Archivo de la etiqueta: Juan Carlos Monedero

Monedero y radicales de izquierda piden “limpiar con lejía” Vallecas tras la visita de Vox

Rocío Monasterio y Santiago Abascal arrancan su precampaña de las elecciones del 4-M en el barrio madrileño de Vallecas.

Monedero y radicales de izquierda piden “limpiar con lejía” Vallecas tras la visita de Vox

Citan a Monedero como investigado por identificar a Vox con crímenes contra la humanidad

El partido de Abascal alega que estas declaraciones “superan los límites de la libertad de expresión y crítica política” y que con ellas Monedero “…

Citan a Monedero como investigado por identificar a Vox con crímenes contra la humanidad

Monedero: ‘La Corona, ¿pa’ cuándo?’ -Liberal Enfurruñada/OK Diario-

El día de la Fiesta Nacional de España, Juan Carlos Monedero dirigió en la jornada inaugural de la Universidad de Otoño de Podemos, un debate llamado ‘La Corona, ¿pa’ cuándo?’ En su conferencia Monedero expuso la idea con la que su partido va a solucionar los grandes problemas de España: abolir la monarquía. Según su planteamiento en España, tenemos cuatro heridas abiertas que constantemente regresan y todas son por culpa de la monarquía. Una ‘herida colonial’ propia del país que fue un imperio y lo perdió, que provoca una relación muy paternal con América Latina y África y nos impide encontrar nuestro espacio internacional. La segunda gran herida es la ‘territorial’ de un país que se construyó por agregación y en el que constantemente emerge la cuestión plurinacional. La tercera es la ‘herida social’ por ser el país más desigual de nuestro entorno con unas tasas de paro descomunales. Y la última herida es la ‘ciudadana’, causada por nuestra condición de súbditos que explica que tengamos tantos políticos corruptos.

Podemos plantea un nuevo proceso constituyente que acabe con la monarquía e instaure la Tercera República para así sanar las cuatro heridas descritas. Según Monedero, la ‘herida colonial’ se cerraría porque una república tendría una relación digna y decente con América Latina y África. La ‘territorial’ se cierra cuando en Cataluña y en La Moncloa gobierne Podemos junto al PSC y ERC, porque para solventar el conflicto en Cataluña necesitamos una República como la del Frente Popular. La ‘herida social’ se cerrará cuando la burguesía parasitaria entienda que tiene que pelear por ser competitiva y no por hacerse amigos de la Casa Real para que el Rey les haga gestiones y así conseguir contratos. Y la herida ciudadana sanará cuando saquemos de nuestra cabeza nuestra condición de súbditos para hacernos responsables de nuestros propios desarrollos. No se puede ser más simple.

Para demostrar lo ridículo de los planteamientos del profesor universitario sólo tenemos que echar la vista unos años atrás y comprobar cómo la Segunda República tan añorada por los podemitas se enfrentó a esas cuatro cuestiones. En cuanto a la herida colonial resulta que la última región que España colonizó fue Sidi Ifni, ocupada militarmente en 1934 durante la Segunda República. En relación con la herida territorial podemos recordar la reacción de la Segunda República a la declaración de independencia de Cataluña, enviando al general Batet a detener a Companys, quien fue encarcelado junto a sus Consejeros, suspendiendo la autonomía de Cataluña. En referencia a la herida social hay que recordar el golpe de Estado que dio el PSOE contra la Segunda República en octubre de 1934, la huelga general revolucionaria que desembocó en el Octubre Rojo, que fue reprimida por el Gobierno republicano recurriendo a las tropas coloniales procedentes de África al mando del coronel Yagüe.

Y finalmente, en relación con la herida ciudadana de la corrupción, tan sólo mencionaremos el famosísimo escándalo del estraperlo que le costó a Lerroux la Presidencia del Consejo de Ministros republicano, por los sobornos cobrados por él y su Partido Republicano Radical. Evidentemente la Segunda República no sirvió para solucionar ningún problema de España sino que, muy al contrario, contribuyó a engrandecerlos. Es algo tan absurdo como pensar que un cambio de traje puede modificar a una persona. Los populistas ofrecen soluciones simples a problemas complejos y Monedero es el más demagogo de todos los populistas. Lo que sí permite una república es que los partidos políticos manejen todavía más poder como, por ejemplo, hace el republicano Nicolás Maduro en Venezuela. Esta monarquía nuestra es infinitamente más democrática de lo que sería cualquier república podemita.

Ver artículo original: