Archivo de la categoría: Podemos

¿A quuién beneficia la impunidad de Podemos? -Liberal Enfurruñada/OK Diario-

Impunidad1

Impunidad2

Ver artículo original:

Anuncios

¿Por qué 5 millones de personas creyeron que lo mejor era votar a Podemos? -Samuel Vázquez/ESdiario-

El autor sostiene que el auge de Podemos, a costa del PSOE, tuvo que ver con el estímulo que a sus líderes se les dio en miles de horas de televisión… en una emisora rescatada por el PP.

 

Corría el año 2011 cuando las calles españolas se llenaron de indignados.

Crisis económica brutal, corrupción política, líderes mediocres… y el consiguiente hartazgo de la gente que deja de quejarse en los bares, y decide salir a las plazas.

Lo hemos visto mil veces en la historia.

Y es la propia historia la que nos alecciona sobre la peligrosidad de esos momentos en donde se manejan tantas emociones incontroladas.

Cuando la gente deja de pensar individualmente, y pasan a pensar como colectivo, como “rebaño”,  es sólo cuestión de tiempo que aparezca un pastor; alguien que les diga lo que quieren oír, y les guía en este mundo de tinieblas.

Ha sido siempre así, no hemos inventado nada.

Total, que a finales de ese mismo año, y ya con el cambio de Gobierno y con Mariano Rajoy de Presidente, sucede algo que provoca como poco cierta sorpresa e incredulidad.

El rescate inesperado

La Sexta —una cadena de televisión con un perfil claramente de izquierdas, y muy crítica con el partido que ahora empezaba a mandar— está al borde de la quiebra. Si el Gobierno se hubiera limitado a no hacer nada, la cadena habría desaparecido, y con ella el 75% de la munición mediática contra el PP.

Sin embargo, la Jefa de Operaciones del Partido Popular: Soraya Sáenz de Santamaría decide contra todo pronóstico llamar a uno de los apoyos en la sombra más fuertes de su formación, el líder de uno de los dos grandes grupos de comunicación en España: José Manuel Lara.

La conversación bien podría haber sido así:

SSS: José Manuel…te necesitamos…

JML: Usted dirá Sra. Vicepresidenta.

SSS: Necesitamos que nos compres un tele.

JML: ¿Otra?

SSS: Sí… otra… necesitamos que rescates a La Sexta, está al borde del cierre.

JML: Vale, pero luego habrá que cambiar toda la línea editorial, y para eso hay que echar a mucha gente, Ferreras, Wyoming… puede volverse contra vosotros.

SSS: Tranquilo, no hay que echar a nadie. Están empezando a colar un producto nuevo, chavales de izquierda radical… hay que darles vía libre, que aparezcan mañana, tarde y noche.

JML: No entiendo nada.

El acaudalado empresario que fuera hijo de un Capitán de la Legión, no entendía cómo la Vicepresidenta quería rescatar una cadena que estaba a punto de echar el candado, para dársela a sus contrincantes ideológicos.

Quizá el Presidente del Grupo Planeta no pensaba en clave política, no tenía a su alrededor decenas de asesores generando cascadas de ideas para retorcerlo todo con el único propósito de alcanzar, o en su caso mantener el poder.

El bipartidismo, tocado

Soraya sí sabía bien lo que hacía. Las últimas elecciones, aunque muy propicias para su partido, habían significado un toque de atención al bipartidismo.

El PSOE había perdido nada menos que cuatro millones de votos, cosechando el peor resultado de su historia, era un animal herido… y la vicepresidenta quería matarlo.

Parte de esos votos se habían ido a un nuevo partido presidido por una ex socialista, Rosa Díez, que había logrado formar grupo propio al obtener cinco diputados: UPYD.

Este partido comenzó a denunciar algunos de los casos de corrupción política que han estallado en los últimos años, y a proponer leyes incómodas para la coyuntura política que antepone apoyos para conservar el sillón a la dignidad, leyes como la ilegalización de los partidos pro-etarras, o la obligatoria utilización del castellano en las instituciones del estado, y el derecho de todos los españoles de ser atendidos en esa lengua.

Era un partido no radical, que en un momento dado también podía llevarse a potenciales votantes de derechas hartos de tanta corrupción.

En el PP entendieron que lo que le había pasado al PSOE era una simple cuestión de coyuntura política: les había tocado gestionar la crisis más brutal de las últimas décadas; y que por tanto, era algo que en un momento dado, también les podía suceder a ellos.

Si ese momento llegaba, no era bueno tener una tercera vía moderada y fresca a la que también pudieran ir en masa sectores liberales y centristas del PP.

Tercera vía… radical

Si el partido volvía a ser sólo la casa de conservadores puros, retrocedería a las cifras de votos de los tiempos de Alianza Popular… y eso no era nada bueno.

Podemos, en su asamblea fundacional de 2014

Así que llegaron a la conclusión de que ni por la derecha ni por el centro podía aparecer una tercera vía beligerante que pusiera en peligro su hegemonía. Si había una tercera vía, ésta debía ser una opción radical de izquierdas que cumpliera dos objetivos:

1- Dividir aún más a la izquierda, debilitando así al PSOE.

2- Generar el miedo suficiente entre los votantes de centro-derecha para que los que dudaban en abandonar el redil… no lo hicieran.

Todo esto se traducía en el plano político de una forma sencilla: había que acabar con UPYD, y apoyar cualquier atisbo de nueva formación radical de izquierdas.

Tanto el PP como el PSOE tenían y tienen sus servicios de información, sus cloacas del estado para advertirles con antelación de nuevos movimientos y nuevas corrientes de opinión.

A rebufo del 15M

Así que Soraya ya sabía por aquel entonces que un grupo de jóvenes fanáticos, nostálgicos de uno de los regímenes más sangrientos de la historia: el comunismo, se estaban organizando aprovechando la base de descontento que había supuesto el 15M.

La idea original era asaltar IU, partido al que todos estos jóvenes radicales de la Complutense estaban ligados de una manera u otra,  pero al no conseguirlo, decidieron ir por libre.

Es imposible entender el fenómeno Podemos sin las miles de horas de televisión que en los dos siguientes años les brindarían en una cadena que, de no haber sido por la ayuda del PP, habría quebrado.

Sólo con La Tuerka (programa que los jóvenes marxistas emitían por internet) y Fort Apache, tertulia que habían logrado colar en la televisión pública iraní HispanTV gracias a la mediación de su adorado Hugo Chávez (amigo y socio del entonces presidente de Irán Ahmadineyad), jamás habrían llegado a entrar en el Congreso.

Podemos existe, porque así lo quiso el PP.

Miedo, pero menos

Pero ningún plan es perfecto, y entonces surgió el primer problema con la llegada desde Cataluña de Ciudadanos al panorama nacional, que supo ser más listo que UPYD y atraer a aquellos descontentos con el PP que no querían seguir votando a la formación por mucho miedo que diera Podemos; y también con la Comisión Nacional de la Competencia que veía que con esta operación (compra de la Sexta por Atresmedia) el panorama mediático quedaba reducido a un duopolio Mediaset/Atresmedia.

El Gobierno volvió a maniobrar en la sombra, y la Jefa de Operaciones Santamaría logró rebajar las condiciones impuestas por Competencia para que la estrategia saliera adelante.

El 01/10/2012 se consumó la operación. El Gobierno del PP salvaba la vida a La Sexta, e iba a ser en esta cadena donde la gente pasaría a conocer la “nueva política” a la hora del desayuno, de la comida y de la cena, non stop.

Un plan perfecto

El PP no tuvo que hacer nada, sólo dejar que siguieran trabajando con libertad los primeros espadas del canal: Ferreras, Évole, Wyoming, etc.

Era el plan perfecto para convertir en los siguientes dos años a cinco millones de rojos… en morados.

Divide et impera (divide y vencerás).

 

Origen: ¿Por qué 5 millones de personas creyeron que lo mejor era votar a Podemos? – ESdiario

Argentinos demoliendo España: Podemos, partido hispano-argentino – Rambla Libre

Es el primer caso en los anales que inmigrantes acogidos por una nación se dedican a demolerla. Nada semejante hicieron los españoles cuando emigraron. No se conoce el caso de alguien que planteara la secesión de Baviera, por ejemplo. Podemos, que puede ser descrito como un partido hispanoargentino, se está dedicando, con los argentinos en cabeza, a aplicar la piqueta en la unidad de España. Entre ellos, hay una especie de competencia para ver quien es más radical y destructivo.

Albano Dante Fachín acusa a Pablo Iglesias de centralista. /Foto: lavanguardia.com.

Un Dante en la comedia separatista de Podemos

Albano Dante Fachín nació en Bahía Blanca, Argentina, el 22 de abril de 1976. Llegó a España a los 16 años, con sus padres y sus dos hermanos. No terminó los estudios que inició de Filología inglesa. Se le cita como periodista, pero es harto discutible. También se le sitúa como especialista en sanidad pública, aunque es difícil de entender qué significa tal titulación o referencia. Es tan radical que el 11 de septiembre no se sumó al acto de los Comunes en Santa Coloma de Gramanet, sino que celebró el suyo propio delante de la Bolsa de Barcelona. Como si fuera un hijo de los Pujol o un Roca o un miembro de las élites catalanas, declara: “me entristece ver tan vivo el ánimo de dirigir Cataluña desde Madrid”. Reproche al centralismo de…Juan Carlos Monedero y Pablo Iglesias.

En términos coloquiales, no tenía dónde caerse muerto hasta que accedió como diputado de Catalunya Sí Que es Pot al Parlamento autonómico. Aspira a una “república catalana con más justicia social y sin corrupción” y considera el 1-0 como “la capacidad de las calles para cambiar las cosas“. Al portavoz de su grupo, Joan Coscubiela, por su intervención en el Parlament sobre las formas usadas para aprobar la Ley de Transitoriedad, le ha acusado de “mentir” y de “prácticas antidemocráticas“.

Habría que recurrir a Freud…

En su inicio, el 15 M, en Cataluña, pretendía incidir en lo social, frente a lo nacional, de cualquier signo. Fueron los primeros en rodear una sede parlamentaria: el Parlamento catalán. Todo esto se ha olvidado, se ha venido abajo. Los argentinos son los que se han mostrado más radicales a la hora de reorientar el 15 M hacia el separatismo. Habría que, seguramente, recurrir a Freud para entender este proceso de asimilación al secesionismo y de demolición de la unidad de España, a la que, sin ningún agradecimiento, parecen odiar sin medida.

Otro de estos radicales argentinos que han venido para ir contra España es Gerardo Pisarello Prados. Es famosa la imagen en el balcón del Ayuntamiento tratando de arrebatar la bandera de España hacia la que muestra una completa inquina. Gerardo es hijo del abogado Ángel Gerardo Pisarello, miembro de la Unión Cívica Radical, desaparecido durante la dictadura militar argentina. Vive en Barcelona desde 2001; catorce años después pasa a ser teniente de alcalde y concejal de Trabajo, Economía y Planificación del Ayuntamiento de Barcelona. Es un firme partidario del referéndum, cuya intencionalidad manipula de manera grosera, pues lo identifica como una especie de voto de castigo al PP. Ha hecho público que votará un “sí crítico” contra “el autoritarismo del PP“, de modo que “las fuerzas del cambio cometerían un grave error si no se levantan contra el PP y sus ataques a las reivindicaciones democráticas de autogobierno”.

Pablo Echenique. /Foto: arainfo.org.

El de la minga con la matraca de la plurinacionalidad

Bien, podría argumentarse que estos argentinos recalaron en Cataluña, concretamente en Barcelona, y se han identificado con la causa separatista, pero no es el caso de Pablo Echenique Robba, nacido en Rosario, el 28 de agosto de 1978. Llegó a Zaragoza cuando tenía 13 años, con su madre Irma y su hermana Analía. Uno de los motivos, era conseguir para él, dada su enfermedad hereditaria y degenerativa, mayor oportunidades. Y las obtuvo: es doctor en Ciencias Físicas por la Universidad de Zaragoza. Entró en Podemos por el Círculo Discapacidad. Fue elegido eurodiputado en 2014 y actualmente es diputado en las Cortes de Aragón. Es secretario general de Podemos en Aragón y secretario de organización de Podemos en España. ¿Qué ha aportado a la nación que le ha tratado tan bien? Odio y defraudación. En junio de este año, fue multado por la Inspección de Trabajo y Seguridad Social por contratación irregular -en negro, sin darle de alta- de su asistente personal. Su esposa, la venezolana María Alejandra Nelo Bazán, Maríale, puso en un diálogo interno de Podemos: “yo puedo pedir pasta a Venezuela, que tiene mucha”, Una adelantada y una corrupta mental.

Echenique no se recata en mostrar su odio a España y en mostrar su apoyo a los planes sediciosos: “La plurinacionalidad no es un discurso, es una realidad que se impone”.

Podemos, partido hispanoargentino y antiespañol

Podemos es, por méritos evidentes, el partido hispanoargentino, por donde han entrado en política los hispanoargentinos radicales que exhiben un alto grado de frustración personal y vetas muy virulentas de odio a España. Todos ellos tienen establecida una competición para ver cuál es más separatista y cuál resulta más nocivo para la unidad de España. Ninguno tiene el mínimo agradecimiento lógico en quien ha sido acogido. Podría decirse que son un fallo sistémico de la política migratoria y que hubiera sido mucho mejor que se quedaran en Argentina.

Otra cuestión es qué van a decir, cómo se van a presentar los de Podemos en, por ejemplo, San Fernando de Henares, Leganés, Murcia, Alicante o el propio Madrid. Hoy Podemos, en su empanada mental, es ya claramente un partido antiespañol.

Origen: Argentinos demoliendo España: Podemos, partido hispano-argentino – Rambla Libre

Guía útil de Venezuela y Podemos.-J.C.Rodriguez/Vozpópuli-

 

Los dirigentes de Podemos han puesto a Venezuela como ejemplo hasta el desplome económico. Cuando no han podido mantener un estricto régimen de silencio.

La venezolana es una economía socialista. Hugo Chávez primero, y Nicolás Maduro después, han acabado progresivamente con lo que había de economía libre desde 1999. Esta no es una historia sobre el (neo-archi-ultra) liberalismo, sino sobre el dominio socialista de la sociedad por el Estado.

El gobierno ha tomado el control de gran número y de grandes extensiones de terreno cultivable.

Según The Economist, “la renta por persona ha vuelto a la que era en los años 50’”

En 2005, Venezuela era todavía el país número uno en renta per cápita en Iberoamérica, en paridad del poder de compra. En 2016, según datos del FMI, le superan 13 países de la región. Según The Economist, “la renta por persona ha vuelto a la que era en los años 50’”.

Chavez llegó al poder con el barril a 18 dólares. Desde 2005 y hasta su muerte, rondó los 80 a 100 dólares, aunque con una gran sacudida en 2008-2009. Dedicó una parte importante del ingente flujo de divisas a distribuirlo entre los más pobres o los más aislados económicamente. Con este modelo de compra masiva de votos se aseguró la victoria elección tras elección.

A comienzos de los años 2000, el régimen chavista comenzó a tomar el control de Petróleos de Venezuela, despidió a sus directivos y al 40 por ciento de su plantilla, y lo sometió a una gestión socialista. En Chile, Allende hizo lo mismo con el mercurio y el país, primer productor del mineral del mundo, pasó a importarlo. Hoy Venezuela tiene que importar petróleo ligero porque ya no sabe cómo producirlo.

A comienzos de los años 2000, el régimen chavista comenzó a tomar el control de Petróleos de Venezuela, despidió a sus directivos y al 40 por ciento de su plantilla, y lo sometió a una gestión socialista

Desde julio de 2014, el petróleo se ha desplomado, y el barril pasa de los 100 al entorno de los 50 dólares. Es un precio por encima del que tuvo Chavez en sus cinco primeros años en el poder, pero ahora se empiezan a ver los efectos de década y media de socialismo.

Los ingresos del petróleo dejaron de ser suficientes para comprar votos. Y los pagos se empezaron a hacer con inflación; es decir, con papelitos de un valor cada vez menor. Según Steve H. Hanke, la inflación es del 789 por ciento. El socialismo ha liberado a los venezolanos de la tiranía del trabajo asalariado, y los ha puesto a hacer cola para llevarse los restos.

Como en tantas ocasiones, el régimen quiso bajar la inflación a martillazos, es decir, imponiendo precios máximos. Al no permitir que los productores vendan a unos precios que cubran sus costes, dejaron de producir, o de vender a Venezuela. Llegó el desabastecimiento generalizado.

Los venezolanos, con un dinero que pierde valor día a día, no pueden alimentarse porque escasea la comida. El 93 por ciento dice que no puede abastecerse de alimentos suficientes, y tres de cada cuatro venezolanos ha perdido peso en el último año. Nada, por cierto, sobre lo que la FAO tenga algo que decir.

Farmacias y hospitales se han quedado sin suministros de medicinas. El año pasado la mortalidad creció un 66 por ciento.

Las familias de los dirigentes viven una ostentosa opulencia sustentada sobre la explotación capitalista del narco

Desesperados ante la perspectiva de morir de hambre en su país, decenas de miles de venezolanos cruzan a pie las fronteras con los países vecinos por pura supervivencia.

Esta carencia no afecta a los miembros del régimen, que utilizan como moneda los dólares del imperio yanqui, y que por tanto pueden acceder a los bienes vedados al común de los ciudadanos.

Las familias de los dirigentes viven una ostentosa opulencia sustentada sobre la explotación capitalista del narco. Venezuela ha pasado de ser un petroestado a un narcoestado. Era más digno ser una república bananera.

El socialismo se basa en que unos pocos mandan y los demás obedecen, y eso se refleja en unas diferencias de renta mucho mayores que en una sociedad libre. La reducción del número de pobres se hace en Venezuela por el expeditivo método de la muerte por inanición.

El hambre y la miseria son los negros frutos del socialismo en la economía. En la política, el socialismo también se está cobrando sus víctimas; los muertos por represión superan ya el centenar.

El régimen ha quitado uno por uno todos los poderes de la Asamblea. Luego ha mandado a sus esbirros a atacar físicamente a sus miembros

En 2013, tras la muerte de Chavez, Maduro ganó por un escaso margen de votos en unas elecciones con graves irregularidades. En 2015, la oposición, una alianza que va desde los comunistas a la derecha, ganó por amplia mayoría las elecciones legislativas. El fracaso económico se ha traducido en fracaso político.

El régimen ha quitado uno por uno todos los poderes de la Asamblea. Luego ha mandado a sus esbirros a atacar físicamente a sus miembros. Y finalmente la ha substituido por una “Asamblea Constituyente” cuyos candidatos están todos elegidos por el propio gobierno chavista.

La oposición ha llamado a los venezolanos a participar en un referéndum sin ninguna base institucional. Votaron 7,3 millones de venezolanos. El chavismo convocó a los venezolanos a apoyar su Asamblea Constituyente y aunque no hay datos fiables, el número de votos fue muy inferior a esos 7 millones largos.

Hugo Chávez le entregó a estos gallardos españoles más de 7 millones de euros para “crear en España fuerzas políticas bolivarianas”

La comunidad internacional le ha dado la espalda al régimen de Maduro. Sus únicos apoyos, Rusia y China, pueden acabar de hundir al régimen si Venezuela no puede pagar sus deudas con ellos y se la cobran directamente de sus recursos petrolíferos.

Los creadores de Podemos han asesorado al régimen de Hugo Chavez directamente o por medio de una organización pantalla llamada CEPS casi desde el inicio del régimen.

Allí, Pablo Iglesias, Juan Carlos Monedero y otros hacían de voceros del régimen, y le asesoraban sobre cómo mantener el socialismo y ganar elección tras elección, por medio de un execrable juego maquiavélico.

Hugo Chávez le entregó a estos gallardos españoles más de 7 millones de euros para “crear en España fuerzas políticas bolivarianas”.

Los dirigentes de Podemos han puesto a Venezuela como ejemplo hasta el desplome económico. Cuando no han podido mantener un estricto régimen de silencio, se ha negado a condenar una sola de las actuaciones del chavismo, han negado la legitimidad a la oposición y han ejercido el anti-antichavismo con profusión.

Quien vea lo que pasa en Venezuela y lo que puede pasar en España es porque no quiere.

Origen: Guía útil de Venezuela y Podemos

El Congreso,contra el interés nacional. -Emilio Campmany/LD-

El Congreso de los Diputados ha aprobado que Pablo Iglesias compatibilice su sueldo de diputado con el de locutor de HispanTV, el medio que Irán emplea para influir en España, entre otros países. Se supone que los diputados están sometidos a un severísimo régimen de incompatibilidades con el fin de evitar que se corrompan. Se trata de que los diputados no puedan verse tentados de favorecer a sus clientes o empleadores en perjuicio del interés general. Pero cuando se supone que no hay ese peligro puede autorizarse la actividad remunerada. Sin embargo, el caso de Pablo Iglesias es excepcional, porque no es el interés general el que se podría ver perjudicado, sino el nacional. La cuestión no es si se puede o no ser diputado y locutor a la vez. La cuestión es quién paga esos emolumentos y para qué. HispanTV no es un medio cualquiera. Es una cadena iraní, financiada por el régimen de los ayatolás. Lo que le acaban de autorizar a Pablo Iglesias es la recepción de un salario de una teocracia, enemiga de Occidente, que reprime las libertades en su territorio y ampara el terrorismo. Dicho de otro modo, le permiten estar a sueldo de una potencia extranjera que pretende erradicar de la sociedad española los valores occidentales, entre otros medios, a través de HispanTV.

El PSOE ha votado en contra con el solo argumento de que se opone a toda compatibilidad. Pero PP y Ciudadanos han votado a favor, quizá para poder así aprobar la compatibilidad pedida por sus propios diputados. Pero ésa sigue sin ser la cuestión. Los demás diputados que han solicitado autorización para sus actividades remuneradas extraparlamentarias no pretenden que se les autorice a cobrar un estipendio de ninguna potencia extranjera que sin reparos podría calificarse de enemiga.

Que nadie en el Congreso de los Diputados, ni siquiera los socialistas, que son los únicos que han votado en contra, haya puesto de relieve esta circunstancia pone en evidencia la hipocresía de nuestros parlamentarios. Dicen combatir la corrupción y luego autorizan aquella sobre la que recaen las peores sospechas, las que permiten suponer que un diputado podría estar obligado a obedecer las consignas de una potencia enemiga desde el momento en que recibe dinero de ella. Evidentemente, aunque el Congreso no hubiera autorizado la compatibilidad, Irán podría encontrar el modo de pagar a Pablo Iglesias, pero al menos tendría que hacerlo ilegalmente y, si se llegara a descubrir, se pondría en evidencia la colusión. De este modo, en cambio, se legaliza lo que es a todas luces ilegítimo. Y se hace aplicando una norma encaminada a combatir la corrupción. El PP y Ciudadanos podrían en consecuencia ser acusados de obviar el interés nacional por electoralismo, en la medida en que Podemos resta votos al PSOE. Y los socialistas… Bueno, a los socialistas nunca les ha preocupado el interés nacional.

Origen: Libertad Digital

Sí,Montero es la”novia de”. -Daniel R.Herrera/LD- 

Compartir lecho con Pablo Iglesias parece una forma bastante segura de ascender en Podemos.

Ha causado gran escándalo entre el podemismo patrio la referencia de Rafael Hernando al noviazgo entre el secretario general y la portavoz parlamentaria de Podemos. “No voy a decir que Irene Montero estuvo mejor que usted, porque no sé qué provocaría a esa relación”, le dijo a Iglesias. La condena unánime: es machista. ¿Pero por qué? Si ni siquiera ha criticado a la portavoz; al contrario, ha venido a decir que estuvo mejor que su jefe y pareja, que la nombró el Día de San Valentín, sin disimular ni un poquitico.

Hernando no ha llegado siquiera a decir lo que piensa todo el mundo: que Montero está en ese cargo porque había ganado previamente la versión pablista de las primarias de New Hampshire. Porque, oye, que no es la primera: compartir lecho con Pablo Iglesias parece una forma bastante segura de ascender en el partido; y abandonarlo, de ser condenada a las tinieblas exteriores. Que será casualidad, no digo que no, pero si en lugar de un excelso líder de la izquierda más feminista fuese un empresario desalmado quien hiciera exactamente lo mismo –encontrar entre sus subordinadas a su pareja y ascenderla después, mientras a la ex le niega el pan y la sal– no sólo nos llevaríamos las manos a la cabeza, sino que los tribunales tendrían algo que decir al respecto.

Ana Oramas, por su parte, había explicitado antes lo que muchos pensamos de las actitudes públicas y privadas de Pablo Iglesias con las mujeres: que sólo soporta a las que le bailan el agua; y a las que no, les llama la atención por sus abrigos y las azotaría hasta que sangrasen. Que, en definitiva, sólo le gustan las mujeres “sumisas”, lo cual era una indirecta extremadamente directa contra su actual consorte. Pero como Ana Oramas es una mujer y de un partido del que, quieras que no, igual vamos a necesitar apoyo en algún momento, calladitos todos. Para Hernando, que no es precisamente mi modelo soñado de oratoria, pero cuyas palabras son de una gravedad infinitamente menor, todo son palos.

Pero, oye, que Hernando hace el trabajo por el que le contrataron, y que aguante lo suyo, que le entra en el sueldo. Sería de agradecer, eso sí, que hicieran lo mismo los iluminados de la extrema izquierda morada y no nos pusieran perdidos de lágrimas de cocodrilo a la mínima contrariedad. Porque todo esto que critico en la coleta suprema y su reina portavoz no es opinión mía. Es una versión dulce y moderada de lo que el propio Pablo Iglesias decía en 2014 de Ana Botella, entonces alcaldesa de Madrid y mujer de José María Aznar.

“Ana Botella representa todo lo contrario a lo que representan las mujeres valientes en la historia: es la que encarna ser esposa de, nombrada por, sin preparación”, y cuya única fuerza, por si no nos había quedado claro, provenía de “ser esposa de su marido y de los amigos de su marido”. Supongo que si Hernando se hubiera atrevido a insinuar siquiera una mínima parte de lo que Iglesias decía de Botella le habrían linchando ahí mismo, en la tribuna del Congreso, para qué esperar al show de Ferreras. Pero es lo de siempre. Los de izquierdas pueden decir de las mujeres de derechas que “besan a mediodía y muerden de noche” y no se oye ni un susurro de feminista; pero los de derechas no pueden ni siquiera decir lo obvio: que has nombrado portavoz a tu pareja en un acto de nepotismo parlamentario bastante lamentable. Y si Irene Montero no quiere que se lo recordemos cada dos minutos, que no hubiera aceptado el cargo, dadas sus circunstancias sentimentales. Pero decir esto es machista. Como lo es criticar a Colau por enchufar a su pareja en el ayuntamiento. Cara ganan, cruz perdemos.
Origen: Libertad Digital