Archivo de la etiqueta: Alemania

¿Qué tiene en la cabeza un refugiado musulmán? -Burak Bekdil/ElMedio-

(A finales de julio, el número de refugiados y migrantes que esperaban en Grecia a que se les concediera asilo o se les deportara era de 62.407. Las cinco islas del Egeo -Lesbos, Quíos, Samos y Leros- acogen a 15.222 solicitantes de asilo y migrantes).

El otoño de 2015 fue atípico en casi todos los sentidos en la isla griega del norte del Egeo desde la que escribo. Había decenas de miles de migrantes ilegales en ella, cuya población nativa era de apenas 100.000 personas. Los nuevos refugiados llegaban cada día por millares.

Una noche, el cielo azul grisáceo retumbó poco después de ponerse el sol. Las espesas nubes se ennegrecieron y empezó a llover con un rugido. Cuando corría por la resbaladiza acera en dirección al bar de un amigo, oí a un grupo de cinco pobres hombres que hablaban persa con acento turco e iban corriendo por ahí, buscando cobijo bajo los aleros de un edificio.

Un cuarto de hora después me los encontré delante del bar de mi amigo, totalmente empapados. Salí y les pregunté si hablaban inglés; menearon la cabeza. Les pregunté en turco si hablaban turco. Con un brillo en los ojos, tres de ellos exclamaron alegremente: “Evet!” (“sí” en turco). Les dije que entraran al bar si querían. Dudaron, pero declinaron cortésmente la invitación. Les pregunté si necesitaban comida, agua o cigarrillos.

El que mejor hablaba turco dio un paso al frente. Sacó un mazo de billetes del bolsillo y dijo: “Si de verdad quieres ayudar, encuéntranos un hotel. El mejor, si es posible. Tenemos dinero. El dinero no es problema. Encuéntranos un hotel y te pagaremos una comisión”. Me explicó que todos los “malditos” hoteles de la isla estaban llenos (de refugiados) y que necesitaban habitaciones.

Me disculpé y desaparecí en el bar.

Casi dos años después, en una hermosa y fresca mañana de verano conocí a A. en un bar de la misma isla. A., refugiado sirio, suele pasar las noches yendo de bar en bar con sus amigos occidentales. Esos amigos son sobre todo románticos trabajadores sociales europeos que, según he observado varias veces, llevan camisetas, bolsas y ordenadores portátiles decorados con la bandera palestina. Están en la isla para ayudar a los desgraciados refugiados musulmanes que huyen de la guerra en sus países natales.

“Te hablaré estrictamente de musulmán a musulmán”, me dijo A. con un buen inglés tras haberse bebido unos chupitos de whiskey. “Estos [trabajadores sociales europeos] son muy raros. Y no sólo raros. Son también estúpidos. No sé por qué demonios están fascinados con una causa musulmana que incluso algunos musulmanes despreciamos”.

El año pasado, tres afganos se detuvieron delante de mi casa en la misma isla y me pidieron agua. Les di tres botellas y les pregunté si necesitaban algo más. ¿Café? Aceptaron y se sentaron en las sillas del jardín.

Tomando el café, dijeron que se alegraban de que los acogiera, “no un infiel en esta isla infiel”, sino un musulmán. Un joven afgano que iba vestido como un bailarín de un videoclip hiphopero barato de la MTV me dijo: “Un día, nosotros, los buenos musulmanes, conquistaremos sus tierras infieles”. Le pregunté por qué recibía dinero “infiel” para poder vivir. “Es halal [está permitido]”, respondió. “Ellos [los infieles] son demasiado fáciles de engañar”.

M., otro sirio que hablaba inglés con fluidez, me dio una larga charla sobre el maravilloso estilo de gobernar del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan. “¡Turquía es el mejor país del mundo!”, me dijo. “Erdogan es el líder de la umma”. Le pregunté por qué había arriesgado su vida para cruzar ilegalmente desde “el mejor país del mundo” a las “pobres tierras infieles”. “Quiero ir a Europa y aumentar su población musulmana”, me respondió. “Quiero formar una familia musulmana allí. Quiero tener un montón de hijos”. Le recordé que Grecia también es un país europeo. No, no lo es, replicó.

Casi todos los migrantes ilegales en esta y otras islas griegas quieren llegar a Alemania, donde, según les han contado amigos y familiares, se les pagará mejor por ser unos “pobres” refugiados. El cliché de esas-pobres-almas-están-huyendo-de-la-guerra-en-su-país-natal se está volviendo menos convincente cada día. Pero ¿por qué, entonces, arriesgan la vida y se apretujan con otras 40 o 50 personas (incluidos ancianos y niños) en botes de goma con capacidad para sólo 12? ¿Por la guerra en Turquía?

No. A pesar de la inestabilidad política y la inseguridad general, técnicamente no hay guerra en Turquía. Es un país musulmán cuyos migrantes -la mayoría de ellos musulmanes- quieren abandonar lo antes posible para irse a la Europa no musulmana.

Llegan a las costas de las islas griegas, que son tan bellas que gente de todo el mundo cruza el mundo en avión para pasar sus vacaciones en ellas. Pero no son lo suficientemente buenas para ellos. Quieren ir a Atenas. ¿Por qué? ¿Porque hay guerra en las islas griegas? No. Es porque Atenas es el punto de partida en la ruta de salida a los Balcanes.

La misma lógica se aplica a Serbia, Hungría y Austria. Como Grecia, ninguno de esos países será lo suficientemente bueno para los refugiados. ¿Por qué no? ¿Porque hay guerra en ellos? ¿O porque “mi primo me dice que donde mejor se paga es en Alemania”?

Los líderes turcos amenazan a menudo a Europa con “abrir las puertas e inundar Europa con millones de refugiados [sirios]”. En vez de eso, deberían preguntarse por qué esos refugiados musulmanes están tan ansiosos por abandonar el “nuevo imperio turco” a la menor oportunidad. ¿Por qué no deciden vivir una vida cómoda en un país musulmán poderoso y pacífico, en vez de ir en masa al Occidente “infiel”?

Erdogan culpa a Occidente de la tragedia. Ha criticado a Occidente por haber aceptado únicamente 250.000 refugiados sirios. En 2016, el entonces primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, dijo que los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas debían pagar el precio, no los vecinos (musulmanes) de Siria.

Resulta irónico que millones de musulmanes estén intentando, por medios peligrosos, alcanzar las fronteras de una civilización a la que históricamente han culpado de todos los males del mundo, empezando por los de sus propios países. El romántico Occidente no se pregunta por qué millones de musulmanes que lo odian se encaminan hacia él. ¿O es “islamófobo” señalar que no hay guerra en Grecia, Serbia, Hungría o Austria?

© Versión original (en inglés): Begin-Sadat Center for Strategic Studies (BESA)
© Versión en español: Revista El Medio

Origen: ¿Qué tiene en la cabeza un refugiado musulmán?

Anuncios

El futuro demográfico musulmán de Alemania

Alemania tendrá que acoger 300.000 migrantes anuales durante los próximos 40 años para frenar el descenso de la población, según un informe filtrado del Gobierno.

El documento, del que el Rheinische Post publicó algunos extractos el 1 de febrero, revela que el Gobierno alemán cuenta con la migración masiva permanente –presumiblemente de África, Asia y Oriente Medio– para mantener la población alemana (82,8 millones) en sus niveles actuales hasta 2060.

El informe implica que la decisión de la canciller Angela Merkel de permitir la entrada al país a alrededor de un millón y medio de migrantes, en su mayoría musulmanes, entre 2015 y 2016 no fue un gesto humanitario, sino un intento calculado de evitar un descenso demográfico en Alemania y preservar la futura viabilidad del Estado de bienestar.

Si la mayoría de los nuevos migrantes que llegan a Alemania en las próximas cuatro décadas provienen del mundo islámico, la población musulmana de Alemania podría dispararse hasta bastante más de 20 millones, y suponer más del 25 % de la población total de Alemania en 2060.

Los críticos con la política migratoria de puertas abiertas alemana están alertando de que el reciente aumento de la población musulmana en Alemania –que sobrepasó los seis millones en 2016 por primera vez– ya ha cambiado el rostro del país para siempre.

La migración masiva está acelerando el auge del islam en Alemania, como demuestra la proliferación de las zonas de exclusión, los tribunales de la sharia, la poligamia, los matrimonios infantiles y la violencia por honor. La migración masiva también ha sido responsable del caos social, incluyendo ataques yihadistas, una epidemia de violaciones a manos de migrantes, una crisis de la salud pública, el aumento de la tasa delictiva y la avalancha de ciudadanos alemanes que compran armas para defenderse, e incluso que se marchan directamente de Alemania.

El Gobierno no ha dicho cómo prevé integrar a los posibles millones de nuevos musulmanes en la sociedad alemana. El precio de revertir el descenso demográfico de Alemania parece ser una mayor islamización del país disfrazada de multiculturalismo.

Fuera lo viejo y paso a lo nuevo…

Según el informe, redactado por la Oficina Federal de Estadística (Destatis), el Gobierno ya había predicho que la población de Alemania caería desde un pico de 82 millones a los 73 millones en el año 2060, o incluso a los 67,6 millones en la peor de las hipótesis. Sin embargo, esas cifras se están revisando ahora, a partir de un nuevo cálculo de las previsiones sobre inmigración, tasas de natalidad y esperanza de vida.

A causa de la migración neta positiva (cuando entra más gente en el país de la que sale), la población alemana aumentó en 1,14 millones en 2015, y otros 750.000 en 2016, llegando a un récord histórico de 82,8 millones al terminar 2016, según los cálculos preliminares de Destatis.

Con una tasa de fertilidad de 1,6 nacimientos por mujer, muy por debajo de la tasa de reemplazo de 2,1, Alemania necesitará un flujo permanente de 300.000 migrantes al año para mantener estable el actual nivel de población hasta 2060, según el informe.

El informe recalca la necesidad de integrar rápidamente a los migrantes en el mercado de trabajo para que puedan empezar a pagar por el sistema de bienestar social. “Según la experiencia pasada, no será fácil y llevará más tiempo del que se esperaba al principio”, admite el informe. “Los éxitos sólo serán visibles en el medio-largo plazo”.

Una reciente encuesta del Frankfurter Allgemeine Zeitung reveló que las 30 mayores empresas alemanas han dado empleo a sólo 54 refugiados, de los cuales 50 han sido contratados como carteros por Deutsche Post, la empresa de servicios logísticos. Los ejecutivos de la compañía dijeron que el principal problema es que los migrantes carecen de cualificación profesional y conocimiento de la lengua alemana.

Según la Oficina Federal de Trabajo, el nivel educativo de los migrantes recién llegados a Alemania es mucho más bajo de lo esperado: sólo una cuarta parte tienen título de bachillerato, mientras que las otras tres no tienen ningún tipo de formación profesional. Sólo el 4 % de los nuevos migrantes están altamente cualificados.

Por ahora, la inmensa mayoría de migrantes que entraron en Alemania en 2015 y 2016 está tutelada por el Estado alemán. Los contribuyentes alemanes pagaron cerca de 21.700 millones de euros para la ayuda a los refugiados y los centros de acogida en 2016, y pagarán una cantidad similar en 2017.

Un documento del Ministerio de Finanzas reveló que la crisis migratoria podría acabar costando a los contribuyentes alemanes 93.600 millones de euros entre hoy y 2020. Unos 25.700 millones de euros serían para gasto social, como prestaciones de desempleo y ayudas a la vivienda. Unos 5.700 millones de euros irían destinados a cursos de idiomas y 4.600 para integrar a los refugiados en el mercado laboral.

La migración masiva también ha elevado la demanda de vivienda y ha subido los costes de alquiler para los alemanes corrientes. Se necesitan unos 350.000 nuevos apartamentos al año para cubrir la demanda, pero sólo se construyeron 245.000 en 2014, y otros 248.000 en 2015, según el Rheinische Post.

Mientras, los migrantes han cometido 208.344 delitos en 2015, según un informe de la policía. Esta cifra representó un aumento del 80 % en 2014 y significó alrededor de 570 delitos cometidos por migrantes al día, o 23 delitos cada hora, entre enero y diciembre de 2015.

Se filtró un documento de los servicios de inteligencia alemanes que advertía de que la migración masiva del mundo musulmán daría lugar a una mayor inestabilidad política en el país. El documento advertía de que “la integración de cientos de miles de migrantes ilegales será imposible, dado su alto volumen, y las ya existentes sociedades paralelas musulmanas en Alemania”. El documento añadía:

Estamos importando extremismo islámico, antisemitismo árabe, conflictos nacionales y éticos de otras poblaciones, así como una comprensión diferente de la sociedad y de la ley. Las agencias de seguridad alemanas son incapaces de manejar estos problemas de seguridad importados, y las reacciones que eso genera en la población alemana.

En una entrevista con Die Welt, un alto funcionario de seguridad no identificado dijo:

La alta afluencia de personas de otras partes del mundo dará lugar a la inestabilidad en nuestro país. Permitiendo esta migración masiva, estamos produciendo extremistas. La sociedad general se está radicalizando porque la mayoría no quiere migración, y las élites políticas se la está imponiendo. En el futuro, muchos alemanes darán la espalda al Estado constitucional.

Una reciente encuesta de YouGov revelaba que el 68 % de los alemanes cree que la seguridad en el país se ha deteriorado a causa de la migración masiva. Cerca del 50 % de los encuestados dijeron que temían por su vida y sus pertenencias en las estaciones de tren y metro alemanas, mientras que el 63 % se sentía inseguro en grandes eventos públicos.

Una encuesta de INSA halló que el 60 % de los alemanes cree que el islam no pertenece a Alemania. Casi la mitad (46 %) de los encuestados dijeron estar preocupados por la “islamización” de Alemania.

Sin embargo, si se celebraran hoy las elecciones alemanas, Angela Merkel ganaría sin dificultades y sería canciller durante otra legislatura de cuatro años. Una encuesta de INSA realizada para Bild el 2 de febrero descubrió que el Partido Demócrata Cristiano (CDU), el partido de Merkel en el Gobierno, podría ganar el 33 % de los votos, frente al 27 % del Partido Socialdemócrata (SPD), de centro izquierda, y el 9 % del partido antiinmigración Alternativa para Alemania (AfD).

El cálculo de la población musulmana de Alemania

Alemania se disputa ahora con Francia ser el país con la mayor población musulmana de la Europa occidental.

El aumento de la población musulmana en Alemania está siendo impulsado por la migración masiva. Se calcula que unos 300.000 migrantes llegaron a Alemania en 2016, además del millón y pico que llegaron en 2015. Al menos el 80 % (800.000 en 2015 y 240.000 en 2016) de los recién llegados eran musulmanes, según el Consejo Central de los Musulmanes en Alemania.

Además de los nuevos migrantes, la tasa de crecimiento de la población entre la comunidad musulmana que ya vive en Alemania está en torno al 1,6 % anual (o 77.000), según datos extrapolados de un estudio del Centro de Investigación Pew sobre el crecimiento de la población musulmana en Europa.

A partir de las proyecciones del Pew, presentadas ante la actual crisis migratoria, la población musulmana de Alemania debió de haber llegado a 5.145.000 al terminar 2015.

Si se le suman los 800.000 migrantes musulmanes que llegaron a Alemania en 2015, y los 240.000 que llegaron en 2016, unidos a los 77.000 de crecimiento natural, la población musulmana de Alemania se disparó desde los 1.117.000 hasta una cifra estimada de 6.262.000 al terminar 2016. Esto supone aproximadamente el 7,6 % de la población total de Alemania, cifrada en 82,8 millones.

La población musulmana de Alemania podría aumentar hasta los 20 millones tan pronto como 2020, según el presidente de la Asociación Bávara de Ayuntamientos (Bayerische Gemeindetag), Uwe Brandl. Sus predicciones se basan en las llamadas reunificaciones familiares: personas a las que se les concede el asilo y después se traen entre cuatro y ocho familiares más a Alemania.

Hace más de una década, el historiador Bernard Lewis advirtió de que si la actual tendencia migratoria persistía, Europa será islámica a finales del siglo XXI. Las élites políticas de Alemania van a la vanguardia en el cumplimiento de esa predicción.

Soeren Kern es analista de política europea para el Instituto Gatestone en Nueva York. Síguelo en Facebook y en Twitter. Su primer libro, Global Fire, estará a la venta en 2016.

Origen: El futuro demográfico musulmán de Alemania