Archivo de la etiqueta: OK Diario

Eduardo Inda es la excusa de Pablo Iglesias. -Liberal Enfurruñada/OK Diario-

Podemos va cuesta abajo en todas las encuestas, tanto que ahora mismo firmarían sin dudar el 10% que consiguió Julio Anguita en los años 90. No levantan cabeza porque lo han hecho todo tan mal que ni siquiera pueden hacer campaña electoral basándose en su desastrosa gestión y no han encontrado más alternativa que llorar como Magdalenas acusando a lo que ellos denominan las “cloacas” del Estado, de todos sus males. Pero este mensaje victimista tampoco se lo compra ya nada más que la desprestigiada prensa afín y los cientos de trols que tienen a sueldo para difundir sus matracas en las redes sociales. Porque lo que no pueden es reconocer que el responsable de su debacle se llama Pablo Iglesias Turrión.

En realidad, el pequeño éxito de la formación morada hasta 2016 no fue por méritos propios, sino que se explica exclusivamente por la desastrosa gestión que tanto PSOE como PP hicieron de la crisis, los unos mandando al paro a 4 millones de españoles y los otros subiendo los impuestos hasta acabar de empobrecer a los afortunados que conservaban unos trabajos que no daban para llegar a fin de mes. Y ambos enfangados hasta las cejas por decenas de casos de corrupción que, si en cualquier momento habrían resultado imperdonables, en plena crisis y con lo mal que lo estaban pasando los sufridos votantes, fueron demoledores. Una buena parte de la España indignada, la menos informada, confió en Podemos, pese a que ya entonces había pruebas de que eran aún más peligrosos que los otros partidos. Pero como nadie escarmienta en cabeza ajena les dieron una oportunidad que Pablo Iglesias desaprovechó.

Seguramente la puntilla se la dio con el casoplón galapagueño. Sólo algunos de los que cobran del partido siguieron apoyándolo después de que demostrara de una forma tan evidente e irrefutable su falta de coherencia y honestidad personal. Pero esa mansión ha sido solo la lluvia que ha caído sobre campos ya anegados. La suma de comportamientos ultra machistas resultaba ya entonces imposible de tapar. Sus maneras autoritarias y personalistas de gestionar Podemos provocaron que se quedara completamente solo al frente de una formación desprestigiada por su cercanía con golpistas y proetarras. Y sus innegables relaciones con la teocracia iraní y la narcodictadura venezolana resultaron más perjudiciales cuando ya ni siquiera fueron capaces de justificar los desmanes de Nicolás Maduro. Por no hablar de sus candidatas condenadas por asesinato y sus asesoras secuestradoras de niños.

Pero Podemos no es nada sin Pablo Iglesias y éste volverá a ser un simple profesor interino sin la formación morada, así que no les queda más remedio que hundirse juntos. Ante la falta de argumentos para pedir el voto a Iglesias sólo le queda atacar, airado, al periodista que ha destapado todas sus vergüenzas y contra quien ha perdido una tras otra todas las demandas con las que lo intentaba acallar. Eso no le dará votos, sólo le servirá para justificar su derrota. Como no puede negar los millones recibidos de Irán y Venezuela cuando hasta exministros chavistas los confirmaron, ni tampoco desmentir los chats en los que el marqués de Galapagar quería azotar hasta que sangrase a una periodista y romperle la boca a un compañero de partido para demostrar que es el macho alfa, sólo le queda atacar al profesional de la información que hace bien su trabajo y lo cuenta. Verás, Pablo, esto es lo que tiene vivir en democracia. Tu modelo para censurar críticas sólo funciona en dictaduras como Cuba o Venezuela. Si es lo que quieres, cuando hundas a Podemos vete allí, no te vamos a echar de menos.

Ver artículo original:

Anuncios

Las líneas rojas movedizas de Ciudadanos. -Liberal Enfurruñada/Ok Diario-

El portavoz de Ciudadanos en el Congreso, Juan Carlos Girauta, afirmó este lunes que Ciudadanos prefiere negociar con el PSOE antes que hacerlo con VOX. Este fin de semana, además, declararon que no contemplan entrar “en el gobierno partidos extremistas”, en referencia a la formación de Santiago Abascal en Andalucía. “Hemos dejado claro que queremos un frente constitucionalista, y esa es nuestra línea roja”, afirmaban. A las líneas rojas de los naranjas vamos a tener que denominarlas líneas rojas movedizas porque sabemos dónde están hoy, pero nadie se atrevería a apostar dónde se encontrarán mañana porque ya ni se ven señales de las de ayer. El ejemplo más reciente está relacionado con la extremista TV3 y con los radicales partidos separatistas catalanes a los que Albert Rivera llama golpistas al tiempo que se sienta a negociar con ellos un sillón en el Consejo de Gobierno de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA), el órgano encargado de la gestión del citado medio.

Esa línea roja les había llevado hace medio año a pedir al Gobierno de Mariano Rajoy que prolongase el artículo 155 de la Constitución española para hacerlo efectivo también sobre TV3. La cadena no se intervino y ahora ellos se sientan en su Consejo. Tampoco ha pasado un año desde que Girauta se sentó a negociar con Irene Montero para pactar con Podemos una reforma de la ley electoral a la que esperaban sumar al PSOE. Tras aquel acuerdo ambos portavoces parlamentarios coincidieron en que mantendrían abiertos canales de coordinación sin líneas rojas. Con sus actos y estrategias, los naranjas han versionado la frase que pronunció Groucho Marx en la película Sopa de ganso: “Estos son hoy mis principios, pero cuando nos venga bien tendremos otros”. Porque este cordón sanitario es la manera que tiene la formación de Rivera de calcular los votos que le puede robar al PSOE.

Son muchos los que dicen que Ciudadanos es un partido de derechas –o hasta– de extrema derecha. Pero los resultados de las últimas citas electorales demuestran que su caladero de votos está en el centro izquierda, un lugar que quita votantes tanto al PP como a los socialistas, quienes a su vez están recuperando a muchos de los electores que se habían marchado a Podemos. Por lo que, en definitiva, lo que consiguen es frenar algo la sangría, todo lo contrario que los de Pablo Casado, éstos caen en picado perdiendo los votantes porque la derecha se está marchando a VOX y la izquierda a Ciudadanos. Por eso la línea roja de los naranjas se ha desplazado esta vez hacia la izquierda, que es donde más votos pueden conseguir, ocupando la franja que ocupaba el PSOE antes de que se podemizara.

Es evidente que a sus votantes les gusta esta estrategia electoral porque les está funcionando de una forma espectacular. Sus electores entienden que todo vale con tal de luchar contra el bipartidismo al que culpan de todos los males de España, y no están muy ideologizados, más que en cuestiones básicas, como la lucha contra la corrupción y la defensa de la Constitución. En todo lo demás consienten que se pacte hoy con quienes ayer dijeron que jamás lo harían.

De esta manera Ciudadanos se puede llegar a convertir en un PSOE 2.0, unos socialistas leales a España y sin las mochilas cargadas de casos de corrupción y de traiciones como las del golpista Indalecio Prieto, las del Lenin español, Largo Caballero, las del José Luís Zapatero de la Ley de Memoria Histórica y del Estatuto de Cataluña o las de éste presidente Cum Fraude que ha vendido España a los golpistas, los filoterroristas y los comunistas bolivarianos, a cambio sólo de que le dejen usar el ‘Falcon’. Sería una fantástica mejora.

Ver artículo original:

Ladran luego… son perros. -Liberal Enfurruñada/OK Diario-

En una columna de opinión El País se ha inventado que en El Ejido no hay librerías —cuando la verdad es que existen varias y hasta un Corte Inglés— para acusar a su población de analfabeta por haberse atrevido a votar al que ellos llaman ultraderechista VOX. Al independentista Andreu Buenafuente tampoco le ha gustado lo que votaron los andaluces y por eso los llamó “cerdos” y se mofó de su forma de hablar en el programa que todavía le emite Movistar+. Una reportera y un cámara de televisión han ido gravando por las calles de Marinaleda para identificar a los 44 ciudadanos que habían osado votar a VOX en las elecciones autonómicas. Son sólo tres ejemplos de lo que está haciendo una buena parte de la prensa española, insultando a los votantes de VOX como no insultan ni a los de los partidos golpistas, ni a los de los filoetarras, ni a los de los comunistas bolivarianos.

Hasta que se escrutaron las papeletas de las elecciones andaluzas, VOX era prácticamente ignorado por todos esos medios de comunicación que ahora no paran de ofenderlos. Pero desde que al día siguiente de dicho escrutinio Pablo Iglesias se puso delante de las cámaras de televisión llamando a sus huestes a una movilización “antifascista” para frenar el avance de la “extrema derecha”, la violencia física ha hecho arder las calles y la violencia verbal ha inundado las redacciones de la misma prensa que lleva años blanqueándolo a él y a sus socios. La realidad es que VOX no es ni facista ni extrema derecha y que los podemitas sí son comunistas bolivarianos, pero los mismos medios que abalan y blanquean a los antidemócratas de extrema izquierda, a los golpistas catalanes y a los amigos de los etarras vascos, pretenden criminalizar a los demócratas de derechas.

Son como aquel pintor que está pintando un techo al que de pronto le quitan la escalera y se queda “colgado de la brocha”. Pero aún no se han dado cuenta de que ya no tienen escalera, no tienen credibilidad pero ellos siguen agarrados a su brocha porque no saben hacer otra cosa. Los resultados de las elecciones andaluzas han demostrado que su influencia sobre el voto de la gente es completamente nula. Más bien al contrario, cuanto más insultan a sus votantes más crece la expectativa de voto de VOX. Cuanto más les señalan como antidemócratas, inconstitucionales y fascistas, mintiendo, más simpatías recogen de todos aquellos que piensan que si tanto les insulta una prensa tan desprestigiada, algo bueno deben de tener y se acercan para comprobarlo por sí mismos, sin dejar que nadie les engañe.

Dicen que fue el poeta nicaragüense Rubén Darío el que atribuyó la frase “ladran, luego cabalgamos” a un tal Sancho, lo que a muchos hizo pensar erróneamente en el personaje de El Quijote. La idea es original del poeta alemán Goethe, quien la introdujo en su poema ‘Ladrador’ en 1808 diciendo: “Pero sus estridentes ladridos sólo son señal de que cabalgamos”. Los perros son animales mucho más nobles y honestos que todos estos pseudoperiodistas de los que os hablo, así que hay que disculparse con ellos antes de compararlos. Pero cuando los perros ladran demuestran dos cosas a la vez, la primera es que cabalgamos delante de ellos, que avanzamos más de lo que pueden hacer ellos, que se van quedando detrás. Y la segunda es que simplemente son perros encerrados que sólo nos pueden ladrar cuando nos vamos. Los ciudadanos españoles avanzan en su lucha contra los golpistas, la extrema izquierda y los filoetarras, mientras que los perros… sólo ladran.

Ver artículo original:

VOX no es extrema derecha ni inconstitucional. -Liberal Enfurruñada/OK Diario- –

Estoy convencida de que ninguno de los que atacan a VOX diciendo que son inconstitucionales y de extrema derecha ha asistido jamás a uno de sus mítines y seguramente tampoco se hayan leído su programa electoral. Yo sí he asistido a varios mítines de VOX y me he leído las 100 medidas urgentes que proponen para España, por eso yo puedo afirmar que mienten o se equivocan. Por definición, la extrema derecha está asociada a ideologías totalitarias y antidemocráticas próximas al fascismo o al nazismo y os aseguro que cuando vayáis a un mitin de VOX no os vais a encontrar con nada así. No existe ni esa xenofobia ni mucho menos el racismo que se les achaca, no hay intolerancia ni machismo, no verás islamofobia ni brazos alzados en saludo romano, no verás banderas franquistas ni símbolos extremistas de ningún tipo. No es verdad.

Todo eso es un conjunto de mentiras que le viene bien difundir a todos aquellos que no quieren que aparezca un nuevo partido político de derechas que le quite votantes a los que ya están instalados. Desde el PP y su prensa amiga se ha contribuido bastante a construir esa falsa idea sobre VOX para intentar detener la fuga de votantes. Pero también la prensa y los partidos de izquierda han incidido en ello para estigmatizarlos. El típico enemigo contra el que se intenta movilizar a la masa en beneficio propio. Pero es evidente que el engaño no les ha funcionado y que los votantes han creído más en su propio criterio que en el que pretendían transmitirles unos medios de comunicación que han perdido por completo la credibilidad a favor de nuevas plataformas como OKDIARIO.

En los mítines de VOX lo que hay son muchas banderas de España. Estuvieron torpes los demás partidos al no darse cuenta de que los españoles habíamos empezado a sacar orgullosos nuestra bandera a nuestras ventanas y balcones y que ese símbolo representa la unidad a la que no estamos dispuestos a renunciar. Tan torpes como estuvieron cuando permitieron que en Cataluña unos políticos golpistas celebraran por dos veces un referéndum ilegal por inconstitucional, con el que consiguieron mojarnos la oreja a todos. Estuvieron torpes los que permitieron que en los medios de comunicación públicos catalanes y en sus escuelas se nos insultara sin parar y los que ahora pactan con ellos y les prometen indultos que la ciudadanía rechaza masivamente. Cada vez que VOX sentaba en el banquillo a un golpista catalán, ante la pasividad de Gobierno y oposición, más ciudadanos se sentían atraídos a sus mítines para escuchar por ellos mismos sus propuestas, sin que nadie les engañara. Y así han ido llenando auditorios.

En sus mítines no hay skin heads ni se canta el ‘Cara al sol’. Allí hay gente normal de la calle, unos llegan en Mercedes y otros en modestos utilitarios, hay muchas mujeres de todas las edades y sobre todo muchísimos chicos jóvenes con aspecto de pertenecer a todas las clases sociales y profesiones. Estudiantes, militares, jubiladas, obreros de la construcción, ingenieras. Cualquiera con el que te encuentras por la calle, tus vecinos, esos que hace tiempo que pusieron la bandera de España en su balcón, a esos seguramente te los encuentres allí. Y se habla de la defensa de la nación española contra los golpistas, de la lucha contra las mafias de la inmigración ilegal y contra el terrorismo internacional, de bajadas de impuestos, de la ideología de género, y de promover una reforma legal de la Constitución para poner fin al disparate autonómico. Nada de extrema derecha. Todo de extrema necesidad.

Ver artículo original:

La derecha española pierde complejos. -Liberal Enfurruñada/OK Diario- –

Hace unos días miles de ciudadanos se reunieron en Alsasua en un acto impulsado por la plataforma ‘España Ciudadana’, para mostrar su apoyo a los guardias civiles y sus parejas agredidos en esta localidad. Sabían que iban a verse rodeados de violentos que intentarían impedirles expresarse y pese a que gozarían de la protección de un potente dispositivo policial, había que echarle narices para estar allí. ¡Y se las echaron! En las puertas de un hotel de Murcia, el delegado del Gobierno consintió que un grupo de unos cientos de matones profiriera durante horas gritos como “¡Ortega Lara de vuelta al zulo!”, “¡Os mataremos como en Paracuellos!” o “¡Sin piernas y sin brazos, fascistas a pedazos!”. Lo que el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, calificó como “sucesos puntuales” para no “generar alarmismo”. Y pese a las amenazas, cientos de personas entraron por las puertas de ese hotel y asistieron al acto desafiando a los matones.

El otro día dos jóvenes simpatizantes de VOX grabaron con sus móviles al “actor” Willy Toledo en la estación de Atocha y le preguntaron, valientes, por qué tuvo tan poca vergüenza de decir que “VOX se combatía a hostias”. La reacción de la ciudadanía española ante la afrenta que cometió Dani Mateo al sonarse los mocos con la bandera de España ha sido tan notoria que un gran número de anunciantes han comunicado que dejaban de colaborar con su programa, sin miedo, lo que llevó al “cómico” a pedir unas disculpas que no convencieron a nadie, pero que indican que había acusado el golpe. Parece que el centroderecha español ha dejado de esconderse atemorizado con la posibilidad de que les tachen de “fachas”, ese ‘palabro’ que de tanto usarlo como insulto contra cualquiera que piense diferente ha quedado vacío de contenido.

Este cambio empezó a producirse en Cataluña, donde los constitucionalistas empezaron a organizarse con buen humor alrededor del movimiento de Tabarnia y salieron a la calle con las banderas oficiales de España y Cataluña los días 12 de octubre, Fiesta Nacional de España. Comenzaron a aparecer banderas en los balcones y grupos organizados empezaron a arrancar lazos y cruces amarillas de los espacios públicos, en una muestra evidente de que los españoles estaban reaccionando. Ciertamente todos debemos de estar muy agradecidos a aquellos primeros valientes, porque cuando defendieron nuestros símbolos nos estaban defendiendo a todos y porque dieron el ejemplo que pronto una multitud se atrevió a imitar. Fue Santiago Abascal el que dijo en su mitin de Vistalegre aquello de que “cada vez que nos llaman fachas es una medalla que nos colgamos”, cansado de que el patriotismo español sea motivo de insulto para la izquierda.

Es una circunstancia en la que los partidos mayoritarios están yendo claramente a remolque de la ciudadanía. Habéis sido todos vosotros los que provocasteis en los partidos de centroderecha reacciones que hace pocos meses ni estaban ni se las esperaba. Incluso alguno de ellos ha tenido que cambiar de líderes porque los antiguos no encajaban con esta nueva posición más valiente. Si son sinceros bienvenidos sean todos. Nuestro sistema electoral hace que tengan que competir entre ellos por nuestros votos, pero tenemos que esperar que todos hayan aprendido la lección y que sepan que los votantes no vamos a consentir más traiciones ni más falsas promesas. Estamos hartos del discurso único de la izquierda y exigimos que se escuchen nuestras opiniones que por ser liberales o conservadoras no merecen menos consideración que las de los progres. Tenemos derecho a que se nos escuche como mínimo con el mismo respeto que a los de izquierdas.

 

Ver artículo original:

Los podemitas no nos van a callar. -Liberal Enfurruñada/OK Diario-

El podemita Alejandro Sánchez Moreno, que incita al odio, amenaza y acosa a un redactor de OKDIARIO, forma parte de un grupo de extrema izquierda liderado por el portavoz de Facua, Rubén Sánchez, dedicado a acosar, a difundir datos personales, y que incluso llegan a ofrecer dinero a quien descubra la identidad de tuiteros anónimos, según desveló el diario La Razón el pasado 3 de octubre en un artículo titulado ‘Así organiza la extrema izquierda su guerrilla tuitera’. También forman parte de ese grupo el responsable de redes sociales de Podemos, Mario Gálvez, el periodista del equipo de comunicación de Facua, Juan Miguel Garrido, el responsable de la cuenta de Izquierda Unida en Twitter, Miky de la Cueva y los usuarios de varias cuentas anónimas de extrema izquierda muy populares, como Protestona, Asilvestra0, Doña Merkel, etc. Sus conversaciones fueron filtradas a la red del pajarito azul que las bautizó como #FacuoGate.

Tal y como funciona esta red de acoso de podemitas liderada por Rubén Sánchez, actuó el candidato de Unidos Podemos a la Junta de Andalucía por Sevilla y profesor de instituto de secundaria, Alejandro Sánchez Moreno, contra el redactor de OKDIARIO Alejandro Entrambasaguas, quien había publicado, junto a Teresa Gómez, la exclusiva sobre el fraude fiscal de Dani Mateo. El podemita animó a sus más de 30.000 seguidores de Twitter a que averigüen y difundan su domicilio, para así poder ir a insultarle a la puerta de su casa, porque no le había gustado que el periodista había dado la noticia de que el actor Dani Mateo, el ‘cómico’ que se sonó los mocos con la bandera de España, oculta dos viviendas en una sociedad patrimonial para pagar menos impuestos. El motivo de su enfado era que el redactor de OKDIARIO había publicado una fotografía de Dani Mateo en la puerta de un bar que se encuentra en la misma calle de su vivienda.

La falta de respeto y la inquina que muestran los podemitas de este grupo de acoso liderado por Rubén Sánchez contra todos los medios de comunicación que son críticos con Podemos, pero especialmente contra OKDIARIO, resulta obsesiva. Los insultos a nuestro director, Eduardo Inda, el periodista que más casos de corrupción que afectan a todos los partidos del arco parlamentario y a todas las instituciones de España, son constantes y desmedidos. Algunos de ellos han llegado a crear una web que parodia e insulta constantemente a nuestro medio en todas las redes sociales, página en la que se lucran con anuncios publicitarios. Imitando al secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, se dirigen a nosotros continuamente por el apelativo de OkCloacas. Y a mí personalmente han llegado a denunciarme en los juzgados por una broma que le gasté a Alejandro Sánchez Moreno, con el único objetivo de averiguar mi identidad, denuncia que, por supuesto, el juzgado desestimó inmediatamente.

Franco vence de nuevo al Frente Popular. -Liberal Enfurruñada/OK Diario- incluso muerto gana batallas como “El Cid Campeador” @MuyLiberal –

En julio de 1936 parte del ejército español se alzó en armas contra la Segunda República del Frente Popular que formaban el PSOE unido a todos los partidos de extrema izquierda e independentistas. La Guerra Civil la ganó el bando liderado por Franco, quien se mantuvo al frente de una dictadura hasta su muerte hace 43 años. Pese a que ni él ni su familia lo tenían así previsto, el rey don Juan Carlos, en nombre del Gobierno de Arias Navarro, solicitó al abad del Valle de los Caídos que Franco fuera enterrado allí. Desde entonces sus restos han reposado a más de 50 kilómetros de Madrid, en plena sierra de Guadarrama, en el valle de Cuelgamuros, muy cerca del casoplón de los Iglesias–Montero, apartado y aislado.

El monumento no se construyó como homenaje a Franco, sino para rendir honor a todos los caídos en la Guerra Civil “sin distinción del campo en que combatieran” y en él se hallan también sepultados entre 33.700 y 50.000 combatientes, además del fundador de Falange, José Antonio Primo de Rivera. Hasta que la Ley de Memoria Histórica lo prohibió, en aquel lugar apartado de la civilización se celebraba cada 20 de noviembre, en el aniversario de la muerte de Franco y José Antonio, una misa y una concentración a la que acudían un puñado de sus ya hoy escasos nostálgicos, con símbolos franquistas y falangistas. Por su valor arquitectónico el monumento era visitado por unas 280.000 personas al año, cifra muy alejada de los 4,5 millones de visitantes que recibe la Sagrada Familia de Barcelona, o los 1,5 millones que visitan cada año el Palacio Real de Madrid. Pero eso ha empezado a cambiar, ya hay atascos en la autovía de acceso y largas colas para entrar.

En junio de 2018 Pedro Sánchez fue investido presidente del Gobierno con los votos de un reinventado Frente Popular que, al igual que el del 36, conforma el PSOE unido a todos los partidos de extrema izquierda e independentistas. Y este nuevo Frente Popular se propuso que casi 80 años después, esta vez sí que iban a ganarle la Guerra Civil a Franco. Decidieron que lo iban a desenterrar costara lo que costara y en contra de la opinión de sus familiares y de la Abadía del Valle de los Caídos y sin contar con el consenso de la Conferencia Episcopal Española ni de la Santa Sede. Posiblemente influyera en esta decisión que Pablo Iglesias y su señora ‘portavoza’ no desean ser molestados en su mansión de Guadarrama. Pero su familia dice que va a trasladar sus restos a la Catedral de la Almudena para que las colas den vueltas a la Plaza de Oriente, en pleno centro de Madrid.

Cuenta la leyenda de Cardeña que el Cid Campeador —otro fascista, dirán los cultos podemitas— ganó batallas después de muerto gracias a la treta de colocar su cadáver sobre su caballo para hacer creer al enemigo que no había fallecido. Pues parece que Pedro Sánchez va a conseguir algo parecido resucitando a Franco. Su cadáver, que descansaba casi olvidado entre las rocas de la sierra madrileña, va a vencer de nuevo a la extrema izquierda independentista, como hizo en los años 30. Y ahora ya no son sólo los nostálgicos del régimen franquista los que se levantan contra el nuevo Frente Popular, sino que todos los demócratas exigen al doctor Cum Fraude que deje en paz a los muertos y convoque elecciones de una vez. Ni los golpistas catalanes, ni los amigos de los terroristas vascos, ni la extrema izquierda chavista van a salirse con la suya. ¡Ríndete Pedro Sánchez, QUEREMOS VOTAR!

Ver artículo original:

Las otras tarjetas “black” que no eran de Rato. -Liberal Enfurruñada/OK Diario-

La prensa apenas se ocupó de ello, así que muchos ni siquiera os enterasteis de que ayer entraron en prisión otros dos condenados por las tarjetas black de Caja Madrid, José Antonio Moral Santín y Francisco Baquero Noriega. Moral Santín perteneció durante los años 80 al ala dura del Partido Comunista, el sector prosoviético enfrentado a Carrillo. Como fundador del Partido Comunista de los Pueblos de España se integró en Izquierda Unida, quienes lo propusieron como vicepresidente de Caja Madrid. Este comunista se fundió 456.522 euros con la tarjeta, de los que 366.350 los dispuso en efectivo sacado de los cajeros y 64.782 los gastó en restaurantes de lujo. Francisco Baquero fue el secretario de Comunicación de la Federación de Banca de CCOO, quienes lo propusieron como consejero. Gastó 266.433 euros con su tarjeta en viajes, hoteles, restaurantes, joyas y hasta 5.000 en colegios privados. Ninguno de los dos devolvió nada de lo robado.

Apenas ha sido noticia porque no se llaman Rodrigo Rato y no militan en el PP, por eso apenas se comenta nada de los otros condenados que van a ingresar en prisión o ya lo han hecho. No conviene que nos enteremos de que con Rato van para dentro 5 consejeros nombrados por el PSOE, 3 de CC.OO., 2 de UGT y otros 2 de I.U. Sus nombres, sus biografías y los cientos de miles de euros que se fundieron quedan tapados por los 99.000 euros que Rodrigo Rato devolvió voluntariamente antes de ser condenado. Y estos son sólo los condenados con penas superiores a dos años de prisión. En total han sido 64 los condenados por el uso fraudulento de las tarjetas, de los que 22 pertenecían al PSOE, a I.U., a CC.OO. o a UGT, incluido el padre del podemita Ramón Espinar.

Con los 178.400 euros robados, Espinar compró objetos de lujo en Hermès y Loewe y pagaba las vacaciones familiares en estaciones de esquí. Y es que ya dijo su vástago que él es “hijo de los obreros que no pudisteis matar”. Pero hay más tarjetas black, están también las de la Fundación Andaluza Fondo Formación para Empleo (Faffe), dependiente de la Junta de Andalucía, que era una especie de agencia de colocación para familiares y dirigentes del PSOE. La UCO ha desvelado que esta fundación, que llegó a gestionar hasta 300 millones de euros de dinero público que debían haberse destinado a la creación de empleo en una de las regiones con más paro de toda la Unión Europea, llegó a tener 8 tarjetas bancarias asociadas a una cuenta corriente que tuvo un saldo de 828 millones de euros, con las que se gastaron incorrectamente más de 80.000 euros; 32.000 de ellos en clubes de alterne y 22.000 en restaurantes.

Monedero: ‘La Corona, ¿pa’ cuándo?’ -Liberal Enfurruñada/OK Diario-

El día de la Fiesta Nacional de España, Juan Carlos Monedero dirigió en la jornada inaugural de la Universidad de Otoño de Podemos, un debate llamado ‘La Corona, ¿pa’ cuándo?’ En su conferencia Monedero expuso la idea con la que su partido va a solucionar los grandes problemas de España: abolir la monarquía. Según su planteamiento en España, tenemos cuatro heridas abiertas que constantemente regresan y todas son por culpa de la monarquía. Una ‘herida colonial’ propia del país que fue un imperio y lo perdió, que provoca una relación muy paternal con América Latina y África y nos impide encontrar nuestro espacio internacional. La segunda gran herida es la ‘territorial’ de un país que se construyó por agregación y en el que constantemente emerge la cuestión plurinacional. La tercera es la ‘herida social’ por ser el país más desigual de nuestro entorno con unas tasas de paro descomunales. Y la última herida es la ‘ciudadana’, causada por nuestra condición de súbditos que explica que tengamos tantos políticos corruptos.

Podemos plantea un nuevo proceso constituyente que acabe con la monarquía e instaure la Tercera República para así sanar las cuatro heridas descritas. Según Monedero, la ‘herida colonial’ se cerraría porque una república tendría una relación digna y decente con América Latina y África. La ‘territorial’ se cierra cuando en Cataluña y en La Moncloa gobierne Podemos junto al PSC y ERC, porque para solventar el conflicto en Cataluña necesitamos una República como la del Frente Popular. La ‘herida social’ se cerrará cuando la burguesía parasitaria entienda que tiene que pelear por ser competitiva y no por hacerse amigos de la Casa Real para que el Rey les haga gestiones y así conseguir contratos. Y la herida ciudadana sanará cuando saquemos de nuestra cabeza nuestra condición de súbditos para hacernos responsables de nuestros propios desarrollos. No se puede ser más simple.

Para demostrar lo ridículo de los planteamientos del profesor universitario sólo tenemos que echar la vista unos años atrás y comprobar cómo la Segunda República tan añorada por los podemitas se enfrentó a esas cuatro cuestiones. En cuanto a la herida colonial resulta que la última región que España colonizó fue Sidi Ifni, ocupada militarmente en 1934 durante la Segunda República. En relación con la herida territorial podemos recordar la reacción de la Segunda República a la declaración de independencia de Cataluña, enviando al general Batet a detener a Companys, quien fue encarcelado junto a sus Consejeros, suspendiendo la autonomía de Cataluña. En referencia a la herida social hay que recordar el golpe de Estado que dio el PSOE contra la Segunda República en octubre de 1934, la huelga general revolucionaria que desembocó en el Octubre Rojo, que fue reprimida por el Gobierno republicano recurriendo a las tropas coloniales procedentes de África al mando del coronel Yagüe.

Y finalmente, en relación con la herida ciudadana de la corrupción, tan sólo mencionaremos el famosísimo escándalo del estraperlo que le costó a Lerroux la Presidencia del Consejo de Ministros republicano, por los sobornos cobrados por él y su Partido Republicano Radical. Evidentemente la Segunda República no sirvió para solucionar ningún problema de España sino que, muy al contrario, contribuyó a engrandecerlos. Es algo tan absurdo como pensar que un cambio de traje puede modificar a una persona. Los populistas ofrecen soluciones simples a problemas complejos y Monedero es el más demagogo de todos los populistas. Lo que sí permite una república es que los partidos políticos manejen todavía más poder como, por ejemplo, hace el republicano Nicolás Maduro en Venezuela. Esta monarquía nuestra es infinitamente más democrática de lo que sería cualquier república podemita.

Ver artículo original:

Vox asusta a los socialdemócratas de todos los partidos. -Liberal Enfurruñada/Ok Diario-

El pasado domingo VOX celebró un acto multitudinario en el Palacio de Vistalegre. En la misma plaza de toros donde Podemos celebró su asamblea fundacional ante 7.000 asistentes, llegando a los 9.000 en su segundo Congreso, el partido de Santiago Abascal ha reunido a más de 13.000 personas, de las que más de 3.000 tuvieron que quedarse fuera al completar el aforo. El último barómetro del CIS otorgó a VOX un porcentaje de intención de voto por encima de PNV, En Marea y Bildu y ya muchas encuestas estiman que podrían obtener entre 1 y 4 escaños, lo que, en un hemiciclo tan fragmentado, los convertiría en un partido influyente en la política nacional. Durante años, gran parte de la prensa ha escondido las noticias de VOX, incluso cuando han sido los que han sentado en el banquillo a la mayoría de los golpistas catalanes, pero ahora que desbordan Vistalegre empiezan a preocupar.

Así El País titula que “La extrema derecha de Vox llena Vistalegre”, El Mundo dice que “Vox llena Vistalegre con un proyecto contra los extranjeros, el independentismo y el feminismo”. Y La Vanguardia señala que “Los ultraderechistas de Vox llenan Vistalegre”. En un país en el que tanto al PP como a Ciudadanos se les llama fachas e incluso unos sectores de Podemos y del PSOE llaman fachas a otros de su mismo partido, el significado de ese término ha quedado reducido a un lenguaje infantil, por eso la prensa lo adorna con otros calificativos como “extrema derecha xenófoba y machista”. Pero, ¿es eso cierto? Analicemos en qué se basan esas acusaciones y veamos cómo de ciertas son.

La Ley Orgánica 4/2000, de los derechos y libertades de los extranjeros, prevé, como no podría ser de otra manera, la expulsión de los inmigrantes que hayan cometido infracciones graves o muy graves a dicha ley, entre las que se concreta “encontrarse irregularmente en territorio español”. VOX pide que se cumpla la Ley y eso debe de ser muy facha. Nuestro Código Penal indica que “son reos de sedición los que… se alcen pública y tumultuariamente para impedir, por la fuerza o fuera de las vías legales, la aplicación de las leyes o a cualquier autoridad… el legítimo ejercicio de sus funciones… o de las resoluciones… judiciales”. VOX pide que los sediciosos sean condenados y eso debe de ser muy facha. Nuestra Constitución indica que “se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española” y eso también debe ser facha. Y también dice nuestra Carta Magna que “los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de… sexo” y eso además de facha debe ser machista y heteropatriarcal.

En el Congreso de los Diputados hay varios partidos políticos que pretenden poner fin a nuestra monarquía parlamentaria e instaurar una tercera república, haciendo gala de la bandera tricolor de la segunda república en sus actos oficiales, bandera que, por cierto, es tan preconstitucional y alegal como la usada durante el franquismo. No obstante que VOX proponga la devolución al Estado de las competencias autonómicas de Educación, Sanidad, Seguridad y Justicia se considera una afrenta inaceptable. Dice Santiago Abascal que “los insultos nos los ponemos como medallas en el pecho”, porque en España por todo te llaman facha: “Que amáis a vuestra patria, xenófobos y fachas. Que la inmigración tiene que controlarse, racistas y fachas. Que les gustan las tradiciones, retrógrados y fachas. Que les molestan los impuestos abusivos, insolidarios y fachas”. Muchos ya hemos perdido el miedo a que nos llamen fachas. Ahora a la derecha liberal y conservadora sólo la representa VOX.

Ver artículo original: