Archivo de la categoría: Historia

El acoso de los comandos mediáticos y el matonismo de la tropa del Frente Popular contra la oposición real en España es ya alarmante. Por @hermanntertsch

El acoso de los comandos mediáticos y el matonismo de la tropa del Frente Popular contra la oposición real en España es ya alarmante. Hugo Chavez aun simulaba tolerancia a su llegada al poder. Estos llevan 15 días y ya hay más miedo en España que en el tardofranquismo.

El miedo paraliza a la sociedad honrada y abre el camino a los totalitarios para arrollar en el abuso, en la mentira y en la imposición. Por eso es deber de quienes valoren la libertad propia y de sus hijos y nietos, asumir el riesgo de defenderlas. Aunque tenga un precio.

Una de las formas más viejas y eficaces de intimidar a una sociedad es buscar elementos en los que ejemplarizar el castigo a la discrepancia. Por distintas razones de mi trabajo, mi carácter, mi marco familiar, mis ideas, hace muchos años fui elegido para esta función.

Sucedió en cuanto abandoné la cómoda guarida de la izquierda de El País allá en 2007. Lo hice porque querían recortar mi libertad en una casa en la que durante 22 años pude trabajar en discrepancia. Tres años de zapaterismo habían hecho ya imposible lo que antes era normal.

Desde entonces he soportado campañas televisivas de asesinato civil, insultos callejeros, me escupían en pasos de cebra. Hasta la agresión de un loco que me rompió tres costillas – condenado a prisión- y me dejó 8 meses de baja médica, fue una juerga mediática.

No me quejo. Al contrario. Mis peores experiencias son las que más me han ayudado sienpre. Pero creo que con un poder socialcomunista que busca sin disimulo la destrucción del discrepante la situación cambia drásticamente. Este poder no respeta nada y ya no estamos seguros.

La pasividad es suicida. La ridícula querella de Podemos contra mí por defender el Art8 de la Constitución lo dice todo. Un gobierno aliado a golpistas y filoterroristas (además de narcocomunistas como Delcy Rodríguez) me quiere meter en la cárcel. Por golpista.Y no es broma.

Un eje de la agresión contra mí ha sido siempre presentar a mi padre como un criminal nazi huido a España y protegido por Franco. Esa mentira con medias verdades y mil falsedades se ha instalado sin que lo escrito en libros y artículos al respecto frenara las difamaciones.

Tiene guasa. Porque no ha habido en España una casa de más profunda conciencia antinazi que la mía. Con un padre que vivió la tragedia austriaca, alemana y europea. Que aprendió con dolor y enseñó a sus hijos la lección de que la verdad es el único antidoto para yugo y crimen.

Fue seguidor de una de las ideas redentoras que cautivaron a millones en Europa. Unos bajo hoz y el martillo, otros bajo fascio o esvástica. Entonces aun sin obra criminal. De millones seducidos pocos se revolvieron al ver la barbarie cuando aun costaba la vida. Él lo hizo.

Las elites no se enfrentaron a las mentiras totalitarias, las cabalgaron. Decía que solo por suerte él y su entorno nunca tuvieron de demostrar si eran o no capaces de hacer lo que otros hicieron. Como diplomático no tuvo que obedecer ordenes que lo convirtieran en verdugo.

Pero jamás ocultó su vergüenza y culpa por no haber visto llegar aquella terrible maldad hasta que era tarde. Aunque fuera después víctima y sobreviviera de milagro al régimen. Nos enseñó que el honor solo se salva en el compromiso de la voluntad con la conciencia, el alma.

Mi padre fue detenido en Tempelhof en Berlin al aterrizar de Madrid, agosto de 1944, convocado con un engaño. Acusado de ayudar a su amigo el conde Lebedur, enlace de Canaris con la organización del atentado del 20 de julio, estuvo meses en la cárcel de la Gestapo de Moabit.

De Moabit donde fueron ejecutados o murieron torturados muchos otros acusados, pasó al campo de concentración Sachsenhausen donde estuvo preso el resto de la guerra hasta que en plena huida de las SS y vigilantes y disolución del campo salieron y se dirigieron al oeste.

Mi padre partió con el conde Von Galen, hermano del obispo Galen, héroe de la resistencia católica, y otro preso, el conde Kessenbrock, en dirección a la casa de este último en en norte de la Baja Sajonia. Les paró el ejército norteamericano para comprobar identidades.

Tras dos días de interrogatorios los despidió el oficial al mando norteamericano, para decirles que llevaba meses interrogando a alemanes y que ellos tres eran los primeros que habían reconocido su pasada militancia nazi. Los demás han sido antinazis sienpre, bromeó.

Los tres tenían clara la inmensa culpa de las elites alemanas -y otras-. Sabían que el atentado contra Hitler en 1944 no fue más que una acción tardía y fracasada de redimir la culpa por no hacer lo que debió hacerse en 1934, derrocar a quien imponía ya leyes inhumanas.

Llegados a la finca de Kerssenbrock, mi padre logró enviar su primer telegrama a Madrid a su mujer Mimi von Mallmann, que lo creía muerto. Gran políglota trabajó meses para los servicios aliados hasta que pudo atravesar la convulsa Europa y llegar a su casa en Madrid.

Mimi moriría de cáncer en 1952. Mi padre conoció a mi madre y se casaron en 1955. Fundó un boletín económico trilingüe SENS, el primer confidencial. Brillante y sabio periodista, publicaba en Austria, Suiza, Alemania y habitual de TheEconomist. Viajaba por todo el mundo.

Todo esto lo cuento no porque lo deba a nadie, sino porque a partir de ahora me planteo querellarme contra las difamaciones. Estamos ante momentos dramáticos en una patria que algunos quieren destruir. Y se han aliado para ello con lo peor de la historia y del mundo de hoy.

Son capaces de todo. Quienes defienden sin reparos a sus socios que asesinan a miles de inocentes no tendrán reparos en utilizar los metodos de sus socios si lo creen necesario. Dicen que lo hacen en América no lo harán en Europa. En Europa ha pasado lo peor. Yo no me fío.

Publico unos documentos de la Comisión Aliada y la salida del KZ Sachsenhausen que dejan claro que Eckehard Tertsch no llegó a España huyendo de nada ni nadie sino de regreso del terrible cautiverio a su casa en Madrid donde le esperaba su mujer.

H1H2H3H4

Mi padre, al contrario de otros muchos coetáneos, no cometió atrocidades ni por órdenes ni por placer ni por fervor miliciano arropado por el poder ya nazi o comunista. Fue un diplomático que cuando llegó a Madrid hacía tienpo que había sustituido a Hitler por Churchill.

Es inmensa ayuda en estos tiempos, como en otros pasados en mucho mayor soledad en la defensa de mis ideas, la memoria de mi padre, su compromiso con la verdad sin miedo porque él sabía que la cobardía no evita ningún infierno y la mentira los alimenta. Evitemos el infierno.

 

Ver twitt original:

Franco vence de nuevo al Frente Popular. -Liberal Enfurruñada/OK Diario- incluso muerto gana batallas como “El Cid Campeador” @MuyLiberal –

En julio de 1936 parte del ejército español se alzó en armas contra la Segunda República del Frente Popular que formaban el PSOE unido a todos los partidos de extrema izquierda e independentistas. La Guerra Civil la ganó el bando liderado por Franco, quien se mantuvo al frente de una dictadura hasta su muerte hace 43 años. Pese a que ni él ni su familia lo tenían así previsto, el rey don Juan Carlos, en nombre del Gobierno de Arias Navarro, solicitó al abad del Valle de los Caídos que Franco fuera enterrado allí. Desde entonces sus restos han reposado a más de 50 kilómetros de Madrid, en plena sierra de Guadarrama, en el valle de Cuelgamuros, muy cerca del casoplón de los Iglesias–Montero, apartado y aislado.

El monumento no se construyó como homenaje a Franco, sino para rendir honor a todos los caídos en la Guerra Civil “sin distinción del campo en que combatieran” y en él se hallan también sepultados entre 33.700 y 50.000 combatientes, además del fundador de Falange, José Antonio Primo de Rivera. Hasta que la Ley de Memoria Histórica lo prohibió, en aquel lugar apartado de la civilización se celebraba cada 20 de noviembre, en el aniversario de la muerte de Franco y José Antonio, una misa y una concentración a la que acudían un puñado de sus ya hoy escasos nostálgicos, con símbolos franquistas y falangistas. Por su valor arquitectónico el monumento era visitado por unas 280.000 personas al año, cifra muy alejada de los 4,5 millones de visitantes que recibe la Sagrada Familia de Barcelona, o los 1,5 millones que visitan cada año el Palacio Real de Madrid. Pero eso ha empezado a cambiar, ya hay atascos en la autovía de acceso y largas colas para entrar.

En junio de 2018 Pedro Sánchez fue investido presidente del Gobierno con los votos de un reinventado Frente Popular que, al igual que el del 36, conforma el PSOE unido a todos los partidos de extrema izquierda e independentistas. Y este nuevo Frente Popular se propuso que casi 80 años después, esta vez sí que iban a ganarle la Guerra Civil a Franco. Decidieron que lo iban a desenterrar costara lo que costara y en contra de la opinión de sus familiares y de la Abadía del Valle de los Caídos y sin contar con el consenso de la Conferencia Episcopal Española ni de la Santa Sede. Posiblemente influyera en esta decisión que Pablo Iglesias y su señora ‘portavoza’ no desean ser molestados en su mansión de Guadarrama. Pero su familia dice que va a trasladar sus restos a la Catedral de la Almudena para que las colas den vueltas a la Plaza de Oriente, en pleno centro de Madrid.

Cuenta la leyenda de Cardeña que el Cid Campeador —otro fascista, dirán los cultos podemitas— ganó batallas después de muerto gracias a la treta de colocar su cadáver sobre su caballo para hacer creer al enemigo que no había fallecido. Pues parece que Pedro Sánchez va a conseguir algo parecido resucitando a Franco. Su cadáver, que descansaba casi olvidado entre las rocas de la sierra madrileña, va a vencer de nuevo a la extrema izquierda independentista, como hizo en los años 30. Y ahora ya no son sólo los nostálgicos del régimen franquista los que se levantan contra el nuevo Frente Popular, sino que todos los demócratas exigen al doctor Cum Fraude que deje en paz a los muertos y convoque elecciones de una vez. Ni los golpistas catalanes, ni los amigos de los terroristas vascos, ni la extrema izquierda chavista van a salirse con la suya. ¡Ríndete Pedro Sánchez, QUEREMOS VOTAR!

Ver artículo original:

Carrillo, invitado a contemplar Paracuellos desde el avión en que viajaba | Alerta Digital

Verdades Ofenden

José Antonio Crespo.-

En febrero de 1978, un periódico reprodujo esta anécdota: Don Santiago Carrillo, secretario general del PCE, viajaba en un avión en vuelo de Barcelona a Madrid. Cuando faltaban 15 minutos para aterrizar (…) por los altavoces, se escuchó el siguiente mensaje:

“Les habla el comandante. Dentro de breves minutos tomaremos tierra en el aeropuerto de Madrid-Barajas. Mientras tanto, les invito a que observen por la parte derecha del avión el histórico lugar de Paracuellos del Jarama, donde fueron fusiladas durante nuestra guerra civil siete mil personas inocentes. El que les habla es hijo de una de ellas. El que mandaba el pelotón de ejecución es uno de sus compañeros en vuelvo, don Santiago Carrillo Solares, sentado en la butaca 27-B”

(Carlos Fernández, Paracuellos del Jarama: ¿Carrillo culpable?, Editorial Argos Vergara S.A., Barcelona, 1983, p. 226).

vía Carrillo, invitado a contemplar Paracuellos desde el avión en que viajaba…

Ver la entrada original 4 palabras más

¿Se repite la historia?. -La verdad ofende/La tribuna del País Vasco-

Tras anunciar, organizar, financiar, armar y ejecutar el golpe de Estado de octubre de 1934, el golpista PSOE pretendía tomar el poder en la II República, ganado en buena lid electoral por la derecha de Gil Robles, emulando así el golpe de Estado ejecutado apenas 17 años antes por Lenin contra el Gobierno Menchevique que trataba de configurar una incipiente democracia en Rusia.

Aquel golpe de Estado de los bolcheviques aupó al poder a Lenin. Organizados en “soviets” (círculos), los soviéticos pronto tomaron el control del ejército y eliminaron a dos millones de rusos que consideraban oposición. El llamado “Lenin español” y perdedor de las elecciones, Largo Caballero, (jamás ganó unos comicios), a la sazón secretario general del PSOE, caía preso tras alzarse contra la II República, con otros golpistas como el catalán de ERC Companys, dejando un saldo de miles de crueles asesinatos, asaltos a templos, quema de universidades, bibliotecas, saqueos y destrucción.

El envío de armas que había organizado Prieto (sus guardaespaldas causarán el magnicidio que provocó el inicio de la Guerra Civil), probaba la culpabilidad del PSOE en el golpe de Estado. ¿Por qué les cuento esto? En la campaña electoral de 1936, el eslogan reivindicativo de la izquierda fue “libertad de los presos”, hoy llamados “presos políticos” si son tus políticos los delincuentes. Aquel Frente Popular que asaltó el poder tras subvertir la democracia reventando las elecciones y manipulando las actas electorales, tras tomar el poder, liberaba a los asesinos golpistas sin esperar ni siquiera al decreto que después el gobierno firmó.

Aquel Frente Popular representó y aglutinó entonces a la misma izquierda que hoy ha dado el poder, tras una moción de censura por un caso de corrupción de 245.000 euros, al por dos veces perdedor de las elecciones Pedro Sánchez, a la sazón también secretario general del PSOE, a quien muchos llamamos ya “el Largo Caballero”.

El PNV no solo ha exigido a cambio de sus votos que no se deroguen los presupuestos del Gobierno saliente que le otorgan una jugosa mordida de 700 millones extras y poder manejar las inversiones en infraestructuras de Navarra, el viejo reino, donde ya ondea la bandera del PNV llamada “ikurriña”, que muy pronto anexionarán.
Quieren también, como exigen los etarras que conforman las listas de Bildu, la salida completa de la Guardia Civil del País Vasco, la cesión de las competencias de prisiones y el acercamiento de los asesinos de ETA a cárceles de Vascongadas, asesinos que no se arrepienten, no colaboran ni esclarecen los asesinatos, no han indemnizado, no han pedido perdón y se ufanan de sus crímenes, mientras son recibidos con vítores de heroicos luchadores del tiro en la nuca.

Los catalanes de ERC exigen a Sánchez la libertad del nuevo “Companys” y sus cómplices del 3%, cuya extradición es inminente si la justicia alemana finalmente respeta los acuerdos Schengen y aplica la euro-orden. Podemos, por su parte, además de exigir los ministerios de Defensa, Interior y el de Educación, quiere impunidad para sus agoreros del asesinato, quienes bajo el disfraz de truhanes juglares del siglo XXI o “raperos”, amenazan la vida del presidente de Actua baleares, Jorge Campos Asensi, mientras hacen apología del terrorismo o piden a gritos que se asesine a la Guardia Civil. Es el viejo crimen marxista leninista disfrazado de líricas prosas musicales.

Tras el cobarde asesinato de 2 tiros en la nuca del líder de la oposición D. José Calvo Sotelo, redactor de la primera ley de sufragio femenino bajo el Gobierno de Primo de Rivera, su compañero Gil Robles, a quien esa misma noche los guardaespaldas de Prieto buscaron sin fortuna en su casa para asesinarlo, relataba en Cortes: “Desde el 16 de junio al 13 de julio, inclusive, se han cometido en España los siguientes actos de violencia, habiendo de tener en cuenta los señores que me escuchan que esta estadística no se refiere más que ha hechos plenamente comprobados y no a rumores que, por desgracia, van teniendo en días sucesivos una completa confirmación: Incendios de iglesias, 10; atropellos y expulsiones de párrocos, 9; robos y confiscaciones, 11; derribos de cruces, 5; muertos, 61; heridos de diferente gravedad, 224; atracos consumados, 17; asaltos e invasiones de fincas, 32; incautaciones y robos, 16; Centros asaltados o incendiados, 10; huelgas generales, 129; bombas, 74; petardos, 58; botellas de líquidos inflamables lanzadas contra personas o casas, 7; incendios, no comprendidos los de las iglesias, 19. Esto en veintisiete días”.

Los comunistas de Podemos pedirán la libertad para los apologetas del asesinato; ERC, libertad e impunidad para los golpistas, y el PNV el indisimulado perdón y blanqueamiento de sus hijos políticos de ETA, los asesinos marxistas leninistas llamados falsamente “gudaris”. Quienes en 1931 trajeron la II República bajo el Pacto de San Sebastián, tienen a gala desde el minuto 1 de su existencia ser golpistas. Fue su primera decisión orquestar el pronunciamiento militar del capitán Galán en Jaca, detenido y fusilado, una medida ejemplar que la II República no aplicó al golpista Companys cuando dio su sangriento golpe de Estado, quien sin embargo si la aplicó en julio de 1936 con los alzados, acusados de ser “fascistas”.

Tras la no derogación de la ley de memoria histórica por un cobarde Rajoy, quienes contamos estos datos históricos pronto seremos procesados también por “fascistas” y nuestra culpa será relatar hechos tan indiscutibles como que el pronunciamiento militar de Franco fue la consecuencia del crimen marxista leninista que, desde el pacto de San Sebastián, el pucherazo del 12 de abril de 1931, el golpe de Estado de 1934 y la llegada del asesino y golpista Frente Popular, buscó sin un ápice de duda, como anunció Largo Caballero, la revolución bolchevique.

La violencia física siempre viene precedida de la violencia verbal, y créanme si les auguro que en estos tiempos turbulentos donde una izquierda tan corrupta como el PP, retorciendo las reglas democráticas toma el poder, cuando vea las sentencias judiciales que les condenan por sus crímenes de corrupción, se negarán a dejar el poder. Y a quienes protestemos nos señalarán y llamarán también fascistas por exigir lo que ellos hoy utilizan para tomar el poder.

Pero no olvidemos la causa real de este desastre. La corrupción de todo el Estado, desde las más altas instancias reales (la Corona) hasta lo más humilde, la clase obrera y sindical. Y lo que llevó al exilio a Alfonso XIII, hoy amenaza nuestra joven, imperfecta, corrupta, y aun así próspera monarquía democrática, una realidad con la que nuestro joven rey habrá de lidiar muy pronto.

España, tierra fértil de libertades civiles y hombres trabajadores, ve de nuevo amenazada su paz civil y prosperidad por dogmáticos ombliguismos marxistas de otra época, que rescatan viejos odios guerracivilistas y separatistas que no dudan en usar de modo maniqueo, como los casos de corrupción, para hacer estallar lo que llaman sin pudor el “régimen del 78”. Lo pagaremos.

“Cuando el sable esté enmohecido y el arado reluciente; las prisiones vacías y los graneros llenos; entonces estará la nación bien gobernada”

Ver artículo original: