Archivo de la etiqueta: ABC

El lento adiós de Angela Merkel. -Hermann Tertsch/ABC-

AdiosMerkel

Ver twitt original:

Anuncios

Un desembarco argelino. -Hermann Tertsch/ABC-

Lo que más asusta es la calma con la que algunos se lo toman. Televisiones, radios y medios escritos informaban ayer como de un vulgar suceso de lo que es, por desgracia, mucho más que eso. En 24 horas habían llegado ayer a la costa murciana al menos 44 pateras con cerca de quinientos inmigrantes ilegales, en su inmensa mayoría jóvenes varones árabes. Con un dato muy especial a tener en cuenta: procedían de Argelia. Que es sin duda el punto de origen más temido por quienes observan la situación de la seguridad en el Mediterráneo y las fronteras europeas a medio plazo. Argelia ha cuadruplicado su población en medio siglo y es con más de 40 millones de habitantes ya el país más poblado y más joven del Magreb.

El comienzo de una presión migratoria ilegal argelina tolerada o no reprimida por sus autoridades es una de las pesadillas más consistentes para los responsables de la seguridad del flanco meridional europeo. La costa mediterránea española podría convertirse rápidamente pronto en un escenario dantesco, como los que se han ofrecido en ciudades portuarias italianas en el pasado año. De repente, el viernes las pantallas de vigilancia de la costa en Cartagena comenzaron a detectar movimientos en lo que pronto parecía toda una invasión, obviamente organizada y sincronizada, de pequeñas embarcaciones. Buques de Salvamento Marítimo salieron a interceptarlas y todos los inmigrantes ilegales fueron traídos a suelo español. El único que realmente parecía ayer ser consciente del gravísimo momento era el delegado del Gobierno en Murcia, Francisco Bernabé. Calificaba sin ambages esta oleada de pateras como «un ataque coordinado contra nuestras fronteras y, por tanto, contra las fronteras de la UE». E intentaba subrayar la necesidad de que estos inmigrantes fueran expulsados. No lo decía tan claramente, porque no sería delegado de este gobierno si lo hiciera. Decía que había que controlar antes, lo que se sobreentiende, si hay algún caso que pudiera ser aceptado como refugiado político. Lo más seguro es que no lo haya. Lo casi seguro es que al final todos se queden deambulando por España o prosigan hacia el norte de Europa.

Los traficantes parecen haber cambiado su ruta después de los Balcanes e Italia a España. Pronto podríamos estar con decenas de barcos de ONG e instituciones oficiales creando un flujo constante de inmigrantes ilegales desde Argelia a España, como se ha hecho en la costa libia con Italia. Las consecuencias para la seguridad de España y toda Europa son incalculables, pero en todo caso aterradoras. Nadie se atreverá en España a proponer como han hecho políticos en otros países europeos que el salvamento debe consistir en rescatar a los náufragos y devolverlos a la costa de origen. Pedir un discurso y una política sólidos en defensa de la inmigración legal y por tanto de guerra a la ilegal es algo que exige sentido común, valentía política y ganas de decir la verdad.

Ver artículo original:

 

Acatar el 155. -Antonio Burgos/El Recuadro-ABC-

Lo de Carmen Forcadell con su promesa de “ni un paso atrás” me ha recordado lo que contaba el novelista Manuel Barrios sobre el agregado cultural de la embajada de un país musulmán al que entrevistaban en RNE en Sevilla. Llegó ya puestecito y durante el programa se puso más ciego todavía de coñac. Tanto, que Barrios se atrevió a preguntarle:

— Perdone, señor agregado, ¿pero el Corán no les prohibe a ustedes el alcohol?

Y el tajarina de nuestra “tradicional amistad con los países árabes” contestó sin inmutarse:

— Eso es sobre el alcohol. Pero sobre el coñac el Corán no dice ni una sola palabra.

Carmen Forcadell, lo mismo. No ha mentido, como el borrachín agregado cultural cumplía con el Corán. Dijo que “ni un paso atrás” con la DUI. Pero de tres o cuatro pasos, o cinco, no dijo absolutamente nada, como acatar el 155 de la Constitución, aclarar que la DUI era “simbólica” e incluso creo que terminó cantando el “Que viva España” de Manolo Escobar. Tenía Forcadell una atenuante que no viene en los códigos, pero que lo justifica todo: el canguelo, la jindama, el miedo a la trena. Todo por la Patria Catalana… y por librarse de la prisión incondicional.

Hasta aquí, perfectamente de acuerdo con que la golpista presidenta del Parlamento autónomo de la comunidad de Cataluña acate el artículo 155 de la Constitución para no acabar como Junqueras. Pero me queda una duda. Ella sí que lo acata, ¿no lo va a acatar, porque si no lo acata le espera la prisión de Los Yordis? La duda me entra con quien no es la Forcadell. Con Rajoy, con Soraya y con Zoido. ¿Acata Rajoy el 155? Si lo acata, ¿por qué permite que TV3 siga haciendo propaganda separatista por tierra, mar y aire y mañana, noche, tarde y madrugada y se note tan poco que lo está aplicando en la manipulación de las escuelas? ¿Acata Soraya el 155? Si lo acata, ¿cómo consiente que se le siga largando dinero a los separatistas catalanes para tratar de ganárselos y callarles la boca de momento? ¿Acata Zoido el 155? Si lo acata, ¿por qué entonces mejoró a Trapero ordenando la pasividad de los Mozos de Escuadra ante los sabotajes de la mal llamada huelga? Ah, ya, todo es por la Prensa internacional, por los telediarios de la BBC y de la CNN, por los gobiernos extranjeros, por la Unión Europea. Con tanta “proporcionalidad”, parece que el PP gobierna y aplica el 155 de la Constitución para el “Financial Times” y para el “New York Times”, para la BBC y la CBS, no para sus votantes. Mi hijo Fernando, que vive en Alemania y que está suscrito a la prensa salmón internacional, me dice:

— No veas lo bien que ponen a Rajoy y al Gobierno en el “Financial Times”.

Y le hago considerar:

— Sí, pero el “Financial Times” no vota en España.

Han preferido que los niñatos de los sabotajes dejaran en tierra a 150.000 pasajeros de la Renfe y que cortaran todas las autopistas que les placieren, antes que en un telediario extranjero saliera un policía nacional, un guardia civil o un mozo de escuadra aplicando sencillamente la ley contra los sediciosos. Ni un solo detenido. ¿Qué están haciendo en Cataluña con el 155 los que tanto alardearon de aplicarlo? ¿Sirve para algo? Que se lo pregunten al viajero del Ave que se quedó en tierra en Sants. Cuando los jornaleros del SAT ocuparon las vías del Ave en Sevilla, a la Policía Nacional les duraron dos minutos, y los trenes salieron a su hora. Claro, no había 155 por medio y no había que ponerse de perfil, como está haciendo el Gobierno en Cataluña, sin cambiar nada. Pues que se acuerden de sus votantes y no se olviden de Lorca y de Antoñito el Camborio. El PP pueden acabar en Cataluña y en España como El Camborio: “Y se murió de perfil”. Ante el cabreo de su electorado, 155 son los votos de sus leales que a este paso le van a quedar para las próximas generales.

Ver artículo original: