Archivo de la categoría: Política

¿Qué hace Zapatero en Venezuela? -Emilio Campmany/LD-

Zapatero es el mayor responsable del conflicto catalán. No deja de ser notable que el Gobierno le haya elegido para mediar en el que padece Venezuela.

Zapatero es el mayor responsable del conflicto catalán por haber respaldado un estatuto inconstitucional. No deja de ser notable que el Gobierno de España le haya elegido precisamente a él para mediar en el que padece Venezuela. ¿No había nadie más? Es como poner a un tartaja de telefonista, porque es imposible escoger a alguien más torpe. Lo de Venezuela está de color de hormiga, pero cualquier posibilidad de arreglo que tuviera se ha hecho infinitamente más remota si tiene que depender de este personaje que aúna de forma inigualable idiocia y atrevimiento.

Su nombre vuelve a ser noticia ahora que encabeza el enésimo esfuerzo para lograr que oposición y Gobierno venezolanos lleguen a un acuerdo mediante una ronda de negociaciones en la República Dominicana. Presentan las crónicas a nuestro ex como un exquisito árbitro que tan sólo desea una solución pacífica. Sin embargo, algo ha debido de olerse la oposición cuando parte importante de ella se niega a intervenir en las sesiones organizadas por Zapatero hasta que se den determinadas condiciones, bastante razonables, por cierto, como es que sean liberados los presos políticos. En cambio, Nicolás Maduro siempre está dispuesto, y en esta ocasión no iba a ser menos, a acudir a donde Zapatero diga.

Son muchos los países que tienen intereses en Venezuela y que ansían que el conflicto se solucione de un modo u otro. Está China, que consume cantidades ingentes de petróleo procedente, entre otros países productores, de Venezuela. Están Estados Unidos y Rusia, que tienen importantes inversiones en el país. Está Cuba, que sobrevive gracias al petróleo que Maduro le regala a cambio de enviar a Venezuela agentes de inteligencia con los que someter y encarcelar a la oposición. Y está España. ¿Qué clase de intereses tenemos allí? Pues, aparte las inversiones y el petróleo que les podamos comprar, hay que recordar que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero vendió al régimen chavista unas fragatas provistas de software estadounidense cuando teníamos prohibido transmitir esa tecnología sin permiso de los americanos. Qué casualidad que sea ese mismo Zapatero quien ahora está tratando de buscar una salida al Gobierno que le compró las dichosas fragatas, quién sabe bajo qué condiciones.

Se rumorea que a Maduro le están arreglando un exilio dorado en Cuba, pero que Raúl Castro sólo cederá cuando se le garantice que Venezuela le seguirá regalando petróleo con el que suministrar energía a su desgraciada isla y que el Vaticano respalda la operación. Pero, aunque fuera así, ¿qué pasa con Diosdado Cabello? ¿Y con Tarek el Aissami? No obstante, desde el punto de vista español, la pregunta es: ¿qué narices hace allí Zapatero? Y da toda la impresión de que lo que trata el solemne es de evitar que haya un verdadero cambio de régimen o, si no hay más remedio de que lo haya, impedir que afloren las relaciones que su Gobierno y vaya usted a saber quién más tuvieron o tienen todavía con el régimen chavista. Y el Gobierno actual lo respalda.

Origen: Libertad Digital

Anuncios

¿Democrática la #UE ? Hilo twittero de Antonio Camuñas. –

Los inútiles al mando / por Rafael Comino Delgado

Ineptocracia..: “Un sistema de gobierno en el que los menos preparados para gobernar son elegidos por los s menos preparados para producir, y los menos preparados para procurarse su sustento son regalados con bienes y servicios pagados con los impuestos confiscatorios sobre el trabajo y riqueza de unos productores en número descendente, y todo ello promovido por una izquierda populista y demagoga que predica teorías, que sabe que han fracasado allí donde se han aplicado, a unas personas que sabe que son idiotas”
 
Los inútiles al mando
 
Rafael Comino Delgado
Catedrático de la Universidad de Cádiz
En España, y en otros países, vivimos unos tiempos, ya vividos antes por otras generaciones, en que los más inútiles están ocupando puestos de gran responsabilidad política. Es decir, los peores, los menos capaces nos gobiernan o quieren gobernarnos.
Es la realidad, de la cual los ciudadanos, los votantes somos responsables, porque están donde están gracias a que nosotros les hemos votado, incluso a sabiendas de su incapacidad, de su ineptitud.
Centrándonos en España, hay muchos ayuntamientos e incluso comunidades autónomas, en las que la Democracia ha desaparecido para dar paso a la Oclocracia (gobierno de la muchedumbre, en el sentido del populacho), hecho que ya predijo Aristóteles al advertir que la excesiva Democracia podía degenerar en Oclocracia, Tiranía (gobierno de un autócrata, como en Venezuela) u Oligarquía.
Esta Oclocracia que padecemos, en algunos lugares, también podemos llamarla Ineptocracia, palabra inventada por Jean d´Ormesson -un ilustre escritor francés nacido en Paris el año 1925- y que consiste en, cito literalmente, “Un sistema de gobierno en el que los menos preparados para gobernar son elegidos por los s menos preparados para producir, y los menos preparados para procurarse su sustento son regalados con bienes y servicios pagados con los impuestos confiscatorios sobre el trabajo y riqueza de unos productores en número descendente, y todo ello promovido por una izquierda populista y demagoga que predica teorías, que sabe que han fracasado allí donde se han aplicado, a unas personas que sabe que son idiotas”. El buen escritor norteamericano (1880-1956) Henry L. Mencken, también conocido como “El sabio del Baltimore”, decía que “un demagogo es aquel que predica doctrinas que sabe que son falsas a personas que sabe que son idiotas”.
Como podemos apreciar hay gran similitud entre los pensamientos de Aristóteles, Mencken y D´Omersson, y a nuestro entender los tres aciertan justo en el centro de la diana, prueba de ello es lo que está pasando en nuestro país, y que podemos ver incluso aunque se quiera mirar para otro lado. Parece que los tres estuviesen viviendo en la España actual. Tómense como ejemplos ciudades como Madrid, Barcelona, Cádiz, comunidad autónoma de Navarra, y comprobaran que la Ineptocracia campa por sus respetos.
Y lo malo no es lo que está pasando, pues tengo la impresión de que lo peor está por llegar, y a no mucho tardar, ya que una gran jauría de analfabetos funcionales, ineptos, inútiles, incapaces, bigardos, está acechando para coger un buen pesebre.
En la Historia, el social-comunismo que predican los ineptos, siempre ha fracasado rotundamente, sin discusión, siempre ha traído más pobreza, más miseria, más hambre y más muerte.
Pero sin mirar para atrás , ahora, en nuestros días, tenemos múltiples ejemplos que lo demuestran (Cuba, Venezuela, Corea del Norte). Nadie podrá decir, cuando se encuentre inmerso en la miseria que traerán los inútiles, que no se le avisó, pues, hasta el Papa Francisco, nada sospechosos de ser anti-izquierdas, dijo, no hace mucho tiempo:
“La izquierda empobrece a la gente para que luego voten por quienes verdaderamente les hundieron en la pobreza, que es la izquierda” 
Los nacional-comunistas quieren nacionalizar el universo para controlar todas las actividades humanas. Destruyen el incentivo del hombre, para hacerse cargo hasta de su familia, lo que es un crimen contra la naturaleza y contra Dios. Estas ideologías crean más pobres que todo el mundo”.
Yo añado que esa izquierda radical es incapaz de crear excelencia, belleza, dignidad; toda su labor consiste en destruir, primero a la persona como tal y luego lo bueno que pueda haber, ya que su lema ha sido y es, “cuanto peor mejor”; así habrá más gente que se crea sus mentiras. Por eso, ahora que España prácticamente ha salido de la crisis y crece económicamente están nerviosos, y se dedican a atacar una fuente de ingresos como es el turismo.
Por tanto, con los inútiles, los ineptos, los que jamás han hecho nada verdaderamente positivo para la humanidad mandando, nuestro futuro, el futuro del mundo solo puede ser catastrófico.

Origen: Del toro al infinito: Los inútiles al mando / por Rafael Comino Delgado

El comunismo en 2017. -Cristian Campos/El Español-

Les voy a explicar cómo funciona esto del comunismo en 2017.

Lo primero que hay que conocer es su hábitat. Es Twitter. Fuera de Twitter, es decir en la vida real, el comunismo es residual. Porque en la vida real, comunista, lo que se dice comunista-comunista, es decir burgués de los que han vivido toda su vida de rentas, sin trabajar, con criada y especulando sobre el obrerismo como quien observa a los ornitorrincos en el zoo y toma apuntes en su Moleskine de piel (es decir como Karl Marx), apenas algún pijo del barrio de Salamanca. Quizá Borja Thyssen y los chicos de la CUP den el perfil.

Lo que sí hay tanto dentro como fuera de Twitter es mucho izquierdismo, que es la enfermedad infantil del comunismo. Esto lo decía Lenin, que como argumento de autoridad es inapelable. En España, izquierdistas hay un 20% aproximadamente. Que Podemos sea el primer partido en intención de voto entre las clases alta y media-alta confirma lo que digo. Esto tampoco me lo invento: lo dicen las encuestas. El voto de izquierdas es un lujo que sólo pueden permitirse los ricos, como saben todos los camareros de España que jamás votarán a Podemos.

Una vez localizado el hábitat del comunismo, sólo hay que poner el cebo en Twitter para saber en qué consiste. El cebo puede ser cualquier cosa. Por ejemplo, una excentricidad facha como: “Hombre, cargarse la primera industria nacional igual no es bueno para el mercado laboral”. Ese tipo de locuras neoliberales, ya saben. Al minuto aparecen las hordas. Por los avatares y la gramática, estudiantes de primer o segundo curso de políticas. O de puericultura. Alguno, sólo alguno, de economía.

Lo primero que te dicen es que tú no tienes ni puta idea de comunismo. Suelen llevar muy a gala lo de “¡A quién has leído tú, eh, venga, dame nombres!”. Ellos han leído tres artículos académicos en primero de carrera, pero aun así quieren chocar los cuernos contigo, medirse las lecturas y tal. Tú les respondes lo que respondes siempre: “Hombre, si lo tuyo es el marxismo, igual Piketty te sirve para situarte en el siglo XXI”. Lo pones fácil. El libro de Piketty se llama El capital en el siglo XXI. EL CAPITAL. Es un bestseller, así que es fácil de encontrar en las librerías. También es ameno y está bien escrito, se lee rápido.

Lo de Piketty no deja de ser irónico porque el francés suele decir en las entrevistas que él no ha leído a Marx. “No le he leído mucho”, dice. Por supuesto, es una boutade. La ironía es obvia hasta para Twitter. Su libro (lo vuelvo a recordar) se llama El capital en el siglo XXI. Y ahí empiezan a repasar los apuntes. “Se va a enterar este tío”. Pasan furiosamente las páginas, no entienden su propia letra. “¡Copón! ¡Puto capitalismo!”, farfullan. En la segunda fase del comunismo, todos los estudiantes de primer curso de políticas tendrán buena letra y entenderán sus propios apuntes.

Y entonces te citan sus lecturas. “Quizá no sepas que Fulanito, Menganito y Zutanito sostienen que…”. Fulanito, Menganito y Zutanito son oscuros teóricos marxistas a los que no conocen ni en su casa a la hora de comer. Siendo generoso, son irrelevantes. Siendo realista, se trata de unos chalados con balcones a la calle. Y tú dices: “A ver, no me suenan, voy a investigar”. Porque eres un tío abierto y, joder, igual ves la luz, sufres una epifanía te arrancas con La Internacional y retrocedes hasta tus dieciocho años. A los dieciocho todos somos comunistas, pero a la primera cuota de autónomos que nos atizan en la cuenta bancaria se nos aparecen Hayek, Friedman y Ludwig von Mises brillando como bombillas de las antiguas, de las que iluminaban de verdad y no como esas cerillitas de luz esmirriada que venden ahora.

Pero el caso es que investigas a esos teóricos marxistas. Y te encuentras con el reparto de La matanza de Texas en pleno. También con una sintaxis que hay que desbrozar con machete: he leído declaraciones de la renta más amenas que los artículos de esos tipos. Y entonces descubres que uno de esos teóricos marxistas ni siquiera es licenciado en economía. Otro es el fundador de una sectita marxista-leninista agro. Algo así como el Verdadero Partido Trotskista Popular del Trotskismo Popular Verdadero de las Islas Aleutianas. Investigas. Cinco afiliados. Otro tiene un blog. Pero no es que tenga un blog y haya publicado catorce libros o sea un referente entre vete tú a saber quién. Es que sólo tiene un blog. Luego, tus comunistas de Twitter escogen alguna cita al azar de Marx o de Engels o de Adorno o de Habermas y te la lanzan a la cabeza como quien te lanza un pollo desplumado. “Ahí lo llevas, pa’que aprendas”. Mientras te quitas el pollo de la cabeza, lees la cita y te sorprendes de que unos dogmas de fe tan mal redactados hayan logrado convencer a tanta gente, hundido en la miseria tantos países y exterminado a tantas decenas de millones de víctimas inocentes.

Y entonces llegan los palmeros. “Uao, nivelón, menudo zasca, fuá todo lo que sabes, lo has dejado seco”. La habitual retórica de macrofarra universitaria, pero con pretensiones de club de debate británico. En realidad, es pura cháchara. Como dice Rafa Latorre, “una jerga puramente comercial”. “Comercial” es la palabra clave. Ni siquiera te están vendiendo (a ti) comunismo. Están comprando (para ellos) autoestima intelectual y legitimidad política. Pero adquirir autoestima intelectual y legitimidad política a través del comunismo es como salir de un cáncer con homeopatía.

Explica el filósofo británico Roger Scruton que Mayo del 68, que él vivió desde su apartamento en el Barrio Latino de París, fue el momento en el que descubrió que era conservador: “Lo que vi en la calle fue a un grupo revoltoso de hooligans autocomplacientes de clase media. Cuando pregunte qué querían, todo lo que obtuve fue un ridículo galimatías marxista. Y entonces pensé que debía de existir la manera de defender la civilización occidental de este tipo de cosas. Y me convertí en conservador. Supe que quería conservar las cosas en vez de destrozarlas“.

Ay, Roger. Si tú supieras.

Origen: El comunismo en 2017

Hermann Tertsch: “En Prisa se trabaja para Soraya Sáenz de Santamaría”

 

Hermann Tertsch habla en esta entrevista sobre la condena que ha recibido por referirse al abuelo de Pablo Iglesias como “miliciano criminal”, sobre el proceso soberanista, sobre el duopolio de la televisión en España y sobre el daño que -considera- ha hecho a la sociedad el marxismo cultural. Como es habitual, no se muerde la lengua.

Hermann Tertsch (Madrid, 1958) ha sido recientemente condenado a indemnizar con 12.000 euros al padre de Pablo Iglesias por escribir un artículo en el que calificaba al abuelo del líder de Podemos de “miliciano criminal” y le acusaba de haber participado en ‘sacas’ durante la Guerra Civil. El periodista de ABC recurrirá la sentencia porque asegura que en su texto no incurría en ninguna mentira y porque considera que “la izquierda no tiene derecho a imponer su visión sobre el pasado” y a ocultar los episodios que no benefician a sus dirigentes.

Origen: Hermann Tertsch: “En Prisa se trabaja para Soraya Sáenz de Santamaría”

Venezuela será la tumba de Podemos. -Santiago Navajas/LD- 

El golpe de Maduro pone de manifiesto los mecanismos autoritarios que subyacen al populismo defendido por el partido de Pablo Iglesias.

Venezuela está en medio de una tormenta perfecta. Y no, no tiene que ver con el cambio climático sino con la combinación de la trampa de los recursos naturales y la estafa del socialismo del siglo XXI. Que es como decir el fraude económico unido a la miseria política. Si un país es rico en petróleo pero es pobre en instituciones democráticas, entonces está abocado a que la clase dominante caiga en una corrupción galopante. Puede ser que este robo institucional se produzca en nombre de un sistema retrógrado, por ejemplo las teocracias islamistas de Irán o Arabia Saudí, o de una ideología reactiva, el socialismo populista de Venezuela. Pero da igual que sean fachas o rojos. Cuando una élite se apropia de la riqueza nacional, impide el desarrollo económico y tecnológico autónomo e impone una dictadura supuestamente legitimada en Alá o en Simón Bolívar, tu país, que diría Vargas Llosa, se jode. Vale la pena recordar el inicio de Conversación en La Catedral del Premio Nobel hispano-peruano en estos tiempos de zozobra venezolana

Desde la puerta de La Crónica Santiago mira la avenida Tacna, sin amor: automóviles, edificios desiguales y descoloridos, esqueletos de avisos luminosos flotando en la neblina, el mediodía gris. ¿En qué momento se había jodido el Perú? Los canillitas merodean entre los vehículos detenidos por el semáforo de Wilson voceando los diarios de la tarde y él echa a andar, despacio, hacia la Colmena. Las manos en los bolsillos, cabizbajo, va escoltado por transeúntes que avanzan, también, hacia la Plaza San Martín. Él era como el Perú, Zavalita, se había jodido en algún momento. Piensa: ¿en cuál? Frente al Hotel Crillón un perro viene a lamerle los pies: no vayas a estar rabioso, fuera de aquí. El Perú jodido, piensa, Carlitos jodido, todos jodidos. Piensa: no hay solución. Ve una larga cola en el paradero de los colectivos a Miraflores, cruza la Plaza y ahí está Norwin, hola hermano, en una mesa del Bar Zela, siéntate Zavalita, manoseando un chilcano y haciéndose lustrar los zapatos, le invitaba un trago. No parece borracho todavía y Santiago se sienta, indica al lustrabotas que también le lustre los zapatos a él. Listo jefe, ahoritita jefe, se los dejaría como espejos, jefe.

Pero Venezuela no estaba destinada a ser el Estado fallido en el que finalmente se ha convertido, devastado por una guerra civil en estado larvario. Del mismo modo que el Brasil del Partido de los Trabajadores de Lula da Silva o la Argentina peronista de los Kirchner, la Venezuela socialista de Chávez-Maduro se ha constituido en un Estado-buitre, basado en la corrupción institucional de unos dirigentes que usan la violencia como herramienta política, la corrupción como forma de conseguir adhesiones y la demonización del adversario para destruir cualquier oposición.

Volvamos a la trampa de los recursos naturales. Dado que el petróleo coloca todo el poder económico en manos de un Gobierno todopoderoso –que actúa sin la capacidad de poner límites de un mercado eficiente, competitivo e inclusivo–, la tendencia hacia la dictadura es casi irresistible. Y quien tiene todo el poder económico aspira a tener todo el poder político. De ahí la pretensión de Nicolás Maduro de dotarse de una Asamblea Constitutiva a su imagen y semejanza (una imagen patética y una semejanza ridícula).

Cien años después de la toma del poder por Lenin dando un golpe de Estado contra la democracia rusa, Nicolás Maduro trata de imitar a los bolcheviques, a los que podría parafrasear con el lema “Todo el poder para los chavistas”. Del mismo modo que los sóviets eran consejos de trabajadores controlados por la facción leninista, el triunfo de “los chavistas” significaría consagrar un régimen de partido único en Venezuela. Porque, al igual que Lenin sabía que jamás ganaría unas elecciones libres, de ahí su toma del poder mediante la violencia, Maduro comprende que en unas elecciones liberales sería barrido por las urnas. Y una vez que no controlase el Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial, su destino sería el de Lula da Silva, hasta hace poco otro referente del socialismo tercermundista: la condena por corrupción.

Pero Leopoldo López, el líder opositor contra Maduro, no es Kerenski, el débil líder de la incipiente democracia rusa que no tuvo el valor y la fuerza para oponerse al primigenio dictador comunista. Ni la situación internacional implica dejar abandonado a su suerte al pueblo venezolano. Cabe esperar que la firmeza que demostró Obama contra los tiranozuelos bolivarianos se multiplique con Trump, alguien que ya ha demostrado con su apoyo a Taiwán y a Miami que no teme la presión externa de los dictadores de extrema izquierda ni la interna de la doctrina del apaciguamiento.

Se conoce como el efecto Streisand el intento de censura que resulta contraproducente porque finalmente la información que se pretendía ocultar acaba recibiendo mayor publicidad de la que habría tenido si no se hubiese tratado de acallar. Un ejemplo reciente de dicho efecto ha sido la condena a Hermann Tertsch por el artículo que escribió sobre el abuelo de Pablo Iglesias, que finalmente ha conseguido que sea mucho más leído de lo que habría sido en caso de no irrumpir el juez. Nunca una victoria en sede judicial fue más pírrica. El poder de las redes sociales también se manifiesta en que el autogolpe de Estado que está tratando de dar Nicolás Maduro puede terminar siendo la tumba de Podemos, porque pone de manifiesto los mecanismos autoritarios que subyacen al populismo defendido por el partido de Pablo Iglesias, cuyo “compromiso democrático” apoya a sistemas que se autocalifican de “repúblicas populares” al estilo de la misma Venezuela, Armenia, Bielorrusia, Bolivia, Cuba, Nicaragua, Corea del Norte, Rusia, Sudán, Siria o Zimbabue.

El golpe de Estado de Lenin corrió como la pólvora entre la élite intelectual y cobró rápidamente forma de mito y dogma, lo que permitió que durante decenas de años los intelectuales ocultasen y favorecieran los crímenes en nombre del comunismo. Pero, cien años después, el poder de los medios está mucho más repartido y es imposible la creación de un intelectual orgánico como pretendía Antonio Gramsci para manipular a las masas. Tenemos un caso paradigmático en el hecho de que la mayor parte de los jóvenes españoles consideran a Amancio Ortega un referente para su futuro profesional, a pesar de las campañas que en su contra han organizado desde la extrema izquierda mediática. Por todo ello, cabe ser ciertamente optimista, aunque de manera moderada, tanto sobre el futuro democrático de Venezuela como sobre las aspiraciones electorales de Podemos. Cuanto mayor el primero, peores las segundas. Pronto, Maduro seguirá los pasos de sus admirados Lenin y Chávez: le espera el embalsamiento político (metafórico) y el juicio severo de la Historia (literal).

Origen: Libertad Digital