Archivo de la etiqueta: Donald Trump

Apología de la traición. -Hermann Tertsch/ABC-

Aplogía

Ver twitt original:

Anuncios

Los algoritmos que fallan en Twitter. -Liberal Enfurruñada/OK Diario-

Donald Trump acaba de denunciar que Twitter suspende cuentas injustamente y el CEO de la compañía, Jack Dorsey, ha declarado que su red social se ha convertido en un lugar hostil donde el diálogo entre usuarios se ve ensombrecido entre noticias falsas, discursos de odio y acoso.

Los expertos siempre han dudado de la capacidad de la empresa para rentabilizar su número de usuarios, porque en Twitter se dialoga poco y se insulta mucho y las empresas no quieren anunciarse en una red que más parece un bar de borrachos. Esto es así en parte porque una de las características que distingue a Twitter de otras redes sociales es la existencia de usuarios anónimos que usamos un seudónimo, como Liberal Enfurruñada, que se permiten para que las opiniones disidentes se expresen libremente, sin miedo a represalias.

Pero una consecuencia del anonimato es que favorece la impunidad de los comportamientos abusivos. Lógicamente Twitter intenta evitarlo, pero no puede tener un ejército de empleados leyendo los tuits de sus más de 335 millones de usuarios activos, por lo que esta tarea la desarrollan algoritmos informáticos aún no suficientemente eficaces, lo que ha permitido la aparición de grupos organizados que usan estos deficientes algoritmos para manipularlos tramposamente.

Uno de los primeros de España en utilizar en beneficio propio este sistema de reportes fue el podemita converso al Islam Ibrahim Miguel Angel Pérez. Un funcionario de la Generalidad, experto en gestión de subvenciones, que fundó la asociación Musulmanes Contra la Islamofobia para “visibilizar la violencia racista“.

En el entorno de su perfil de Twitter surgieron una gran cantidad de cuentas anónimas, trolls que se dedicaban a provocar a otros usuarios con el objetivo de obtener de ellos respuestas airadas que posteriormente reportaban masivamente por islamofobia, consiguiendo así la suspensión de la cuenta del reportado.

Cuantas más cuentas conseguían que Twitter suspendiera con sus provocaciones, más visible se hacía el falso problema de la islamofobia y más subvenciones pedía el converso, quien muchos sospechamos que estaba detrás de estas cuentas trolls. Y relacionado con ese primer grupo surgió posteriormente otro en el entorno de Rubén Sánchez, vicepresidente y portavoz de la asociación de consumidores FACUA.

Este otro podemita sevillano, muy activo en Twitter, ha sido descubierto usando bots para falsear la difusión de sus tuits y no somos pocos los que pensamos que mantiene varias cuentas anónimas desde las que se promociona. En su entorno ha surgido un segundo grupo de trolls que se dedican a usar los fallos de los algoritmos de Twitter para conseguir que se suspendan injustamente cuentas de aquellos que opinan distinto a él, o que se atreven a criticar a Rubén.

Usan un formulario que Twitter tiene disponible a través de una página web, haciéndose pasar por algún amigo de aquel que quieren que sea suspendido, para reportar por acoso todos los tuits en los que el denunciado haya contestado a su amigo. Como el algoritmo de Twitter es tan malo cualquier palabra que pueda tener un doble sentido la interpretará incorrectamente y el denunciado se verá sancionado injustamente.

Lo sé porque me lo hicieron a mí. En un lado de la balanza se encuentra la libertad de expresión, que resulta perjudicada cuando un usuario es suspendido injustamente. Y en el otro lado está el derecho a poder conversar sanamente sin ser acosados. Es evidente que con sus algoritmos actuales Twitter no puede garantizar que las denuncias sean estudiadas correctamente y teniendo que elegir entre que me insulten y me acosen o que me cierren la cuenta por una denuncia falsa, yo prefiero que Twitter suspenda estos procesos de reportes, que ya me ocuparé yo de defenderme de Rubén Sánchez y sus “amigos”.

Ver artículo original:

No nos hagamos trampas al solitario. -Ramón Pérez-Maura/ABC-

Hacerse trampas al solitario es de idiotas. Donald Trump ha podido romper el acuerdo nuclear con Irán porque era un acuerdo de Barack Obama con terceras partes. No era un acuerdo de Estados Unidos. En Estados Unidos, los tratados con terceras partes lo son cuando los ratifica el Senado. Y Obama nunca sometió este acuerdo a esa Cámara porque sabía que no se lo hubieran aprobado. Por eso Trump hizo campaña con él y anunciando su derogación cuando ganara. Pero claro, en Europa seguimos pasmados de que haya un político que cumple lo que promete en campaña electoral. Verdaderamente asombroso.

El mejor ejemplo de auténtico desarme nuclear lo dio a principios de la década de 1990 el régimen racista sudafricano de Frederik de Klerk: dio la orden de destruir toda materia cuestionable y autorizó a los inspectores de Naciones Unidas a ir donde quisieran y cuando quisieran. Por más que la Alta Representante europea, Federica Mogherini, esté encantada con la marcha de las inspecciones en Irán, parece legítimo preguntarse por qué no se autoriza a los agentes de la Agencia Internacional de la Energía Atómica a visitar algunas bases militares sospechosas. Y por más que a Mogherini le dé igual, a mí me parecen extremadamente relevantes las pruebas presentadas por Israel de las pasadas mentiras de Irán a los inspectores de Naciones Unidas. Aunque hay que reconocer que esas mentiras de Teherán le han llevado a conseguir una de las mayores hazañas de la historia de la diplomacia de Oriente Medio: la actual alianza (tácita) entre Israel y Arabia Saudí. Dos enemigos irreconciliables hace una década, van hoy de la mano en muchos aspectos.

No se presten a engaño: las sanciones a Irán perjudican a todos, empezando por las empresas norteamericanas que tienen contratos en vigor. Y, como es lógico, Estados Unidos no va a permitir que además de que sus empresas se vean dañadas, otras empresas se aprovechen de ello. Como es lógico, se sancionará a quien no respete el embargo que promueve Washington. E igual que Irán fue, comercialmente, el país más beneficiado con el acuerdo de 2015, también Irán va a ser el más perjudicado con el abandono norteamericano del mismo.

Vivimos rodeados de mucha gente deseosa de manifestar su favor por este régimen iraní que es un notable violador de los Derechos Humanos. Un régimen en el que, cuando se quema una bandera de otro país en la tribuna del Parlamento, el presidente no llama al orden: sólo mira arrobado y pide que procuren no quemar la Cámara entera. Quienes así piensan, harían bien en recordar que lo que pretende el presidente de los Estados Unidos es un acuerdo que garantice la no proliferación nuclear de este régimen. Él pretende renegociar el acuerdo, no una escalada militar. Y, como dijo Trump al «pueblo largamente sufriente de Irán» al anunciar la retirada del acuerdo, «el pueblo de los Estados Unidos está con vosotros». No hay mejor camino hacia la paz en el mundo que ver finiquitado el régimen de los ayatolás. Manifiéstese quien esté en contra de ese objetivo.

Ver artículo original:

 

Así mueve los hilos la banda mafiosa de los Clinton para derrocar a Donald Trump – Alerta Digital

Sigue su curso la campaña que actualmente dirigen los padrinos de Barack Obama, de Hillary Clinton y de la destrucción del Medio Oriente ampliado, contra el nuevo presidente de Estados Unidos. Después de la “Marcha de las Mujeres” realizada el 22 de enero, ahora están montando una “Marcha por la Ciencia” que tendría lugar el 22 de abril, pero no sólo en Estados Unidos sino en todo el mundo occidental. Su objetivo sería demostrar que Donald Trump, además de misógino, es también un oscurantista.

Que haya sido organizador del concurso de Miss Universo y que esté casado, después de dos divorcios, con una ex modelo “demuestra” que desprecia a las mujeres. Que cuestione el papel de Barack Obama en la creación de la Bolsa de Clima de Chicago (lo cual hizo mucho antes de ser presidente) y que rechace la tesis según la cual las perturbaciones climáticas son resultado de las emisiones de carbono “demuestra” que no entiende nada sobre la ciencia.

Para convencer a la opinión pública estadounidense de que el presidente que dice querer hacer la paz con los enemigos de Estados Unidos y colaborar con ellos en pro de la prosperidad económica internacional tiene que estar loco, David Brock, uno de los más grandes especialistas de la “agitprop” (agitación y propaganda), ha montado un dispositivo imponente, incluso antes de la investidura de ese presidente.

Cuando trabajaba para los republicanos, David Brock inició contra el presidente Bill Clinton las maniobras que acabaron convirtiéndose en el Troopergate, el caso Whitewater y el caso Lewinsky. Posteriormente cambió de bando y hoy está al servicio de Hillary Clinton, para quien ya organizó anteriormente tanto la destrucción de la candidatura de Mitt Romney como la defensa de la señora secretaria de Estado ante el escándalo provocado por el asesinato en Bengazi del embajador de Estados Unidos en Libia. Durante las elecciones primarias del Partido Demócrata, era David Brock quien dirigía los ataques contra Bernie Sanders. La publicación estadounidense The National Review incluso ha calificado a Brock de «asesino de derecha convertido en asesino de izquierda».

Lynn Forester de Rothschild (d) junto a Bill Clinton.

Lynn Forester de Rothschild (d) junto a Bill Clinton.

Es importante recordar que los dos procedimientos de destitución de un presidente estadounidense en pleno ejercicio de sus funciones, posteriores ambos a la Segunda Guerra Mundial, no se iniciaron para favorecer la democracia sino en beneficio del Estado profundo. El Watergate fue piloteado de cabo a rabo por el misterioso personaje que se identificaba como «Garganta Profunda», que al cabo de 33 años resultó ser Mark Felt, el segundo del director del FBI Edgar Hoover. En cuanto al caso Lewinsky, sólo fue el medio utilizado para obligar a Bill Clinton a aceptar la guerra contra Yugoslavia.

La actual campaña está siendo orquestada subrepticiamente por 4 asociaciones:

– Media Matters (“Los medios [de difusión] son importantes”) se encarga de rastrear los errores de Donald Trump. Su boletín contiene lo que usted va a leer diariamente en los diarios: no se puede confiar en el presidente porque se equivocó en esto o aquello.

– American Bridge 21st Century (“El Puente Americano del Siglo 21”) ya ha pasado en revista más de 2 000 horas de videos en los que aparece Donald Trump desde hace años y más de otras 18 000 horas de videos de miembros de su gabinete. Dispone de sofisticados medios tecnológicos concebidos por el Departamento de Defensa –que por demás son en principio imposibles de encontrar en el mercado– que le permiten buscar contradicciones entre las posiciones anteriores de todas esas personas y sus posiciones de hoy. Está previsto extender todo ese trabajo a los 1 200 colaboradores del nuevo presidente.

– Citizens for Responsibility and Ethics in Washington – CREW (“Ciudadanos por la Ética y la Responsabilidad en Washington”) es un gabinete de juristas de alto nivel encargado de rastrear todo lo que pueda convertirse en escándalo en contra de la administración Trump. La mayoría de los abogados de esta asociación trabajan gratuitamente “para la causa”. Son ellos quienes prepararon la denuncia del fiscal general del Estado de Washington, Bob Ferguson, contra el decreto sobre la inmigración.

– Shareblue es un arma electrónica que ya alcanza a 162 millones de internautas en Estados Unidos. Se encarga de la divulgación de temas preestablecidos, como:
• Trump es autoritario y ladrón.
• Trump se halla bajo la influencia de Vladimir Putin.
• Trump tiene una personalidad débil y es propenso a la cólera, es un maníaco-depresivo.
• Trump no fue electo por la mayoría de los electores y es por consiguiente un presidente ilegítimo.
• Su vicepresidente, Mike Pence, es un fascista.
• Trump es un multimillonario que va a tener constantes conflictos de intereses entre sus negocios personales y las cuestiones de Estado.
• Trump es un títere de los hermanos Koch, los célebres financieros de extrema derecha.
• Trump es un supremacista blanco que amenaza a las minorías.
• La oposición anti-Trump está en constante aumento fuera de Washington.
• Para salvar la democracia hay que apoyar a los congresistas demócratas que atacan a Trump y acabar con los que cooperen con él.
• Hay que hacer lo mismo con los periodistas.
• Derrocar a Trump llevará tiempo pero hay que mantener la lucha.

Esta asociación va a producir boletines que serán enviados por correo electrónico y videos de 30 segundos con el apoyo de otros 2 grupos: una firma realizadora de videos documentales, The American Independent (“El Americano Independiente”), y una unidad estadística Benchmark Politics (“Política Comparativa”).

Todo ese dispositivo –creado durante el periodo de transición, o sea entre el momento de la elección de Donald Trump y su llegada a la Casa Blanca– ya emplea en este momento más de 300 especialistas, respaldados por un gran número de colaboradores voluntarios (que trabajan gratuitamente). Su presupuesto anual, que inicialmente ascendía a 35 millones de dólares, ha sido incrementado y hoy se eleva a unos 100 millones de dólares.

Este enorme esfuerzo por destruir la imagen –y por consiguiente la autoridad– del presidente de Estados Unidos antes de que haya tenido tiempo de hacer algo puede traer gravísimas consecuencias. Al eliminar a Saddam Hussein y a Muammar el-Kadhafi, la CIA hundió sus países respectivos en un largo caos, y lo mismo podría suceder en el «país de la Libertad». Nunca antes se había recurrido a este tipo de técnica de manipulación de las masas contra un dirigente de un país occidental.

Por el momento, el plan está funcionando: ningún líder político del mundo se ha atrevido a felicitar a Donald Trump por su eleccion… con excepción de Vladimir Putin y de Mahmud Ahmadineyad.

Origen: Así mueve los hilos la banda mafiosa de los Clinton para derrocar a Donald Trump – Alerta Digital