Archivo de la categoría: Islam

“El yihadismo en España crecerá en diez años con la segunda generación de inmigrantes”

El director del IEEE reivindica el modelo antiterrorista español: “El que se salga de la raya es detenido”.

La mesa del general Miguel Ángel Ballesteros Martín rebosa de papeles e informes. En apenas unos días se han registrado dos atentados yihadistas en Manchester y Londres y por primera vez el Estado Islámico ha atacado el corazón de Irán. Todo pasa por el despacho del director del Instituto Español de Estudios Estratégicos (IEEE) del Ministerio de Defensa que esa mañana ha tenido que vacunarse por un viaje próximo a Mali donde, recuerda, “también hay terrorismo”. Es una de las personas en España que mejor conoce los movimientos yihadistas y su influencia geoestratégica. La semana pasada fue requerido por la AVT para participar en un seminario sobre tratamiento de víctimas de atentados terroristas.

A los cuatro minutos de entrevista le suena el teléfono. Al otro lado alguien recibe una minuciosa explicación del general sobre la ruptura de relaciones entre Arabia Saudí y Qatar que va a condicionar el equilibrio en el bloque suní del mundo árabe. Promete silenciar el móvil para hablar de la amenaza terrorista en España, que crecerá en diez años. Considera que la situación en el barrio belga de Molenbeek “se exagera” y defiende que la lucha contra el yihadismo en España está generando un modelo de éxito frente a las estrategias fracasadas de Francia y Reino Unido.

¿Cómo se explican los cuatro días que ha tardado Reino Unido en comunicar la muerte del español Ignacio Echeverría?

Es un tema policial. Quiero suponer que han preferido no tocar el cuerpo porque pueda tener pruebas como el ADN del terrorista que probablemente le mató. Pero no entiendo por qué no se le dijo a la familia la identidad del cadáver.

El atentado de Manchester ya evidenció que las autoridades británicas son especialmente celosas de su información. La publicación de algunos detalles en la prensa estadounidense provocó un conflicto entre ambas naciones.

Es distinto. Lo que hizo la prensa americana fue dar la identidad del asesino, Salman Abadi. Y eso no interesa porque su entorno inmediatamente se pone en guardia. Pero otra cosa son las víctimas y su entorno y sacarles de la incertidumbre. No entiendo cómo no se les dijo: “Mira es vuestro hijo, pero no lo podemos entregar porque puede tener restos orgánicos del agresor”.

La ausencia de información dio pie a especulaciones como que había sido abatido por la propia Policía inglesa.

Por lo que contaron sus compañeros, la Policía no estaba en la zona. Esa hipótesis no tiene sentido.

¿Le preocupa más lo que sucede en Mosul (Irak) o lo que sucede en Molenbeek (Bélgica)?

Yo sigo más Mosul, creo que Molenbeek [barrio belga del que se salieron varios autores del atentado de Bruselas] se exagera. Yo soy militar y nuestra preocupación es el territorio que está ocupado por el Estado Islámico. Entiendo por Molenbeek los llamados lobos solitarios que pueden estar en el extrarradio de Ceuta y Melilla o cualquier ciudad, pero los militares atendemos más a Mosul, el campo de acción, el resto es cuestión de la Policía.

Somos conscientes de que esto no habrá terminado cuando pierdan su territorio en Siria e Irak, hay que evitar que se reagrupen en otros lugares. Yo me voy a ahora a Mali porque ahí hay terrorismo, en todo el Sahel. Y la tercera preocupación no es militar, pero es lo más importante: la lucha contra la radicalización y la ideología. Esa batalla hay que darla en Molenbeek, Riad, Madrid, Marruecos y todos los lugares donde haya comunidad musulmana.

El general Ballesteros posa a la entrada de la sede del CESEDEN.

El general Ballesteros posa a la entrada de la sede del CESEDEN.Moeh Atitar

Ha citado Riad, ¿se refiere a la exportación de la corriente wahabista saudí?

No. El wahabismo es un islam pietista prácticamente salafista, son los que dicen que el islam debe hacerse como cuando vivía el profeta Mahoma, salaf son los compañeros del profeta. Es una opción muy rigorista del islam y cuanto más radical sea uno en la interpretación, más peligro tiene de dar el siguiente paso y recurrir al uso de la violencia. Pero todo el mundo, incluso Arabia Saudí, tiene que trabajar muy duro en echar abajo toda interpretación del islam que invite a la radicalización.

¿Hasta ahora Arabia Saudí no lo ha hecho?

Han surgido terroristas de todos los países, Arabia Saudí no es el que más foreign fighters ha exportado.

Me refería más a la exportación vía financiación.

La exportación del wahabismo no necesariamente te lleva al yihadismo, pero sí que es verdad que es una interpretación muy rigorista del islam.

Usted vaticinó que antes de primavera Estado Islámico perdería el control sobre sus territorios, ¿qué ha fallado? ¿Por qué aún resisten en Mosul y Raqqa (Siria)?

Creo recordar que dije que Mosul caería antes de terminar la primavera.

Le quedan sólo unos días.

Mosul está prácticamente ya desmantelado, le queda el barrio viejo, que está junto al Tigris en la zona oeste. Creo que mi vaticinio se va a cumplir y en estos días va a terminar de ser reconquistado. Mi otro vaticinio ha sido que Raqqa caerá antes de que acabe otoño, incluso antes. La reconquista del territorio controlado por el Daesh va a un ritmo aceptable.

La medida estrella europea para evitar atentados, el PNR, no entrará en vigor al menos hasta 2018. ¿Cómo se le explica a la madre de una víctima que los estados siguen dando vueltas a cómo aplicarlo?

Más que un problema de legislación es un problema técnico. Digamos informático. Consiste en compartir ficheros entre todos los países. No es un tema menor, desde el punto de vista de las bases de datos es fácil legislar, pero luego implementarlo no es tan sencillo. Por eso es necesario un tiempo. De todos modos, el PNR no es la panacea, el problema está en varios campos: la prevención, la inteligencia y conseguir información y compartirla.

Italia había compartido con Reino Unido que uno de los terroristas había intentado viajar a Siria. También se lo remitió a Europol.

¿Es lógico que este señor esté libre? Pues depende de la legislación de cada país.

España ha optado por un modelo preventivo ¿Qué le parece?

España es uno de los países que está más avanzado. Los últimos cambios en el Código Penal de 2015 han facilitado mucho la lucha contra el terrorismo porque no estábamos acostumbrados a condenar la ideología, pero es que hay ideologías que necesariamente deben ser condenadas como está condenado el nacionalsocialismo de Hitler. Una persona puede ser condenada por apología del nazismo. Esto no todos los países lo tienen en su legislación. España es de los países que va por delante. Siempre hablamos de la eficacia de las fuerzas de seguridad, pero deberíamos hablar de la eficacia de todo el poder judicial.

Reino Unido aceptó como refugiado a un miembro de un grupo afín a Al Qaeda. Su hijo fue el terrorista de Manchester

¿Puede citar algún avance?

Hasta ahora la figura del agente infiltrado en redes no estaba protegido. Si ese señor se mete o adopta roles para estar en esas redes y no está protegido, al final un juez puede entender que estaba haciendo otra cosa. Eso España lo tiene resuelto y no lo tiene todo el mundo.

Otro de los autores del atentado de Londres, Khuram Shazad Butt, había protagonizado un documental sobre yihadistas en Reino Unido, ¿en España habría ido a la cárcel?

Tenemos una legislación que facilita la lucha contra el terrorismo. En España habría sido detenido sin ninguna duda. Pero si uno no comete ningún delito, la Policía no puede perseguir algo que no es delito.

¿Qué le parece que la primera ministra británica Theresa May apueste por supeditar la declaración de Derechos Humanos a la lucha contra el terrorismo?

Yo no debo comentar lo que hace un primer ministro de otro país. Sí que creo que el mundo occidental se basa en principios y uno es la libertad individual a diferencia de los salafistas, que anteponen la comunidad y por eso la mujer no es libre. Es importante que a la hora de legislar no perdamos de vista nuestras raíces y nuestros principios.

Tenemos que encontrar un equilibrio entre libertades y seguridad. Ese binomio es muy delicado. Si renunciamos a nuestra libertad individual, les estaremos dando la victoria. Pero hay mucho que hacer, si se le da refugio a un señor porque un régimen le ha perseguido hay que mirar por qué le persigue, si huye por ser de una facción afín a Al Qaeda no deberíamos darle refugio. Eso ha pasado, no en España, pero sí en Reino Unido.

¿Qué caso fue?

El caso del padre de Salman Abadi, el autor del atentado de Manchester. Reino Unido le da el estatus de refugiado porque ha huido de Libia, del régimen de Gadafi, que es una dictadura, pero le perseguía porque formaba parte de un grupo afín a Al Qaeda. Hay que tener claro que la lucha contra el terrorismo va a ser una carrera de fondo y una lucha de ideas. No podemos abdicar de nuestras ideas y no podemos darle ni la más mínima ventaja. Y quien diga que esto viene de la colonización y esas cosas incurre en un disparate, eso es darle gasolina al enemigo

¿Cree que habría que ser más escrupuloso a la hora de recibir refugiados?

No hay que confundir al refugiado con el terrorista. Todos los casos de refugiados son individuales, no se da el estatuto de refugiado de forma indiscriminada sino caso por caso. No se debe encasillar.

¿Ha fracasado el modelo de Reino Unido en la acogida de inmigrantes?

En Europa ha habido varios modelos y todos han fracasado. El modelo francés era que en los espacios públicos no se permite ninguna manifestación religiosa, ni velos ni la cruz católica, la república es laica. Eso dio problemas. El modelo de integración que intentó Francia es que la religión fuese algo privado en casa de cada uno y si no es así no se le acepta. El modelo francés ha fracasado.

El modelo británico es el opuesto: cada uno es libre de hacer las manifestaciones que quiera en público o en privado. Los sij siguen llevando sus turbantes, los musulmanes durante mucho tiempo han estado escribiendo libros donde justifican el yihadismo. Había librerías donde uno podía conseguir libros que no puede conseguir en ningún sitio. Ese modelo también ha fracasado.

¿Y en España?

En España la lucha contra la radicalización está generando un modelo. Hay que luchar en las cárceles, en las mezquitas, en internet… eso está generando: el que se salga de la raya la Policía le va a detener. A veces con unas pruebas endebles, porque no tiene armas o lo que sea, pero tenemos una lección aprendida que es el 11-M: cuando estos señores consiguieron la dinamita actuaron en lo que tardaron en montar las mochilas, no hay tiempo de reacción. No es el caso de ETA, que podía tener un depósito de armas, dejarlo ahí un año y cuando decidía cometer el atentado iba a por él. Tu podías encontrarlo y dejarlo ahí a la espera de que se acercarse algún etarra.

Ahora no hacen falta ni explosivos.

Efectivamente. El tiempo le está dando la razón al modelo español. Sólo necesitas un alquiler de furgonetas siguiendo lo que dice Estado Islámico en su revista Rumiya o un cuchillo y con eso basta. El Reino Unido tiene una dificultad añadida y es que los bobys no van armados como el que fue asesinado en el atentado de Westminster. Este es un debate que ellos tienen que resolver. A nosotros nos va bien con una Policía que ayuda al ciudadano y puede reprimir a un delincuente. Aquí a nadie le asusta ver a un policía con un arma.

El general dirige el Instituto Español de Estudios Estratégicos.

El general dirige el Instituto Español de Estudios Estratégicos.Moeh Atitar

¿Cree que la ausencia de atentados en España en esta última época se debe a que hay menos inmigración musulmana que en otros países como Bélgica, Francia o Reino Unido?

No es que tengamos menos inmigración, es que no tenemos segundas generaciones y eso influye y mucho. De España deben haber salido 213 yihadistas a combatir a Siria mientras que en Francia han salido 1.500 y en Reino Unido cerca de mil. Eso ya te indica algo. Si nosotros tenemos un 20 por ciento de foreign fighters respecto de Reino Unido, tenemos un 20 por ciento de radicales respecto de Reino Unido. Esto va a cambiar en el futuro y en diez años aparecerá esa segunda generación. Hay sitios donde ya está, en Melilla, Ceuta y donde llegaron las primeras oleadas que es Cataluña. El peligro en España irá incrementándose con esa segunda generación.

¿Existe un perfil de yihadista tipo?

No. Coincide habitualmente la falta de estudios y de educación. Convencerle a un señor para que ponga una mochila a la salida de un concierto y que se asegure de morir porque así va a ir a esa parte del cielo a la que sólo van los mártires es fácil cuando esa persona no es ilustrada.

Pero el que hace unos días actuó en Notre Dame era un hombre con formación universitaria.

Son la excepción. El Daesh reivindica todo lo que pueda pero suyos son el del avión de El Cairo, el de Bataclan (París) y el de Bruselas y ahí se termina. Otra cosa es que ellos digan que cuando alguien cometa un atentado lo reivindique en su nombre. Eso es nuevo porque está perdiendo territorio, es su derrota militar y tiene que hacer creer que no está tan débil. Los atentados de alguien que usa una furgoneta o un cuchillo no son suyos.

Los Hermanos Musulmanes no son una organización terrorista

¿Debería la comunidad musulmana hacer una reacción pública de condena?

Las manifestaciones están muy bien, pero lo realmente importante es la lucha contra la radicalización y eso es una lucha contra las ideas y ahí sí que los imanes tienen mucho que hacer, creo que las hacen pero pueden hacer muchas cosas. Yo no puedo discutir con un chico de 16 años en proceso de radicalización sobre la interpretación que hace del Islam porque si no has leído el Corán en árabe pierdes toda ascendencia para él. Ahí los imanes y los padres con sus hijos tienen una labor que hacer y que hay que exigirles. Hay una buena noticia y es que creo que tras el atentado de Londres, ningún imán ha querido hacer el entierro para los tres terroristas. Eso es una manera de marcar territorio.

Es un error apelar a discursos de justificación cuando decimos que los atentados son un problema derivado de no haber sabido integrar a la comunidad musulmana. Ellos usan ese argumento como gasolina. En las revistas de Estado Islámico hay un apartado que dice En palabras de nuestro enemigo donde usan eso para defender sus ideas.

El responsable del CNI, Felix Sanz Roldán, defiende que estos atentados es una consecuencia de un enfrentamiento entre suníes y chiíes. Ahora se ha producido una ruptura de relaciones dentro del bloque suní entre Arabia Saudí y Qatar. Como telón de fondo aparecen de nuevo los Hermanos Musulmanes. ¿Cree que son una organización terrorista que debería ser prohibida?

No. Los Hermanos Musulmanes sólo están prohibidos en Egipto.

Y ahora en Arabia Saudí, supongo.

Bueno, en Arabia Saudí no hay y si hubiera estarían proscritos.

Hay movimientos que piden que sea declarada terrorista.

Es verdad que de ellos han salido muchos terroristas, pero cuando alguien de los suyos apuesta por el yihadismo se sale de la hermandad como es el caso de Aymán al Zawahiri, que ahora es el líder de Al Qaeda. También Sayyid Qutb, que fue el padre de la teoría del yihadismo. Han salido todos de Hermanos Musulmanes, pero la hermandad no es terrorista.

Si hubiera que aplicar el modelo español del que hablábamos antes, estaría más que prohibido con esos antecedentes.

No. ETA nació del PNV, pero el PNV no es una organización terrorista.

Pero Batasuna sí.

Bueno, pero es distinto de donde procede uno. Si alguien procede de una cofradía pero como no pega tiros se dedica a ir por su cuenta, pues te echan. El presidente Mursi ha estado gobernando en Egipto hasta el golpe de Estado de Al Sisi. Hermanos Musulmanes sólo está en Egipto, pero luego hay muchos grupos que se declaran afines, pero yo no creo que sea una organización terrorista.

Origen: “El yihadismo en España crecerá en diez años con la segunda generación de inmigrantes”

Nacho no huyó — La Verdad Ofende/LTPV- 

Se llama Sadiq Khan, y es el alcalde que los londinenses eligieron democráticamente para dirigir su ciudad y destinos. Un destino que se me antoja muy incierto, ciertamente, salvo por el ejemplo de un español, Nacho, un ser humano ejemplar de los de antes.

 

“Corre, escóndete, avisa” son los consejos que el alcalde musulmán de Londres dio a sus ciudadanos ante los excesos del islam, esa religión que profesa y bajo la que en cumplimiento de sus mandatos se realizan los asesinatos terroristas, cuyos códigos de justicia (sharia) o suras violentas no condena. Los londinenses han de acostumbrarse a sufrir el terrorismo musulmán, con un par.

 

“Corre, escóndete, avisa” es el mensaje que envió a los londinenses utilizando nada menos que la cuenta oficial de la policía en Twitter. Unas órdenes que pretenden parecer de seguridad y civismo, pero que son de cobardía y rendicionismo ante el musulmán violento, mientras te sugieren que corras, en tu propia casa, ante quienes llegaron ayer, ¡quizás tus invitados!

 

En la perversión del orden natural de las cosas, debes huir de tu casa, debes aceptar culturas invasoras e intolerantes que oprimen la libertad en la mujer y al homosexual, mientras exigen respetes su derecho a preservar sus costumbres. Una cultura que rechazó unilateralmente y unánimemente la Carta de los Derechos Humanos de la ONU (derechos que ellos violan, pero que te exigen respetes con ellos) suscrita por todas las naciones.. menos las musulmanas: la Carta contraviene la sharia.

 

“Los ataques terroristas son parte de la cotidianidad de vivir en una gran ciudad”, afirma el alcalde de Londres. Nacho no hizo ni puñetero caso a esos consejos rendicionistas del alcalde Sadiq Khan, el musulmán. Sus armas, un simple monopatín, un par de bemoles y una educación occidental sólida, que seguro salvo vidas inglesas, cuya policía patrulla desarmada.

 

El día en que Europa deje el “Imagine” de John Lennon, los hashtags en Twitter (donde la censura a cuentas que proclaman esta realidad es un hecho) y los inútiles minutos de silencio como arma ante la intolerancia del islam, quizá los islamistas empiecen a respetar la tierra que les acoge, nuestras costumbres y si es preciso a temernos… al menos en nuestra casa.

 

Desde hace décadas nuestros políticos ofrecen de modo irresponsable a personas intolerantes derechos y estatuto de ciudadanía (los terroristas islámicos eran británicos) que no respetan e ingentes millonadas en ayudas sociales que no integran. Les protegen nuestros derechos humanos que exigen para ellos, pero que no respetan para nosotros, piden se nos aplique la sharia.

 

Una montaña de absurdos complejos que la izquierda fomenta y cosecha rompiendo nuestra unidad, junto a unas leyes que nos dimos en paz para tiempos de paz, son utilizados en su guerra contra nuestra civilización, mientras la parálisis de los políticos deja de facto a los europeos indefensos, desarmados, vendidos.

Anuncian que recuperarán Al-Andalus y, por supuesto, Israel. En los vídeos de musulmanes en Londres ves como insultan a Occidente mientras se ríen impunemente de su desarmada policía. El viernes dieron con Nacho armado con su monopatin. Su impagable ejemplo quizás despierte conciencias en Europa y la gente reaccione. Como con los comunistas de ETA, de nada sirvió acobardarse. El apaciguamiento es el único modo de dar alas al criminal.

 

Aún queda esperanza mientras alguien se revuelva y se enfrente a esta canalla, aunque solo sea con un patinete. Un abrazo, Nacho.

Origen: Nacho no huyó — La Tribuna del País Vasco

La traición del alcalde de Londres -Santiago Navajas/LD- 

Sadiq Kahn no tiene ni la capacidad intelectual ni el talante político necesarios, seguramente tampoco la voluntad religiosa, para plantar cara a los intolerantes.

Hace unos meses me felicitaba en estas misma páginas por la elección de Sadiq Khan como alcalde de Londres. Me parecía una buena noticia que un musulmán llegase a tal cota de poder, tan real como simbólico. Me equivoqué. Khan ha demostrado participar de la doctrina apaciguadora del partido laborista que llevó a Chamberlain a pactar con Hitler, poniendo el valor de la (supuesta) paz por delante de la (real) libertad.

En su caso, el apaciguamiento se lleva a cabo respecto de los musulmanes fanáticos que perpetran ataques terroristas. De las declaraciones de Khan sobre los últimos asesinatos islamistas en Londres sería imposible saber si tras el terrorismo que está arrasando la capital británica, el resto de Europa y el mundo entero se encuentran grupos marxistas-leninistas, anarquistas nihilistas o herederos de los nazis que llevaron a Churchill a espetar a Chamberlain:

Se te ofreció poder elegir entre la deshonra y la guerra y elegiste la deshonra, y también tendrás la guerra.

Ahora al apaciguamiento se le denomina inclusividad, dentro del paradigma multiculturalista que lleva a esconder la cabeza bajo tierra y comerse la lengua para, como el alcalde de Londres y los medios progresistas, jamás relacionar los atentados terroristas con el islam. De manera parecida a cómo Gemma Nierga llamó a dialogar con los etarras que acababan asesinar a Ernest Lluch, bajo el síndrome político de que el grupo de extrema izquierda era de los suyos (descarriados pero de la misma familia socialista). Con la excusa de no propagar la islamofobia, están socavando los principios liberales de las sociedades abiertas occidentales. Kahn, que en una ocasión despreció a los musulmanes moderados tachándolos de ser como el “tío Tom” (es decir, musulmanes que estarían sometidos a los occidentales), debería haber encabezado desde su cargo político la reforma del islam que propone Hirsi Ali para que triunfase la versión más acorde con los valores de la civilización. Al mismo tiempo, debería haber aplicado una tolerancia cero contra las raíces religiosas del terrorismo, que no están en el Vaticano o en el palacio del Dalai Lama sino en las mezquitas, madrazas y demás centros vinculados con la versión más ortodoxa del islam, que es la dominante en el mundo.

Por ejemplo, en Indonesia, el país con más musulmanes y que tiene fama, aunque más bien es una leyenda buenista, de ser cuna de un islam moderado y compatible con la democracia, se han introducido leyes de acuerdo con la sharia que han permitido que se azote a los gais mientras un público entusiasmado aplaude y pide que les golpeen más fuerte. Además, a un candidato cristiano que tenía posibilidades de llegar a ser presidente del país, el gobernador de origen chino de Yakarta, lo han condenado a dos años de cárcel por haber supuestamente blasfemado contra el islam, algo que solo sucedió en la cabeza dictatorial de sus enemigos políticos y en la mente esquizofrénica de los fanáticos islámicos.

La traición de Kahn se explica en esta advertencia de Karl Popper, que había visto cómo las repúblicas de Austria y Alemania eran destruidas desde dentro por no haber querido combatir a los nazis y a los comunistas que pretendían destruirlas:

Si extendemos la tolerancia ilimitada aun a aquellos que son intolerantes; si no nos hallamos preparados para defender una sociedad tolerante contra las tropelías de los intolerantes, el resultado será la destrucción de los tolerantes y, junto como ellos, de la tolerancia (…) Debemos reclamar el derecho de prohibirlas, si es necesario por la fuerza (…) Deberemos exigir que todo movimiento que predique la intolerancia quede al margen de la ley y que se considere criminal cualquier incitación a la intolerancia y a la persecución.

El triunfo de Trump es el nefasto y lamentable movimiento pendular que respondió a la incapacidad e incompetencia de Barack Obama, apoyado por unos medios que jaleaban su rendición conceptual ante el avance de los intolerantes de extrema izquierda y el fundamentalismo islámico. No necesitamos ni el simplismo xenófobo de Trump, que identifica a los islamistas con los inmigrantes, ni la banalidad multiculturalista de Obama y sus intelectuales, que defienden, como Olivier Roy en Francia, que el islam no tiene nada que ver con los yihadistas occidentales sino con el proceso de deculturación que sufren los pobres chavales cuando pierden la conexión con sus raíces y no se integran en nuestras sociedades. La culpa de que nos maten, según esta perversa lógica progresista, es… ¡nuestra! Porque no hemos puesto suficientes medios (más allá de una educación pública gratuita, una sanidad gratuita y unas subvenciones sociales casi infinitas…) para que estos rebeldes sin identidad se encuentren como en casa.

Sería una farsa si no fuese una tragedia. Por supuesto, no necesitamos a un alcalde de Londres musulmán incapaz de hacer explícitos, combatiéndolos, los fundamentos islámicos del terrorismo que asuela su ciudad, al tiempo que trata de hacer que nos resignemos (¿cristianamente?) a que vivir en una gran ciudad conlleve acostumbrarse a los atentados. Como si fuese igual que te atropelle un conductor borracho que un tipo que se considera un asesino de Alá. Nada que ver con la valentía y honestidad que demostró David Cameron cuando tras un atentado pidió a los musulmanes ingleses que ayudaran a la Policía a combatir a los terroristas, al tiempo que recordó que los musulmanes son las principales víctimas de los musulmanes y que, contra Obama o Roy, es un error (y un crimen de lesa intelectualidad, añado yo) sostener que el integrismo es fruto de nuestros errores o de la pobreza.

Sadiq Kahn no tiene ni la capacidad intelectual ni el talante político necesarios, seguramente tampoco la voluntad religiosa, para plantar cara a los intolerantes. Pero los que somos herederos de la tradición liberal que venció a los totalitarios del siglo XX no nos vamos a resignar, porque tenemos el ejemplo de los que, como Popper, Hayek, Berlin, Camus, Aron o Russell, nos enseñaron que ante la violencia no hay que poner la otra mejilla sino, por el contrario, en primer lugar, llamar a las cosas por su nombre y, en segundo lugar, hacer caer sobre los violentos todo el peso y la firmeza del Estado de Derecho.

Origen: Libertad Digital

La crisis qatarí  -Emilio Campmany/LD-

En la crisis desencadenada a raíz de que Egipto, Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos y Bahréin rompieran relaciones diplomáticas con Qatar, hay muchas más preguntas que respuestas. La primera que podría hacerse desde Occidente es cómo es posible que esos cuatro países reaccionen de esa manera a la financiación del terrorismo islamista y que nosotros, que lo padecemos como el que más, sigamos manteniendo buenas relaciones con Doha. Una de dos, o lo de la financiación del terrorismo es mentira y no es más que un pretexto inventado para justificar una medida adoptada por razones inconfesables o, si es verdad, los occidentales somos unos pardillos.

En todo caso, es evidente que el terrorismo no es la única causa del conflicto diplomático. Éste se comprende más fácilmente si se enmarca en la guerra civil que padece el mundo islámico entre Irán y Arabia Saudí, y que no es exactamente entre chiíes y suníes. De hecho, Qatar es suní y eso no le impide ser un aliado relativamente leal a Irán. Desde Al Yazira, fundada por el régimen qatarí, se han estado desprestigiando los regímenes musulmanes que se consideraban enemigos de Irán y se ha estado apoyando de una u otra forma a los Hermanos Musulmanes, especialmente durante la época en la que la organización gobernó Egipto tras la caída de Mubarak.

No obstante, Qatar no es el obvio enemigo de Occidente que podría deducirse de estos hechos. Es también el país huésped de la mayor base militar norteamericana en la zona y el actual emir, Tamim, se esfuerza por mantener buenas relaciones con todo el mundo sirviéndose tanto como sea necesario de sus inmensas riquezas (es el país con mayor renta per cápita del mundo). Esta política exterior basculante, que en parte está justificada por la geografía, ya que Qatar tiene frontera terrestre con Arabia Saudí y está a escasas millas de la costa iraní, viene igualmente impuesta por la complicada situación política interior. Probablemente, Tamim preferiría distanciarse algo de Irán, pero al parecer una facción respaldada por su padre, el anterior emir, que se vio obligado a abdicar a favor de su hijo a mediados de 2013, exige conservar los lazos con Teherán.

 No es desdeñable que haya influido también la delicada situación económica de Arabia Saudí, provocada por el descenso de los precios del petróleo. Riad está intentando imponer restricciones a la producción de hidrocarburos para que los precios suban y los díscolos, como Qatar, impiden que lo logre.

Todo esto, y unos cuantos detalles más que se quedan en el tintero, dibujan un tablero extraordinariamente confuso en el que nadie se atreve a pronosticar nada, pero en el que hay una cosa clara: la irrelevancia por incomparecencia de nuestros países occidentales, probablemente porque ninguno de nuestros gobernantes está en condiciones de dañar las magníficas relaciones que todos nosotros, quién sabe por qué, mantenemos con Qatar. Quizá resulte que las prácticas empleadas por el emirato para conseguir la adjudicación del mundial de fútbol de 2022 se hayan extendido a otros ámbitos.

Origen: Libertad Digital

Por qué está desapareciendo el cristianismo en Oriente Medio -Pablo Molina-

El pasado 9 de abril, el Estado Islámico perpetró dos atentados suicidas contra sendas iglesias coptas en Alejandría y Tanta, al norte de Egipto. Los ataques terroristas simultáneos dejaron 45 muertos y más de un centenar de heridos. Es la última carnicería –hasta el momento– perpetrada por el yihadismo contra la minoría copta de Egipto, que a pesar de su peso demográfico (el 10% de la población) sufre las discriminaciones habituales en los países de mayoría musulmana.

Los propios cristianos coptos protestan habitualmente contra el tratamiento injusto que reciben de las autoridades, en un país en el que su documento nacional de identidad los caracteriza como no musulmanes. Las agresiones de sus vecinos islamistas suelen quedar impunes, les está vedado el acceso a la mayoría de puestos de la Administración y las leyes religiosas hacen virtualmente imposible no ya construir nuevas iglesias, sino simplemente restaurar las ya existentes.

La discriminación pone en riesgo la propia vida de los cristianos en Egipto, como en el caso del atentado de la iglesia de la ciudad de Tanta. La corresponsal del Wall Street Journal en la región, María Abi Habib, desvela en este artículo que una semana antes del atentado mortal, los agentes de la seguridad privada que la custodian descubrieron una bomba, por lo que solicitaron al Gobierno la instalación de un detector de metales. Las autoridades rechazaron las pretensiones de la parroquia, que pocos días después saltaba por los aires a causa del atentado suicida organizado por el Estado Islámico.

La persecución cristiana en Oriente Medio por parte del yihadismo y el desprecio, cuando no la discriminación activa, de las autoridades civiles, está llevando a la minoría cristiana a abandonar en masa Oriente Medio. Según un informe del Centro para el Estudio de la Cristiandad Global, la cifra de cristianos en la región no deja de descender y en el último siglo ha pasado de constituir el 13,6% de la población total de Oriente Medio al 4,2% en 2010. Las previsiones para 2025 son aún más pesimistas, al descender todavía más hasta el 3%.

No hay ningún país musulmán que los cristianos no estén abandonando en mayor o menor medida. La mayor catástrofe, sin embargo, tiene lugar en Irak, país en el que en poco más de una década la minoría cristiana ha pasado de dos millones hasta los actuales 250.000. Tras la liberación de Mosul por parte del Ejército iraquí, los habitantes musulmanes de la segunda ciudad iraquí volvieron a sus casas. No así los cristianos. Por primera vez en dos mil años, Mosul no cuenta con presencia de una comunidad cristiana.

El éxodo de los cristianos se pone de relieve con su mayor presencia en los países que reciben esta emigración. En 1971, los coptos egipcios tenían dos iglesias en Estados Unidos. Hoy existen 252. Por primera vez, los cristianos árabes que viven fuera de Oriente Medio son más que los que todavía permanecen allí: hay 20 millones en el exterior, por 15 millones que todavía residen en dicha zona. Este es el drama al que se enfrentan las minorías cristianas (coptos, greco-ortodoxos, siríacos, melquitas, caldeos, maronitas y armenios), en unas tierras en las que surgió la fe cristiana, pero hoy suponen una amenaza directa para todos los que el islamismo radical ha señalado como enemigos a abatir.

Origen: Libertad Digital

Islamofobia: el chantaje cultural que busca censurar la libertad de expresión — La Tribuna del País Vasco

“La islamofobia es una ingeniosa invención porque equivale a hacer del Islam un tema que no se puede tocar sin ser acusado de racismo”. Pascal Bruckner (filósofo, ensayista y novelista francés)

 

“Islamofobia: palabra creada por fascistas, utilizada por cobardes para manipular a estúpidos”.  Andrew Cummins
“Islamofobia es el Caballo de Troya de los salafistas” Manuel Valls (Publicado en L’OBS el 31 de julio de 2013 de 16:31)

 

“El fraude intelectual de la islamofobia, que pretende ser antirracista pero se utiliza como arma para silenciar a todos los críticos del Islam y a las ideas detrás de él calificándolas automáticamente como hostiles hacia todos los musulmanes”. Zineb El Rhazoui (Socióloga y superviviente del atentado islamista a Charlie Hebdo)

Desde el mundo islámico –a pesar de los millones de negacionistas que existen en él– se ha querido equiparar el antisemitismo que dio lugar al Holocausto en el que fueron asesinados 6.000.000 de inocentes con el prejuicio contra el musulmán en Occidente.
La Organización de Cooperación Islámica (57 países) parece haber estado ocupada sembrando la palabra ‘islamofobia’ en el discurso internacional de manera que fusione el prejuicio contra los musulmanes con la crítica legítima del Islam, bajo el propósito específico de prohibir lo que ellos llaman la difamación de la religión.
La “Islamofobia” es usada por algunos grupos de apologetas del Islam con el fin supuesto de proteger a los musulmanes a quienes nadie amenaza en Occidente, que disfrutan de nuestros derechos humanos que las naciones islámicas se negaron a suscribir, de nuestras instituciones, leyes, ayuda social, diversas ONG, de la ayuda de la Iglesia, Caritas, así como del “complejo de Alicia” que subyuga la conciencia occidental.
Sin embargo, en lugar de proteger a un grupo de personas contra la intolerancia, el término actúa simplemente como una manera de silenciar a los críticos. Y no me refiero solo al evidente enmudecimiento de los crímenes que perpetran musulmanes (se evita mencionar su religión).
Las personas tienen el derecho a ser evaluadas como individuos y no juzgados por su raza, etnia o religión. Las ideologías o creencias religiosas que las personas tienen, sin embargo, no tienen los mismos derechos.
Ninguna ideología es irreprochable, ya sea el Islam, el fascismo o la democracia. Cualquier religión puede tener aspectos preocupantes y criticar aquellos aspectos es un paso hacia el cambio social. Esta no es una actividad que deba ser evitada en nombre de la corrección política; debe ser considerada una herramienta básica del pensamiento crítico.
El propio término “islamofobia” es engañoso. Una fobia es un miedo irracional a algo. En el caso del Islam, sin embargo, a menudo tiene sentido práctico tener miedo. Miles de ex musulmanes temen expresarse públicamente acerca de una religión que aboga por el asesinato de sus apóstatas y victimiza a sus propios miembros, especialmente mujeres y niños inocentes.
Etiquetándolos como “islamófobos”, el Islam y sus apologetas están reconociendo que el Islam no puede resistir un análisis crítico. Una defensa que colisiona con el necesario derecho a la critica constructiva, herramienta que permitió a las sociedades occidentales desarrollar su ciencia, sus leyes, y su actual estado de bienestar.
Se debe rechazar el término “islamofobia” mientras desde ámbitos como la Organización de Cooperación Islámica y otros apologetas del Islam se utilice esa palabra como herramienta de propaganda, con el fin de silenciar la crítica legítima del Islam como ideología, permitiendo y legitimando las reiteradas violaciones de los derechos humanos que los regímenes islamistas imponen a los musulmanes y no musulmanes.
En su libro “Destruir el fascismo islámico”,  Zineb El Rhazoui llama colaboracionistas y cómplices a todos aquellos políticos occidentales que apoyan silenciar las críticas al Islam mediante la utilización del término “islamofobia”:
“Todos estos cómplices distorsionan la noble causa de la lucha contra el racismo para dar legitimidad inmerecida a una ideología que en sus resultados más extremos son los horrores del Estado Islámico, pero que también hace que las vidas de millones de musulmanes que viven en países islámicos sean francamente miserables”.
Sin dudar de la buena voluntad de los que utilizan el término “islamofobia”, las estadísticas nos muestran una realidad radicalmente diferente. Los autores de los más sangrientos atentados y crímenes de odio en Europa son mayoritariamente musulmanes.
Los medios de comunicación silencian lo que eminentes sociólogos europeos han alertado. Vean:
El “Estudio comparativo de la integración de los inmigrantes en seis países”, realizado durante 5 años con inmigrantes marroquíes y turcos en Alemania, Austria, Bélgica, Francia, Holanda y Suiza, fue financiado por el gobierno alemán, y presentado en diciembre de 2013 por el Centro de Ciencias Sociales WZB Berlín , yarrojaba los siguientes resultados:
– El 65% de los musulmanes entrevistados dice que la ley islámica Sharia es más importante que las leyes del país en que viven.
-El 75% de los encuestados sostiene la opinión de que sólo hay una interpretación legítima del Corán, que debe aplicarse a todos los musulmanes.
-El 60% de los musulmanes creen que su comunidad debe volver a “raíces islámicas.”
El nivel de fobia contra Occidente entre los musulmanes es muy alto, un 54% cree que Occidente busca destruir el Islam.

Desde finales del siglo XX, los musulmanes han surgido como un nuevo grupo de antisemitas en Europa occidental. Los autores de los casos más extremos de violencia contra los judíos europeos en los últimos años eran musulmanes, y en parte justificaron sus acciones por su interpretación del Islam o con el pretexto del conflicto árabe-israelí o cualquier otra guerra en la que participe Occidente en Oriente Medio.
No hay estadísticas fiables ya que numerosos incidentes antisemitas protagonizados por musulmanes no han sido resueltos y en otros casos, el hermetismo de policía y medios de comunicación hace que sólo pueda ser un número estimativo.
Esta realidad escasamente difundida por los medios de comunicación generales es sin embargo algo cotidiano en las redes sociales. Millones de tuits cada día son lanzados con consignas antisemitas y antisionistas con innegables mensajes de odio. Son una ínfima parte de los que se difundieron cuando Israel ardía en llamas por los incendios provocados hace apenas una semana, en una nueva forma de terrorismo palestino.

Como sucede en el resto de Occidente, en España y para el mundo hispano, organizaciones islamistas y activistas pro-palestinos siguen las consignas de la Organización de Cooperación islámica.
Dicen luchar contra el discurso del odio en las redes sociales utilizando la herramienta “islamofobia” para silenciar cualquier crítica al Islam y al islamismo. Su “lucha contra el discurso del odio” incluye paradójicamente difundir contenidos y enlaces a webs islamistas de innegable carácter antisemita, con informaciones falsas o tergiversadas, con el  propósito de difundir un mensaje de odio a Israel y los Judíos.
Hipócritamente adornan sus mensajes de odio con un supuesto respeto al pueblo Judío pero con un inequívoco odio a los judíos y no judíos sionistas, que en el mejor caso son calificados de racistas y en el peor, de asesinos sin piedad. En realidad judaísmo y sionismo están intrínsecamente unidos y en el fondo, de este modo lo entienden los antijudíos, pues al incriminar al sionismo, siempre se les escapa la incorrección antisemita.

Lejos de constituir una guerra progresista contra el racismo, la industria de la islamofobia es un intento cobarde y autoritario de evitar todo debate de ideas y de traer de nuevo la obsoleta condena de la blasfemia a Europa.
Debemos compartir plenamente el enjuiciamiento a lo que se ha convertido en el más descarado chantaje cultural de nuestro tiempo, la islamofobia. La lucha contra el terror no se plantea únicamente en el terreno bélico, sino también en el ideológico.
La lucha contra la hipocresía que se esconde detrás de la “industria de la islamofobia” debe ser una de las primeras prioridades del mundo democrático después de los horribles atentados de París, Niza, Copenhague, Marsella, Toulouse, Bruselas….
A pesar del creciente poder sobre los legisladores occidentales, las organizaciones islámicas aún no han conseguido reinstaurar el delito de blasfemia en las legislaciones europeas, donde ya hay presiones para reconocer la “sharia” como parte esencial de su cultura.
Esta reinstauración rompería de facto con la Carta Universal de los Derechos Humanos que las naciones árabes jamás suscribieron, y silenciaría cualquier crítica al Islam por banal que fuera, mutilando la libertad de expresión y la crítica para siempre, y con ello la democracia, sometiéndonos al Islam, cuya traducción es sumisión.
Y así, tal vez, quienes basan su política en los sentimientos y no en el poder de la razón, proclamando eslóganes como “tu odio mi sonrisa” aumentarían explosivamente el racismo dentro de nuestras sociedades occidentales al identificar a quienes cercenaron la libertad de expresión, o tal vez, como en Cuba, no, sometiéndose. Estamos a tiempo… Aún.
 

“La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; por la libertad así como por la honra se puede y debe aventurar la vida, y, por el contrario, el cautiverio es el mayor mal que puede venir a los hombres”. (El preso de Argel, y manco de Lepanto)

Origen: Islamofobia: el chantaje cultural que busca censurar la libertad de expresión — La Tribuna del País Vasco

Homenaje a Don Pelayo, dedicado al imbécil de Sánchez y su baboseo al Ramadán- La Paseata  #StopIslam  –

 

Recuerdo a don Pelayo por la farsa del imbécil de Sánchez, que como no, y al igual que a la Carmena y otras amebas, les ha faltado tiempo para desear buen “ramadan” a los culopomperos. Ya se sabe que estos, las  buenas navidades solo la desean como “navidades laicas”. Son así de analfabestias traidores.

 

Yo no. Yo “felicito” a esa mierda de chusma deseándoles de todo corazón que se vayan a encontrarse con sus ancestros que tuvieron la ocurrencia de enfrentarse a nuestro gran Pelayo. Y a su falta de honor dedico la semblanza!!

DON PELAYO

Pretender hablar de España y la cristiandad sin hacerlo del rey Don Pelayo es como hablar de la historia del fútbol y no hacerlo de mi RCD Español. Un sacrilegio, bandarras!!

Pelayo nació…no se sabe donde. Los historiadores no se ponen de acuerdo. No tienen ni puta idea, vamos. Lo que si se sabe es que era hijo, al parecer, de un noble visigodo: EL DUQUE FAVILA, que no es el que se comió el oso. Este era el abuelo. El del oso era el hijo de Pelayo. A este duque no se lo comió ningún úrsido porque los duques vivían en palacio y las moras y la miel se la traían los criados y no iban al monte en persona a putear a los osos quitándoles la comida!

Al bueno de Don Favila, el duque, quien le puteaba era el mismísimo rey WITIZA!! Como lo oís, nanos!! Yo del tal Witiza solo sé que lo tenía en mi equipo de fútbol como interior izquierda, ya que así nos aprendíamos en el colegio la lista de los reyes godos. Pero, al parecer, el Witiza era un “regalo” de cojones! Se ve que el bueno del padre de Pelayo le molestaba y ni corto ni perezoso va y ordena su muerte. Allí no había ni pena del telediario, ni dialogo, consenso ni nabos en vinagre. Por la vía rápida.


El joven Pelayo tuvo que salir cagando virutas porque el Witiza se quería cargar a toda la familia del duque. Así y según cuenta la Crónica “Gotorum” (que se refiere a los godos y no a mi vida amorosa), el hombre se refugió en Asturias, donde tenía familiares, y luego, al sentirse inseguro, se piró a Jerusalen. Permaneció en la Ciudad Santa hasta la muerte del cabronazo de Witiza, al que le sucedió el rey Rodrigo. Este era un buenazo, un trozo de pan..pero algo finorro en el combate lo cual produjo la invasión culopompera. Pelayo volvió a España (aunque le joda a los políticos analfabestias..aquello era España y desde hacia siglos) se estableció en Asturias, donde debido a su carisma e indudable simpatía tenía gran predicamento entre los astures.

Se habían producido ya las primeras incursiones hacia el norte de las tropas culopomperas al mando de MUZA, el famoso moro Muza. Pero este prenda no se fiaba de aquella gente y se escaqueó dejando en su lugar a un tal MUNUZA. El moro MINUZA, vamos. En el año 718 PELAYO se rebela por primera vez. Montó con unos amigos una ensalada de bofetadas brutal. Munuza acabó sofocando la rebelión, aun con la cara roja a base de guantazos astures, e hizo preso a Pelayo a quien envió a Córdoba. Pero Pelayo escapó de la prisión y con dos huevos volvió a Asturias. EMPEZABA LA GLORIA!! EMPEZABA LA RECONQUISTA!! Se estableció en Covadonga y Cangas donde se mantenía la resistencia y pronto tomó el mando.

MUNUZA no se fiaba un pelo de Pelayo (aún le dolían las muelas) y mandó a un general, un tal AL QAM, para combatir a Pelayo y sus fieles guerreros. Estos le esperaron en Covadonga, donde habían todos orado a la Virgen pidiendo su intercesión. E intervino…vaya si intervino. Cuando los moros llegaron a las estribaciones se encontraron con la primera sorpresa: Una gran pancarta en la montaña que rezaba “MOROS..VUESTRO CUS-CUS ES UNA PUTA MIERDA!!” La batalla “psicológica” empezaba a ganarse. A los pocos metros otra pancarta “MAHOMA ES MAS FEO QUE LA CARMENA, NANOS!!” Los moros estaban entre desconcertados y acojonados. Ya empezaban a cogerse de la manita. El último aviso era concluyente “EL UNICO MORO LIMPIO…EL PINCHO MORUNO!!” En ese mismo momento los aterrados moros oyeron un griterío ensordecedor. Multitud de cabezas se asomaban al grito de “A PEDRADAS, NANOS!! QUE NO QUEDE UN PUTO MORO VIVO!!” Y empezaron a lloverles piedras como tanques. No eran chinitas como la del David contra Goliat, no. Unas piedras acojonantes que no se podían levantar ni con la poción de Obelix, nanos!! Pero aquellos héroes las lanzaban como confeti. La intervención sobrenatural.

Al Qam y sus secuaces huyeron aterrados pero fueron perseguidos y muertos. No se quedó allí don Pelayo, no. Fue al valle..a por MUNUZA. Este dijo algo como “QUE LE DEN POR CULO AL COBARDE DEL MORO MUZA…YO ME PIRO QUE YA RECIBÍ BASTANTES BOFETADAS”. Pero Pelayo los persiguió y acabo matando a MUNUZA. Se había conseguido. ESPAÑA ENTERA JAMAS FUE MORA. NUNCA!! Pelayo estableció el legendario y glorioso reino de ASTURIAS Y DE ESPAÑA en Cangas, posteriormente la capital en Pravia y al final en Oviedo. Murió en el 737 y sus restos actualmente reposan en compañía de los de su esposa, Gaudiosa, y su hermana Ermesinda, en la Santa Cueva de Covadonga.

GRANDE DON PELAYO. GRANDE ASTURIAS. GRANDE, MUY GRANDE ESPAÑA!!

Origen: Homenaje a Don Pelayo, especialmente dedicado al imbécil de Sánchez y su baboseo al Ramadán: A la mierda con los culopomperos – La Paseata

¿Acaso el atentado de Manchester se cometió en nombre del cristianismo o la democracia? | Periodista Digital

El 23 de mayo de 2017 un amigo me mandó un guasap poco reproducible, molesto porque en un desayuno televisivo una tertuliana del más correcto progresismo buenista se quejaba de que el atentado de Mánchester nos duele más que los de Bagdad o Basora. No me sorprendió.

En España abundan los exquisitos diletantes que se avergüenzan o abjuran de su país, o que se abstienen de reivindicar la vigencia de los valores europeos (la raíz cristiana, la democracia, la tolerancia y la protección social del Estado). Unos principios que cimentaron lo que todavía hoy supone un oasis de bienestar en el planeta.

España, un país de una calidad de vida fabulosa, la nación del primer mundo que más crece, es para ellos solo una ciénaga de corrupción y paro. Europa, que ha acogido a millones de musulmanes, líder en ayuda humanitaria, que soporta en nombre de un exquisito multiculturalismo tradiciones ajenas más que discutibles, les parece una vieja dama engreída, insolidaria y reaccionaria.

Querida tertuliana: es cierto que el 87% de los atentados yihadistas se registran en países musulmanes. También es verdad, por supuesto, que la mayoría de las personas con tal credo son gente normal y sana.

Pero no se puede hacer el avestruz y ocultar que los chavales inocentes despedazados en Mánchester han sido asesinados en nombre de un fanatismo religioso muy concreto: el islamismo radical, que no tiene su origen en las cátedras de filosofía de París, Berlín o Madrid, sino en los países musulmanes, con un proselitismo sufragado en origen por ilustres monarquías petroleras, dentro de la guerra civil secular de suníes y chiíes.

Tampoco se puede ignorar que cuando se produjo el atentado contra «Charlie Hedbo», una encuesta de la BBC reveló que el 27% de los musulmanes británicos sentían «algún tipo de simpatía» por la matanza en la revista «sacrílega».

Ningún cristiano, ni el más integrista, mataría a niños al albur en nombre de una guerra santa. Porque nuestra religión pasó por el tamiz de la Ilustración, evolucionó. El Islam no. Sigue con un pie en el Medievo.

En la mañana en que el mundo se dolía conmocionado por la masacre de Mánchester, en el prolífico Twitter de Pablo Iglesias abundaban sus comentarios sobre su moción de censura, una patochada para hacerse propaganda. Sobre el atentado solo escribió una frase a vuelapluma:

«Nuestra solidaridad con las víctimas del atentado en Mánchester. Frente al terrorismo: Estado de derecho, democracia y derechos humanos».

Tal fue la aséptica valoración de un tipo que adula al brazo político de ETA, pero que jamás se ha acordado de sus muertos.

No había en su cita ni una palabra de condena al yihadismo que causó la matanza inglesa (y las de París, Madrid, Bruselas, Niza, San Petersburgo, Estocolmo, Berlín, Londres…). Iglesias, español, madrileño de buena familia de clase media, es también un tipo que se dedica a abrazar y dar aire a los golpistas que quieren romper su país.

El jefe de Podemos ya no es un tertuliano llamativo con púlpito en la tele. Es un político dañino, con un compás moral atrofiado, al que convendría desenmascarar como lo que ha elegido ser: un miserable instalado en la frivolidad del eterno adolescente.

Origen: ¿Acaso el atentado de Manchester se cometió en nombre del cristianismo o la democracia? | Periodista Digital