varias cuentas anónimas de extrema izquierda muy populares, como Protestona, Asilvestra0, Doña Merkel, etc. Sus conversaciones fueron filtradas a la red del pajarito azul que las bautizó como #FacuoGate.

Tal y como funciona esta red de acoso de podemitas liderada por Rubén Sánchez, actuó el candidato de Unidos Podemos a la Junta de Andalucía por Sevilla y profesor de instituto de secundaria, Alejandro Sánchez Moreno, contra el redactor de OKDIARIO Alejandro Entrambasaguas, quien había publicado, junto a Teresa Gómez, la exclusiva sobre el fraude fiscal de Dani Mateo. El podemita animó a sus más de 30.000 seguidores de Twitter a que averigüen y difundan su domicilio, para así poder ir a insultarle a la puerta de su casa, porque no le había gustado que el periodista había dado la noticia de que el actor Dani Mateo, el ‘cómico’ que se sonó los mocos con la bandera de España, oculta dos viviendas en una sociedad patrimonial para pagar menos impuestos. El motivo de su enfado era que el redactor de OKDIARIO había publicado una fotografía de Dani Mateo en la puerta de un bar que se encuentra en la misma calle de su vivienda.

La falta de respeto y la inquina que muestran los podemitas de este grupo de acoso liderado por Rubén Sánchez contra todos los medios de comunicación que son críticos con Podemos, pero especialmente contra OKDIARIO, resulta obsesiva. Los insultos a nuestro director, Eduardo Inda, el periodista que más casos de corrupción que afectan a todos los partidos del arco parlamentario y a todas las instituciones de España, son constantes y desmedidos. Algunos de ellos han llegado a crear una web que parodia e insulta constantemente a nuestro medio en todas las redes sociales, página en la que se lucran con anuncios publicitarios. Imitando al secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, se dirigen a nosotros continuamente por el apelativo de OkCloacas. Y a mí personalmente han llegado a denunciarme en los juzgados por una broma que le gasté a Alejandro Sánchez Moreno, con el único objetivo de averiguar mi identidad, denuncia que, por supuesto, el juzgado desestimó inmediatamente.

Magnicidio de cine cubano. -Hermann Tertsch/ABC-

Muchos chistes se hicieron ayer tras anunciarse los peculiares detalles de los supuestos preparativos de un atentado contra el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Desde el bigote de Maduro en la cara avinagrada de Sánchez al viejo Franco con escopeta de caza posando como francotirador, eran ayer cientos las imágenes y los chascarrillos, y muchos, buenos e imaginativos. Ante las rocambolescas y oscuras informaciones, muchos han evocado los atentados falsos que «sufrieron» Hugo Chávez y Nicolás Maduro, el último el de los drones, atentados que siempre sirvieron para atacar aún más a la oposición, para perseguir y encarcelar a discrepantes y para crear leyes especiales que recortaran aún más las libertades bajo la criminal dictadura venezolana, siempre según la escuela dictada por los agentes cubanos. Se acumulan esas coincidencias con el perfecto manual de agitación y desinformación comunista que socios privilegiados de Sánchez como Pablo Iglesias, Juan Carlos Monedero, Íñigo Errejón y tantos otros comunistas de Podemos conocen tan bien por sus lucrativas estancias en Caracas.

La cosa no tiene gracia. No porque tuviera posibilidad de hacer daño al doctor Sánchez este señor mayor más o menos desequilibrado, según su entorno, del que los Mozos dicen que es experto tirador y la gente del campo de tiro tachan de perfecto inútil. Las televisiones, todas frentepopulistas, presentan este caso como un «magnicidio» abortado in extremis. Resulta, como todo lo de este Gobierno, ridículo y a la vez amenazante y peligroso. Ridículo porque parece que Sánchez no quiere parecerse a John F. Kennedy solo por poses de fantoche dentro o fuera del Falcon. Amenazante porque se adivinan las intenciones de esta gran operación de intoxicación, muy acorde con la general deriva del Gobierno del PSOE en su vocación de criminalizar a la oposición de acuerdo con sus aliados chavistas. Ayer, Monedero ya pedía cárcel para periodistas y cualquiera que se resistiera al rodillo comunista. Los medios sumisos al Frente Popular, gran mayoría gracias a los gobiernos del PP, trabajan en la invención de un «terrorismo de ultraderecha». Que sirva para trivializar el terrorismo real de ETA, ya aliado objetivo del Gobierno, como para combatir con nuevas medidas a la «amenaza franquista», en la que incluirán a todo el que no se una o pliegue ante su discurso.

Para saber lo realmente importante sobre este caso tan tóxico y tramposo, lo importante no es saber cómo empezó la ridícula peripecia del «francotirador que es hijo del último alcalde franquista de Rubí», sino las conclusiones que quieren sacar aquellos que lo pretenden convertir en la prueba de una conspiración masiva contra «el líder del progresismo». La primera información -cuando lleva un mes en prisión el acusado- la publica «Público», panfleto digital filogolpista, propiedad de Jaume Roures. Él es uno de los cerebros de la operación -con Iglesias y Junqueras- que transforma el golpe de Estado separatista en una amplia ofensiva contra la monarquía, la democracia y la unidad de España. Su gran éxito es el Frente Popular. En la película, muy del estilo de los servicios secretos cubanos ella, del francotirador ya han metido a Franco, aunque ni en el auto del TSJ de Cataluña ni en declaraciones del acusado se habla de Franco. Con el éxito añadido de tener mencionado al partido VOX. Termina «Público» su artículo novelado y tóxico: «Queda claro que a partir de ahora los servicios de inteligencia policiales deberán estar atentos a un nuevo y amenazador perfil: el de los franquistas frustrados, sin filiación ni historial violento, que de pronto están dispuestos a tomar las armas contra la Memoria Histórica». Ahí caben todos los constitucionalistas. Sigan los líderes de los partidos constitucionalistas peleándose, que cualquier día se despiertan, ven un miliciano junto a la cama y creerán estar en el peor Caribe.

Ver artículo original:

 

Franco vence de nuevo al Frente Popular. -Liberal Enfurruñada/OK Diario- incluso muerto gana batallas como “El Cid Campeador” @MuyLiberal –

En julio de 1936 parte del ejército español se alzó en armas contra la Segunda República del Frente Popular que formaban el PSOE unido a todos los partidos de extrema izquierda e independentistas. La Guerra Civil la ganó el bando liderado por Franco, quien se mantuvo al frente de una dictadura hasta su muerte hace 43 años. Pese a que ni él ni su familia lo tenían así previsto, el rey don Juan Carlos, en nombre del Gobierno de Arias Navarro, solicitó al abad del Valle de los Caídos que Franco fuera enterrado allí. Desde entonces sus restos han reposado a más de 50 kilómetros de Madrid, en plena sierra de Guadarrama, en el valle de Cuelgamuros, muy cerca del casoplón de los Iglesias–Montero, apartado y aislado.

El monumento no se construyó como homenaje a Franco, sino para rendir honor a todos los caídos en la Guerra Civil “sin distinción del campo en que combatieran” y en él se hallan también sepultados entre 33.700 y 50.000 combatientes, además del fundador de Falange, José Antonio Primo de Rivera. Hasta que la Ley de Memoria Histórica lo prohibió, en aquel lugar apartado de la civilización se celebraba cada 20 de noviembre, en el aniversario de la muerte de Franco y José Antonio, una misa y una concentración a la que acudían un puñado de sus ya hoy escasos nostálgicos, con símbolos franquistas y falangistas. Por su valor arquitectónico el monumento era visitado por unas 280.000 personas al año, cifra muy alejada de los 4,5 millones de visitantes que recibe la Sagrada Familia de Barcelona, o los 1,5 millones que visitan cada año el Palacio Real de Madrid. Pero eso ha empezado a cambiar, ya hay atascos en la autovía de acceso y largas colas para entrar.

En junio de 2018 Pedro Sánchez fue investido presidente del Gobierno con los votos de un reinventado Frente Popular que, al igual que el del 36, conforma el PSOE unido a todos los partidos de extrema izquierda e independentistas. Y este nuevo Frente Popular se propuso que casi 80 años después, esta vez sí que iban a ganarle la Guerra Civil a Franco. Decidieron que lo iban a desenterrar costara lo que costara y en contra de la opinión de sus familiares y de la Abadía del Valle de los Caídos y sin contar con el consenso de la Conferencia Episcopal Española ni de la Santa Sede. Posiblemente influyera en esta decisión que Pablo Iglesias y su señora ‘portavoza’ no desean ser molestados en su mansión de Guadarrama. Pero su familia dice que va a trasladar sus restos a la Catedral de la Almudena para que las colas den vueltas a la Plaza de Oriente, en pleno centro de Madrid.

Cuenta la leyenda de Cardeña que el Cid Campeador —otro fascista, dirán los cultos podemitas— ganó batallas después de muerto gracias a la treta de colocar su cadáver sobre su caballo para hacer creer al enemigo que no había fallecido. Pues parece que Pedro Sánchez va a conseguir algo parecido resucitando a Franco. Su cadáver, que descansaba casi olvidado entre las rocas de la sierra madrileña, va a vencer de nuevo a la extrema izquierda independentista, como hizo en los años 30. Y ahora ya no son sólo los nostálgicos del régimen franquista los que se levantan contra el nuevo Frente Popular, sino que todos los demócratas exigen al doctor Cum Fraude que deje en paz a los muertos y convoque elecciones de una vez. Ni los golpistas catalanes, ni los amigos de los terroristas vascos, ni la extrema izquierda chavista van a salirse con la suya. ¡Ríndete Pedro Sánchez, QUEREMOS VOTAR!

Ver artículo original:

La felonía de Sánchez. -Francisco Rosell/El Mundo-

Cumpliendo las diez de últimas que le dictaron sus socios independentistas y podemitas, Pedro Sánchez ha recurrido al «puñal del godo», en la peor tradición de traidores a la causa de España, para acuchillar al Estado de derecho y hacer dejación extrema de sus deberes como presidente del Gobierno. Al final, es lo de siempre: “Marchemos francamente, y yo el primero, por la senda constitucional”. Como el felón de Fernando VII al jurar la Constitución de Cádiz en marzo de 1820 y, después de ser tenido por El Deseado, renegar desde ese día contra la Carta Magna. Eso es cabalmente lo que ha hecho un presidente que a su cuestionable legitimidad de origen suma su cada vez más palpable ilegitimidad de ejercicio.

Contraviniendo todas sus promesas, el doctor Sánchez, ¿supongo? no sólo valida el golpe de Estado de los insurgentes en Cataluña, sino que posibilita que estos asalten la nave del Estado y arrebaten el timón a un presidente encantado de haberse conocido. No es extraño, disfrutando de las bicocas y prebendas de ese Estado al que socava con estúpida irresponsabilidad.

Lo peor del caso es que, después de humillarse y humillar al Estado para recabar el apoyo de los independentistas a los Presupuestos, estos lo han dejado en ridículo. Si él lo consiente, allá él y su conciencia, pero los españoles no debieran transigir con tamaña falta de respeto a sus instituciones.

En vísperas del Día de Difuntos, por mor de su atrabiliaria conducta, Sánchez ha hecho verdad lo escrito por Larra en su célebre artículo de 1836 sobre esta elegíaca efemérides: “Aquí yace media España; murió de la otra media”. Tratando de sepultar el Régimen del 78, formalizó su claudicación ante los independentistas al cumplimentar una de las exigencias que estos verbalizaron la mañana del viernes 19 de octubre. Fue horas antes de que su también socio, Pablo Iglesias, visitara en prisión a uno de los dos cabecillas del golpe, Oriol Junqueras, para rendirle pleitesía e implorarle su apoyo al proyecto de presupuesto en común del Gobierno y de Podemos. Pere Aragonès, mano derecha de Junqueras en el golpe y actual vicepresidente de la Generalitat con Quim Torra, reclamó a Sánchez que, por medio de la Abogacía del Estado, el Gobierno reorientara la causa del 1-O.

Dicho y hecho. Haciendo mangas y capirotes con el trabajo desarrollado hasta ahora por los Servicios Jurídicos del Estado, el Gobierno ha coaccionado a estos a retirar su calificación provisional de rebelión y marca así el camino a la Fiscalía para cuando llegue la hora de fijar sus peticiones en firme. Sánchez retoma así la discrecional doctrina que el otrora Fiscal General del Estado y hoy magistrado del Tribunal Constitucional, Cándido Conde-Pumpido, puso a disposición de Zapatero en sus tejemanejes con el terrorismo etarra: “El vuelo de las togas de los fiscales no eludirá el contacto con el polvo del camino”, dado que el ministerio público no puede ser ajeno a la realidad social, “sino profundamente comprometida en su transformación”. Parecida argumentación esgrimió el viernes la ministra de Justicia, la fiscal Delgado, para explicar el volantazo de la Abogacía.

Sánchez atropella así la independencia judicial española y la pone en solfa en el ámbito internacional al municionar los requerimientos independentistas de cara a su recurso en Estrasburgo. A este paso, como en la sátira de Horacio, “Solventur risu tabulae, tu missus abibis“, esto es, la causa acabará en risas y quedarán libres de cargos. Nunca tan pocos hicieron tanto daño al Estado de Derecho.

Conviene insistir en que, al margen de la mayor pena, la rebelión entraña una transgresión contra el orden constitucional -esto es, un golpe de Estado-, mientras la sedición supone un quebrantamiento del orden público. Todo ello después de que Sánchez manifestara que era clarísimo el delito de rebelión. Claro que las opiniones del doctor Jekyll para llegar a La Moncloa no comprometen al mister Hyde apoltronado en el Palacio (Carmen Calvo dixit).

Ante esa deserción del Gobierno, cabe preguntarse qué espectáculo aguarda cuando el separatismo, con su dominio de las artes escénicas, convierta el juicio en un proceso a la democracia española como en su día los alzados del 23-F.

No es para menos cuando, además, anuncia por adelantado el indulto a los golpistas en pago a que estos le hicieran presidente mediante una moción de censura que supone un cambio de régimen en España. Por eso, fue incapaz de responder a la interpelación directa que le hizo en este sentido el líder de Ciudadanos, Albert Rivera. No era cosa que le creciera aún más la nariz de Pinocho. Todo en él se revela fraudulento como su tesis doctoral. Ya lo advierte el adagio latino: “Falsum in uno, falsum in omnibus” (“Quien falsea un punto, los falsea todos”).

Habiendo rebasado ampliamente las rayas rojas que prometió no saltarse, empero, casi todos en su partido callan como muertos. No hacen siquiera un mohín de protesta ante los desatinos de un presidente al que los españoles le dispensaron los peores resultados de la historia reciente del PSOE. ¿Qué ha sido de tanto barón y baronesa socialistas sino verduras de las eras? Aún en los momentos más dramáticos del PSOE, siempre se alzaron voces críticas cuando la situación de emergencia lo requería. Ahora sólo se escucha un ensordecedor y clamoroso silencio.

En una tesitura similar como fue la asonada del 23 de febrero de 1981, un Gobierno tan débil, pero firme en sus convicciones, como el de Leopoldo Calvo Sotelo, supo estar a la altura de aquella dramática encrucijada logrando las máximas penas contra sus promotores, sin ningún posterior indulto. Amén de ello, conjurada la asonada mediante la histórica comparecencia televisiva del Rey Don Juan Carlos en la que éste se ganó el Trono, aquel Ejecutivo capeó la campaña de desprestigio que se maquinó contra el Monarca desde ámbitos proclives al golpe. Como anota Calvo Sotelo en su Memoria viva de la Transición, al igual que los hombres de Nehemías, el artífice de la reconstrucción de las murallas de Jerusalén, “con una mano levantábamos los muros y con la otra sosteníamos la espada”.

Contrariamente a su padre, en su particular 23-F que fue el 1-O separatista y que tuvo su plasmación en su memorable alocución televisiva del 3 de octubre, Felipe VI vive a cuerpo gentil la campaña de hostilidad y hostigamiento secesionista, mientras el Ejecutivo avala la despenalización de las injurias al Jefe del Estado.

A diferencia de su antepasado Felipe IV que acometió la conquista de Breda con el mejor estratega de la época, el genovés Ambrosio de Spinola, y consiguió hacer capitular a Justino de Nassau, de la casa de Orange, Felipe VI debe confiarse a un presidente tributario de quienes quieren romper España y a los que entrega las llaves, poniendo del revés el óleo velazqueño de Las lanzas. Como antaño los visigodos lo fueron de los caudillos moros merced a la traición del Conde Don Julián, luego reivindicado por Juan Goytisolo, tras franquearles el paso del Estrecho de Gibraltar en venganza, según la leyenda, al ultraje de Don Rodrigo a su hija.

Que nadie dude de que, una vez repuestos los golpistas, como acaeció con Companys en la II República, ellos seguirán a lo suyo con mayor fuerza y más crecidos. Por eso, en un instante tan oscuro, tiene sentido parafrasear las palabras de Churchill a Lord Halifax cuando éste le instó a negociar con Hitler y a abandonar su fantasía de luchar hasta el final: cuándo aprenderemos la lección, cuántos independentistas deberán ser cortejados, apaciguados, colmados de inmensos privilegios antes de que se aprenda la dolorosa lección de que “no se puede razonar con un tigre cuando tienes la cabeza en su boca“.

Ver artículo original:

Las otras tarjetas “black” que no eran de Rato. -Liberal Enfurruñada/OK Diario-

La prensa apenas se ocupó de ello, así que muchos ni siquiera os enterasteis de que ayer entraron en prisión otros dos condenados por las tarjetas black de Caja Madrid, José Antonio Moral Santín y Francisco Baquero Noriega. Moral Santín perteneció durante los años 80 al ala dura del Partido Comunista, el sector prosoviético enfrentado a Carrillo. Como fundador del Partido Comunista de los Pueblos de España se integró en Izquierda Unida, quienes lo propusieron como vicepresidente de Caja Madrid. Este comunista se fundió 456.522 euros con la tarjeta, de los que 366.350 los dispuso en efectivo sacado de los cajeros y 64.782 los gastó en restaurantes de lujo. Francisco Baquero fue el secretario de Comunicación de la Federación de Banca de CCOO, quienes lo propusieron como consejero. Gastó 266.433 euros con su tarjeta en viajes, hoteles, restaurantes, joyas y hasta 5.000 en colegios privados. Ninguno de los dos devolvió nada de lo robado.

Apenas ha sido noticia porque no se llaman Rodrigo Rato y no militan en el PP, por eso apenas se comenta nada de los otros condenados que van a ingresar en prisión o ya lo han hecho. No conviene que nos enteremos de que con Rato van para dentro 5 consejeros nombrados por el PSOE, 3 de CC.OO., 2 de UGT y otros 2 de I.U. Sus nombres, sus biografías y los cientos de miles de euros que se fundieron quedan tapados por los 99.000 euros que Rodrigo Rato devolvió voluntariamente antes de ser condenado. Y estos son sólo los condenados con penas superiores a dos años de prisión. En total han sido 64 los condenados por el uso fraudulento de las tarjetas, de los que 22 pertenecían al PSOE, a I.U., a CC.OO. o a UGT, incluido el padre del podemita Ramón Espinar.

Con los 178.400 euros robados, Espinar compró objetos de lujo en Hermès y Loewe y pagaba las vacaciones familiares en estaciones de esquí. Y es que ya dijo su vástago que él es “hijo de los obreros que no pudisteis matar”. Pero hay más tarjetas black, están también las de la Fundación Andaluza Fondo Formación para Empleo (Faffe), dependiente de la Junta de Andalucía, que era una especie de agencia de colocación para familiares y dirigentes del PSOE. La UCO ha desvelado que esta fundación, que llegó a gestionar hasta 300 millones de euros de dinero público que debían haberse destinado a la creación de empleo en una de las regiones con más paro de toda la Unión Europea, llegó a tener 8 tarjetas bancarias asociadas a una cuenta corriente que tuvo un saldo de 828 millones de euros, con las que se gastaron incorrectamente más de 80.000 euros; 32.000 de ellos en clubes de alterne y 22.000 en restaurantes.

Farsa llorada, tragedia ignorada. -Hermann Tertsch/Gentiuno-

Los españoles que, en número menguante, aún ven las noticias en los informativos de alguna televisión, todos cada vez más parecidos entre sí bajo la inspiración inequívoca del frentepopulismo carpetovetónico, tienen un grado muy desigual de conocimiento de las diferentes cosas que pasan en el mundo. Es por el implacable el filtro del «progresismo» que ya no ejercen solo los comisarios políticos. Los traen incorporados en la cabecita la mayoría de los profesionales. Todos tienen buena conciencia. Los benefactores de la humanidad tal como informan en contra de Trump, del fascismo, de Israel, de la ultraderecha, de la derecha, de los curas, de la banca, del franquismo, de los ricos que no sean izquierdistas, de los toreros, los cazadores, los judíos y los criadoras de visones. Y no solo las televisiones sucumben a la permanente perversión del lenguaje, a la tendenciosidad bienintencionada, al sentimentalismo tramposo, al grotesco sectarismo y a la superioridad moral de la abismal ignorancia generalizada.

Sánchez e Iglesias control totalVeamos las cuestiones tratadas por esas televisiones, por ejemplo sobre Iberoamérica. Todos los telespectadores sabrán bien que unos miles de hondureños caminan hacia la frontera norteamericana porque han decidido que ellos tienen derecho a vivir en EE.UU. Les han dicho que un fascista como Donald Trump no puede impedirles cruzar la frontera y que pueden ignorar y violar toda ley que se les antoje y trabajar donde les venga en gana. «Trump escucha, tenemos derecho, somos trabajadores internacionales», repetía un pobre hombre la cantinela delirante que le han embaulado. Víctimas de la violencia que causa en su país la ausencia total de ley y orden, grupos izquierdistas les han convencido de que lo mejor es irse a otro país a incumplir allí todas las leyes, la primera la de entrada. Si lo lograran todos, el país que los acogiera acabaría igual que aquel del que huyen. Pretenden los organizadores de esta operación política que la columna asalte la frontera para poner en aprietos al presidente norteamericano. Intentarán montar este nuevo espectáculo antes de las elecciones a Congreso y Senado del 6 de noviembre. También para desestabilizar fronteras, soberanía y seguridad de la región. Los mueve idéntico interés y los mismos que alimentan y explotan la inmigración ilegal en Europa.

Podemos y el PSOE dueños de los medios
Todas las televisiones en España informan con profusión sobre la caravana hondureña. Pero nada hablan de los cerca de tres millones de venezolanos en inmensas, permanentes e ignoradas «caravanas de migrantes». Son masas de hombres, mujeres y niños que huyen del infierno chavista, de un régimen socialista que ha logrado que muera por falta de alimentos y medicinas la población del país más rico del continente. No se habla de ello en las televisiones de España porque todas obedecen a socios, camaradas y simpatizantes de la canalla culpable de esa inmensa tragedia. Que poco tiene que ver con la manipulada y teatralizada caravana anti-Trump. Y es que nadie puede ocultar que las masas venezolanas que huyen lo hacen del mismo socialismo que en España estamos a punto de inaugurar. Por decreto de gobernantes nunca elegidos por los españoles, amigos unos y agentes otros de aquella dictadura criminal. Por eso se habla tanto de una caravana falsaria y nada de las otras que son la mayor catástrofe humanitaria habida en América. Causada por un régimen socialista y chavista que dirige en Caracas una cuadrilla de asesinos y narcotraficantes. Cuadrilla que cuenta con la protección del Gobierno español y la asesoría directa del expresidente Zapatero, que ya ha unido su suerte a un Nicolás Maduro al que media Europa quiere juzgar ya en La Haya. Esperemos que los españoles sepan trastocar los planes de los amigos de Maduro. Para evitar caravanas migrantes propias.

Hermhermann-tertsch-creditos-enero-2017ann Tertsch
@hermanntertsch

Periodista español. Columnista del ABC de España. Comentarista de Televisión

Ver artículo original:

Doctor Cum Fraude… porque le dejan. -Liberal Enfurruñada/OK Diario-

Es imposible pensar que en algún país civilizado se demuestre que el presidente del Gobierno ha hecho con su tesis doctoral la mitad de lo que sabemos que hizo Pedro Sánchez y no presente inmediatamente su dimisión. Sin excusas, sin dilaciones, de forma inmediata, avergonzado y pidiendo perdón, se marcharía en el instante en que se publicara la primera noticia por alguno de estos tres motivos. En primer lugar por decencia, honestidad y dignidad; cualidades que deberíamos exigir a cualquiera que ocupe tan alto puesto. Pero si no fuera por eso, se marcharía obligado por su partido, temeroso de las consecuencias que causaría a la organización un presidente tan temerario como para no dimitir por decisión propia. Y en tercer lugar, si no se diera ninguna de las circunstancias anteriores, tendría que marcharse obligado por sus votantes y militantes, que en ninguna democracia occidental consentirían un fraude como el de Pedro Sánchez.

El problema es que los votantes de la izquierda española no son homologables a los de ningún otro país civilizado. En España existe una doble vara de medir según la cual a la izquierda se le consiente absolutamente todo mientras que el centroderecha debe hacerse perdonar continuamente su existencia. La diferencia está en los votantes, no en los líderes políticos y fundamentalmente está causada por su ignorancia. El español de izquierdas no siente vergüenza de su pasado porque se cree heredero de los santos de la Segunda República, mientras que el de centro derecha se la coge con papel de fumar, creyéndose hijo de un franquismo del que se avergüenza. Así, Pedro Sánchez puede prometer en el Congreso de los Diputados que la moción de censura que está defendiendo es exclusivamente para convocar elecciones generales y cuando consigue ser investido asegurar con todo su descaro que piensa agotar la legislatura, sabiendo que sus votantes le perdonarán todas sus mentiras, todos sus plagios, todos sus enchufes y todos sus fines de semana de juerga en el Falcon oficial.

Y a los podemitas les ocurre tres cuartos de lo mismo. Pablo Iglesias y la madre de sus hijos pueden comprarse tranquilamente un casoplón de lujo, pese a haber prometido que vivirían en su pisito de Vallecas. A Echenique no se le cayó la cara de vergüenza cuando se descubrió que defraudaba a la Seguridad Social y mantenía en condiciones de semiesclavitud a su asistente. A Monedero lo pillamos intentando defraudar a Hacienda usando una empresa pantalla y sigue dando lecciones. Errejón fue sancionado por la Universidad de Málaga a la que estafaba con su beca black y tan tranquilo. De Espinar supimos que especuló con su VPO y ahora pontifica sobre el derecho a una vivienda digna. Podríamos escribir una enciclopedia con la lista de fraudes que los podemitas les perdonan a sus líderes, pero no hacen falta más ejemplos porque los conocéis todos.

Esta doble vara de medir, así como la pretendida superioridad moral de la izquierda, no es más que ignorancia de su verdadera historia. Los colegios, los cines y los medios de comunicación españoles llevan décadas contando una tergiversada historia de España en la que no se estudian los crímenes de la izquierda que nos llevaron a la Guerra Civil. No se saben los desmanes cometidos por los comunistas que usurparon la Segunda República ni las barbaridades que cometieron durante la guerra. Hasta que en España no se estudie la verdad de nuestra historia, sin tergiversaciones partidistas ni falsos héroes, hasta que todos sepan lo que ocurrió de verdad y las vergüenzas se repartan a todos por igual, la izquierda española seguirá tragando sapos y culebras.

Ver artículo original: