Archivo de la categoría: Sin categoría

Contra las elecciones. -Jesús laínz/LD-

Francamente, me importa un bledo quién gane o deje de ganar las elecciones autonómicas catalanas del mes que viene. Porque, aunque su celebración se presente como una victoria del régimen democrático español sobre el golpismo separatista, en realidad se trata de un grave atentado contra la democracia.

Porque si en algo consiste la democracia es en la igualdad de oportunidades para todas las opciones políticas que se presentan a unas elecciones. Igualdad de oportunidades que ha de reflejarse en la plena libertad de expresión, en el libre acceso a los medios de comunicación y en la ausencia de violencia. Y no sólo en lo que se refiere al cortísimo plazo de la duración de la campaña electoral, puesto que también hay que exigir esa misma libertad y esa misma igualdad de derechos para todas las opciones políticas en todos los ámbitos de la sociedad durante las semanas, meses, años y lustros previos a cualquier votación.

Pero esto no se ha dado ni se da ni se dará. Y para demostrarlo ahí está el gobierno español renunciando a intervenir la educación totalitaria y los medios de comunicación totalitarios que han envenenado a dos generaciones de catalanes. Su primera obligación era, naturalmente, impedir el golpe de Estado perpetrado por Puigdemont y los demás. Pero la segunda era garantizar la neutralidad de la escuela y los medios de comunicación. Aceptemos que lo de la escuela es asunto complejo y de efectos a largo plazo, pero lo de los medios de comunicación es urgente e inexcusable con una campaña electoral a la vuelta de la esquina. Es un escándalo que la televisión y la radio públicas, pagadas por todos los españoles, sigan en manos de quienes las utilizan, con mentalidad y modos ortodoxamente totalitarios, para destruir el Estado que les paga sus sueldos.

Pero ya que en los últimos meses hemos presenciado una patológica presencia de lo jurídico en el debate político, centrémonos un momento en ello. Pues las votaciones no son otra cosa que la renovación periódica del contrato social que permite la convivencia y organización de las modernas sociedades civilizadas.

Pues, tras todos los intentos disparatados de justificar la secesión en lenguas, invasiones, colonizaciones y autodeterminaciones, al final todo queda reducido a una cuestión de voluntad. Los catalanes tenemos derecho a la independencia porque queremos la independencia. Y punto. Igual que un divorcio es la ruptura del vínculo matrimonial, la independencia es la ruptura del vínculo nacional. ¡Como si una pareja fuera equiparable a una nación!

He aquí la roussoniana clave. Si no hay contrato social no hay nación. Parece impecable. Pero si la voluntad hace el contrato, una voluntad viciada lo anula. Y los tres modos de viciar la voluntad del contratante son la violencia, la intimidación y el dolo. No hay mejor modo de explicar lo que ha sucedido en la sociedad catalana en las últimas cuatro décadas. La violencia del terrorismo nacionalista vasco, y en mucha menor medida del catalán, ha acallado con tremenda eficacia muchas voces que, de haber habido completa libertad, habrían podido dar una respuesta al adoctrinamiento de masas que ha desembocado en el predominio, tanto en el País Vasco como en Cataluña, de las opciones políticas que, por ser hermanas ideológicas de los asesinos, han tenido el campo libre para su actividad. Así lo recordó Josu Zabarte, más conocido como Carnicero de Mondragón, al declarar, una vez salido de la cárcel, que Jordi Pujol se había beneficiado enormemente del terrorismo etarra.

Pero la monopolización de los foros políticos y sociales no ha sido solamente consecuencia del asesinato de un millar de personas, sino también, y sobre todo, de la intimidación de muchísimos más que han preferido callar, ceder, resignarse o marcharse de su tierra para evitar mil problemas, incluida la muerte. Sin la violencia etarra el Título VIII de la Constitución y los estatutos de autonomía surgidos de ella habrían sido otros, como explicó a menudo Gabriel Cisneros, protagonista privilegiado de los hechos por haber sido uno de los siete padres de la Constitución.

Y sin la continua intimidación y la creciente violencia sufridas también en Cataluña por quienes han osado oponerse a la dictadura nacionalista, no se habría implantado el pensamiento único en una sociedad hoy uniformizada hasta extremos propios de otras épocas. Finalmente, sin la actitud escandalosamente dolosa de unos gobiernos nacionalistas que han utilizado sus competencias educativas y los medios de comunicación públicos para sembrar incontables mentiras con el fin de envenenar a los catalanes, tantos cientos de miles de ellos no desearían la secesión.

Bajo la violencia, la intimidación y el engaño no hay forma de contrastar pareceres con libertad, de reflexionar con mesura y de tomar decisiones sensatas. Admitir que en estas circunstancias, inalteradas por la permanente parálisis de los inquilinos de La Moncloa, se pueda dar por bueno el resultado de unas elecciones significa bendecir el régimen totalitario separatista que el artículo 155 ha dejado ileso.

Mientras no se desmonte dicho régimen totalitario para garantizar la libertad y la igualdad de derechos de todos los ciudadanos y todas las opciones políticas, cualquier votación en Cataluña es una farsa, una tomadura de pelo, un insulto a los oprimidos, un atentado contra la esencia misma de la democracia. Igual que lo fueron todas las elecciones vascas mientras ETA seguía asesinando a cientos de los opositores al eje PNV-HB.

Ésta es la gravísima tara de la democracia española. Y a la vista están sus nefastas consecuencias.

 

Anuncios

Europa toma los primeros pasos para legalizar las violaciones cometidas por musulmanes

Cazadebunkers.com

Francia, Suecia, Alemania y otros países europeos han tomado los primeros pasos para legalizar las violaciones cometidas por musulmanes porque “no comprenden la cultura europea”.

Varios violadores de origen musulmán han evitado recientemente penas severas de cárcel, esto sugiere la existencia de un precedente judicial despenalizando las violaciones cometidas por inmigrantes porque “no entienden culturalmente” las leyes europeas sobre violación, o siquiera un “no”.

En pocas palabras, las violaciones cometidas por inmigrantes son minimizadas a “malentendidos culturales”, y por tanto las víctimas nunca reciben justicia; esto supone una legalización de facto de la violación.

Recientemente, un juez alemán absolvió a un traficante de drogas turco, sabiendo que había violado indudablemente por la fuerza a una mujer durante cuatro horas, hasta el punto de dejarla inconsciente. La razón por la que decidió no aplicar la condena es que el autor supuestamente no entendía culturalmente qué era la violación. Como se ha descrito…

Ver la entrada original 329 palabras más

Planes Bilderberg

¿Apoyará Rivera?

Nos cuenta El Confidencial Digital que Albert Rivera fue presentado en la última reunión del Bilderberg como “la joven promesa española”. Los introductores Juan Luis Cebrián y Ana Botín.

Explica El Confidencial Digital que en esa reunión se insistió en la necesidad de profundizar en la cesión de soberanía nacional a la UE y en la constitución de un ejército europeo. Esta noticia es interesante porque nos da pistar sobre las nuevas fases en las que el Nuevo Orden Mundial quiere avanzar para la construcción de eso, un nuevo orden a nivel mundial donde sólo haya un centro de poder. Un poder que no respetará el siempre necesario principio de subsidiariedad y que será una importante amenaza para las libertades personales y familiares. Un único centro de poder que no permitirá disidentes, o que como mucho permitirá que vivan desterrados.

Parece que en esta construcción, en que la…

Ver la entrada original 349 palabras más

La tiranía LGTB

CERO EN PROGRESISMO

Ignacio Arsuaga, presidente de Hazte Oír, fue entrevistado hace un par de semanas en Antena 3. El tema fue, naturalmente, el autobús naranja que ha recorrido España y otros países, recibiendo todo tipo de ataques violentos, para denunciar la imposición de la ideología de género en las escuelas y defender la libertad de los padres de educar a sus hijos según sus convicciones.

Como era previsible, la periodista Susanna Griso sometió al activista a un interrogatorio con la finalidad de que su entrevistado tuviera que defenderse de la acusación de estar favoreciendo, indirectamente, el acoso escolar a niños con problemas de identidad sexual. Aunque dio la sensación de que, más que incriminar a Arsuaga, la periodista quería dejar clara su propia postura políticamente correcta.

La defensa de Arsuaga fue, en mi opinión, muy razonable, pero el problema es que, debido al formato breve de la entrevista, no pudo apenas ser…

Ver la entrada original 921 palabras más

Arrimadas y Albiol, desaparecidos. -Pablo Planas/LD-

Mucho facha suelto, parece: eso es lo que debieron de pensar la jefa de la oposición en Cataluña y el cabecilla del PPC.

Sociedad Civil Catalana (SCC) es a la Assemblea Nacional Catalana (ANC) lo que el Mirandés al Barça. Está SCC a años luz en presupuestos, medios y sustentos de la ANC, cuyo único parangón en términos volumétricos y de guarismos sería la FET y de las JONS en la posguerra. Son tantísimos los socios que dicen que tiene la entidad, que el Barça será más un club, pero no deja de ser una cosa despreciable al lado de la imponente ANC, cuya tradicional quedada del Onze de Setembre amenaza cada año con desviar el eje del planeta, de tantos millones de cívicos, pacíficos y festivos ciudadanos que congrega. Una cosa de no creer, como la Feria de Abril de Barcelona o las carreras de autos en Montmeló.

Frente a semejante mastodonte, cuya presencia mediática es abrumadora, SCC viene a ser un pequeño y clandestino hatajo de hormigas disidentes y disolventes, desertoras de la marabunta, que es la ANC, y en trance de ser aplastadas por la suela del zapato de Junqueras. Las diferencias entre SCC y la ANC son abismales, pero a veces ocurre que a Goliat se le va la pinza y se come una pedrada en toda la closca.

Este pasado domingo, sin ir más lejos, los formícidos contrarios a la república catalana salieron del hormiguero a pasear la oriflama roja y gualda. Por primera vez en la historia, la Guardia Urbana de Barcelona tachó cientos para poner miles de manifestantes en número de seis y mil quinientos.

Ese es el dato oficial, la cifra más alta de raros refractarios al proceso concentrados en una misma rave matinal por el centro de Barcelona, que no es territorio comanche sino de los siguientes, los apaches chiricahuas. Poca broma. Si la Guardia Urbana (los “pitufos” en la jerga de Colau y colegas) dice que seis mil quinientos, por lo menos había diez mil “fascistas”, según la definición del portavoz adjunto de ERC en el Congreso y páginas centrales de Vanity Fair Gabriel Rufián.

Mucho facha suelto parece, y eso es lo que debieron de pensar la jefa de la oposición en Cataluña, Inés Arrimadas, presidenta del grupo parlamentario autonómico de Ciudadanos, y el coordinador general del PP catalán, jefe de la bancada regional y presidente territorial in pectore del partido, Xavier García Albiol. Mientras miles de personas enarbolaban banderas de España en la plaza de Sant Jaume, que es como soltarse el pelo en la Plaza Jomeini de Teherán, ambos dos estaban en ineludibles compromisos a fin y efecto de demostrar que no tienen nada que ver con SCC, qué ordinariez; a diferencia de Cocomocho, Cocoliso, Junqueras, el Astuto, Garganté y TV3 respecto a la ANC.

Arrimadas estuvo por la mañana en Cádiz, de portavoz naranja, y por la tarde en Barna, nada menos que en el Gran Teatro del Liceo, donde se representaba una escogida selección de canciones de carnaval de las chirigotas de la misma Cádiz, que hay que ver lo pequeño que es el mundo y hasta dónde han llegado los cuchufleteros y el templo de la ópera. Albiol, por su parte, en el apasionante derbi de la canasta entre el Joventut de Badalona y el Barcelona de la Ciudad Condal. En el pabellón coincidió con Pablo Iglesias y Artur Mas, que dan su apoyo al equipo verdinegro en trance de desaparecer. Igual que España en Cataluña. Albiol se disculpó y dijo que cualquier forofo sabe de qué estamos hablando. Arrimadas no dijo nada.

Ver artículo original: