Archivo de la etiqueta: Podemos

GUERRAVIVILISMO. -Resumen del hilo twittero de Daniel Ari-

Todos sabemos que la única manera de sobrevivir que tienen los comunistas es adulterando la realidad. Y que la realidad la corrompen mediante la desinformación y el lenguaje. Repitiendo mantras a todas horas.

Que si cientos de miles de niños que se mueren de hambre en España, que si Venezuela representa el triunfo de la democracia y la justicia social, que si VOX es fascismo. Negro es blanco y arriba es abajo.

Llama “facha” a quien no piensa como tú a todas horas, por todos los medios y canales a tu disposición (duopolio, TVE, canales autonómicos, redes sociales, etc.), y mucha gente poco dada a cuestionarse nada acabará comprando tus embustes.

Todos sabemos, también, que los comunistas le tienen aversión a la democracia, pero que la democracia es su vehículo para llegar al poder y eliminarla para siempre.Y que cuando ellos llegan al poder mediante las urnas (o mediante trampas legales pero ilegítimas), las reglas del juego están para cumplirlas, Pero que cuando esas mismas reglas los desplazan del poder, se las pasan por el arco del triunfo.

Pues bien… ayer, tras la derrota sin paliativos de las izquierdas en Andalucía, Susana Días apeló a alianzas contra natura para ser “dique de contención del fascismo”, e Iglesias hizo un llamamiento a combatir el fascismo en la calle. No es que tengan mal perder, es que tienen esa superioridad moral que la falsa derecha les ha ido concediendo a lo largo de casi un siglo y que les permite decidir quiénes son demócratas y quiénes no, qué votos valen y cuáles no,cuándo se puede votar y cuándo no, etc. Lo más grave de todo es que al llamar repetidas veces fascista a alguien, al meter en la cabeza de gente con mentalidad de borregos que todo lo que no les gusta es fascista y que los fascistas ponen en peligro la democracia, la convivencia, la igualdad, etc. (todas esas cosas que los comunistas odian, pero de las que se sirven para llegar al poder), están abriendo la veda para las agresiones a los que cuestionan esos mantras.

Cuando Iglesias llama a “combatir el fascismo en la calle” no llama a manifestarse, no. Podemos ya no consigue reunir ni a diez perroflautas en una plaza. Lo que hace es apelar a sus tonton macoute para que actúen por su cuenta.Ayer ya se produjeron agresiones a militantes de VOX. Y llueve sobre mojado, porque previamente se ha agredido a españolistas en Cataluña y se ha asesinado a alguien por llevar tirantes con la bandera española.

Están acojonados porque saben que con el desembarco de VOX se les van a acabar los chollos, las prebendas, los relativismos, las dobles varas de medir, los españoles de primera y los de segunda, la demagogia y los subvenciones.Y esto va a seguir. Porque desde hace varios años no tenemos gobiernos que pongan freno a todos estos desmanes y agresiones que solo buscan crear un clima guerracivilista. Que, de hecho, ya tenemos.

Va a seguir, pero eso no nos va a hacer retroceder ni un paso a los que creemos en la unidad de España y en que los españoles estamos por delante de los intereses espurios de la partidocracia.Si nos vienen a buscar, nos encontrarán. En el terreno que ellos elijan. Y si se piensan que se van a encontrar con la derechita cobarde sin principios ni escrúpulos a la que estaban acostumbrados hasta la llegada de , apañados están.

Si aún no se han enterado de que no es un partido más, si aún no saben que los de sí creemos en el estado de derecho, en el principio de autoridad y en la igualdad entre españoles, apañados están.

Ver twitt original:

Anuncios

La vida de los otros. -Hermann Tertsch/ABC-

Muchos se sorprenden en España y Europa continental ante ese soberbio espectáculo de ministros del Reino Unido que dimiten uno tras otro porque las decisiones de su jefa de gobierno no son compatibles con su opinión, con su conciencia o con el voto de su circunscripción electoral que viene a ser lo mismo. En Westminster los diputados defenderán con la palabra y todos los colmillos retóricos la opinión y el interés de sus electores. Y es que eso solo pasa en esas islas y allende el Atlántico, allá donde gobierna el malísimo Donald Trump. El del imperdonable delito de decir todas esas verdades inconvenientes que la hipocresía socialdemócrata no tolera. Como que no se puede sacrificar la vida de los otros en aras de disquisiciones ideológicas. Ni destruir el trabajo ni el precario bienestar de los más pobres en aplicación de los experimentos sociales con seres humanos. Esos experimentos que tanto gustan a políticos de izquierdas, académicos, intelectuales, periodistas y otros privilegiados que pueden protegerse contra los efectos de la política que, con frivolidad, egoísmo y arrogancia, propugnan.

Si el Reino Unido es hoy la patria de la libertad y la responsabilidad, España lo es de la arbitrariedad y el desprecio, en una deriva hacia el desastre cada vez más similar a la previa a la Guerra Civil. ¿Y la UE, dónde está? La Comisión, tan dispuesta siempre a meterse en todo en la vida de las naciones y sus ciudadanos, guarda silencio ante tropelías y abusos de un gobierno que desmantela sin parar las defensas constitucionales y los derechos de los ciudadanos españoles. Callan los siempre dispuestos a difamar, acosar y demandar a gobiernos como los de Hungría o Polonia, que cumplen con la voluntad de sus programas refrendados por amplísimas mayorías absolutas. Nadie se queja de que las hordas de socios del Gobierno asalten la vivienda del juez del Tribunal Supremo que instruye el caso más importante de la historia de la democracia española contra el peor golpe de Estado sufrido desde la guerra civil. El juez acosado desde hace meses carece de protección mientras la Policía protege a responsables de estas acciones propias de camisas pardas nazis y bandas de sicarios comunistas.

Nadie protesta porque socios comunistas de Sánchez acosen a un partido legal como Vox y exijan la muerte y mutilación de los asistentes a un mitin. Y amenacen con una repetición de las matanzas de Paracuellos, con sus miles de muertos inocentes a manos de verdugos de aquel Frente Popular del que el Gobierno se siente heredero. Aplastan la libertad de movimiento de millones en el centro de Madrid por pura arbitrariedad y pisotean los intereses y derechos de todos sus habitantes, agreden a la industria del automóvil y sus cientos de miles de empleados, hunden los patrimonios familiares con su agresión al coche, amenazan a las gasolineras con destruirlas a multas si no se pliegan a un plan ridículo inviable, cierran las nucleares a diez años vista sin plan alternativo. Todo es ideología totalitaria y experimentación social y todo es desprecio a la vida de los otros.

La obscena ocupación de todos los resortes del poder va acompañada del total desprecio al control de la oposición y de los pocos medios no adictos, con casi todos los ministros inhabilitados por criterios aplicados a todo gobierno anterior. Con una brutal descomposición de las instituciones, del orden, la seguridad jurídica y la propia seguridad personal de los españoles. El Gobierno de Sánchez es una amenaza masiva e inminente para la democracia en España y la seguridad económica y física de los españoles. A ver si nos damos cuenta.

Ver artículo original:

 

Los podemitas no nos van a callar. -Liberal Enfurruñada/OK Diario-

El podemita Alejandro Sánchez Moreno, que incita al odio, amenaza y acosa a un redactor de OKDIARIO, forma parte de un grupo de extrema izquierda liderado por el portavoz de Facua, Rubén Sánchez, dedicado a acosar, a difundir datos personales, y que incluso llegan a ofrecer dinero a quien descubra la identidad de tuiteros anónimos, según desveló el diario La Razón el pasado 3 de octubre en un artículo titulado ‘Así organiza la extrema izquierda su guerrilla tuitera’. También forman parte de ese grupo el responsable de redes sociales de Podemos, Mario Gálvez, el periodista del equipo de comunicación de Facua, Juan Miguel Garrido, el responsable de la cuenta de Izquierda Unida en Twitter, Miky de la Cueva y los usuarios de varias cuentas anónimas de extrema izquierda muy populares, como Protestona, Asilvestra0, Doña Merkel, etc. Sus conversaciones fueron filtradas a la red del pajarito azul que las bautizó como #FacuoGate.

Tal y como funciona esta red de acoso de podemitas liderada por Rubén Sánchez, actuó el candidato de Unidos Podemos a la Junta de Andalucía por Sevilla y profesor de instituto de secundaria, Alejandro Sánchez Moreno, contra el redactor de OKDIARIO Alejandro Entrambasaguas, quien había publicado, junto a Teresa Gómez, la exclusiva sobre el fraude fiscal de Dani Mateo. El podemita animó a sus más de 30.000 seguidores de Twitter a que averigüen y difundan su domicilio, para así poder ir a insultarle a la puerta de su casa, porque no le había gustado que el periodista había dado la noticia de que el actor Dani Mateo, el ‘cómico’ que se sonó los mocos con la bandera de España, oculta dos viviendas en una sociedad patrimonial para pagar menos impuestos. El motivo de su enfado era que el redactor de OKDIARIO había publicado una fotografía de Dani Mateo en la puerta de un bar que se encuentra en la misma calle de su vivienda.

La falta de respeto y la inquina que muestran los podemitas de este grupo de acoso liderado por Rubén Sánchez contra todos los medios de comunicación que son críticos con Podemos, pero especialmente contra OKDIARIO, resulta obsesiva. Los insultos a nuestro director, Eduardo Inda, el periodista que más casos de corrupción que afectan a todos los partidos del arco parlamentario y a todas las instituciones de España, son constantes y desmedidos. Algunos de ellos han llegado a crear una web que parodia e insulta constantemente a nuestro medio en todas las redes sociales, página en la que se lucran con anuncios publicitarios. Imitando al secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, se dirigen a nosotros continuamente por el apelativo de OkCloacas. Y a mí personalmente han llegado a denunciarme en los juzgados por una broma que le gasté a Alejandro Sánchez Moreno, con el único objetivo de averiguar mi identidad, denuncia que, por supuesto, el juzgado desestimó inmediatamente.

Franco vence de nuevo al Frente Popular. -Liberal Enfurruñada/OK Diario- incluso muerto gana batallas como “El Cid Campeador” @MuyLiberal –

En julio de 1936 parte del ejército español se alzó en armas contra la Segunda República del Frente Popular que formaban el PSOE unido a todos los partidos de extrema izquierda e independentistas. La Guerra Civil la ganó el bando liderado por Franco, quien se mantuvo al frente de una dictadura hasta su muerte hace 43 años. Pese a que ni él ni su familia lo tenían así previsto, el rey don Juan Carlos, en nombre del Gobierno de Arias Navarro, solicitó al abad del Valle de los Caídos que Franco fuera enterrado allí. Desde entonces sus restos han reposado a más de 50 kilómetros de Madrid, en plena sierra de Guadarrama, en el valle de Cuelgamuros, muy cerca del casoplón de los Iglesias–Montero, apartado y aislado.

El monumento no se construyó como homenaje a Franco, sino para rendir honor a todos los caídos en la Guerra Civil “sin distinción del campo en que combatieran” y en él se hallan también sepultados entre 33.700 y 50.000 combatientes, además del fundador de Falange, José Antonio Primo de Rivera. Hasta que la Ley de Memoria Histórica lo prohibió, en aquel lugar apartado de la civilización se celebraba cada 20 de noviembre, en el aniversario de la muerte de Franco y José Antonio, una misa y una concentración a la que acudían un puñado de sus ya hoy escasos nostálgicos, con símbolos franquistas y falangistas. Por su valor arquitectónico el monumento era visitado por unas 280.000 personas al año, cifra muy alejada de los 4,5 millones de visitantes que recibe la Sagrada Familia de Barcelona, o los 1,5 millones que visitan cada año el Palacio Real de Madrid. Pero eso ha empezado a cambiar, ya hay atascos en la autovía de acceso y largas colas para entrar.

En junio de 2018 Pedro Sánchez fue investido presidente del Gobierno con los votos de un reinventado Frente Popular que, al igual que el del 36, conforma el PSOE unido a todos los partidos de extrema izquierda e independentistas. Y este nuevo Frente Popular se propuso que casi 80 años después, esta vez sí que iban a ganarle la Guerra Civil a Franco. Decidieron que lo iban a desenterrar costara lo que costara y en contra de la opinión de sus familiares y de la Abadía del Valle de los Caídos y sin contar con el consenso de la Conferencia Episcopal Española ni de la Santa Sede. Posiblemente influyera en esta decisión que Pablo Iglesias y su señora ‘portavoza’ no desean ser molestados en su mansión de Guadarrama. Pero su familia dice que va a trasladar sus restos a la Catedral de la Almudena para que las colas den vueltas a la Plaza de Oriente, en pleno centro de Madrid.

Cuenta la leyenda de Cardeña que el Cid Campeador —otro fascista, dirán los cultos podemitas— ganó batallas después de muerto gracias a la treta de colocar su cadáver sobre su caballo para hacer creer al enemigo que no había fallecido. Pues parece que Pedro Sánchez va a conseguir algo parecido resucitando a Franco. Su cadáver, que descansaba casi olvidado entre las rocas de la sierra madrileña, va a vencer de nuevo a la extrema izquierda independentista, como hizo en los años 30. Y ahora ya no son sólo los nostálgicos del régimen franquista los que se levantan contra el nuevo Frente Popular, sino que todos los demócratas exigen al doctor Cum Fraude que deje en paz a los muertos y convoque elecciones de una vez. Ni los golpistas catalanes, ni los amigos de los terroristas vascos, ni la extrema izquierda chavista van a salirse con la suya. ¡Ríndete Pedro Sánchez, QUEREMOS VOTAR!

Ver artículo original:

Farsa llorada, tragedia ignorada. -Hermann Tertsch/Gentiuno-

Los españoles que, en número menguante, aún ven las noticias en los informativos de alguna televisión, todos cada vez más parecidos entre sí bajo la inspiración inequívoca del frentepopulismo carpetovetónico, tienen un grado muy desigual de conocimiento de las diferentes cosas que pasan en el mundo. Es por el implacable el filtro del «progresismo» que ya no ejercen solo los comisarios políticos. Los traen incorporados en la cabecita la mayoría de los profesionales. Todos tienen buena conciencia. Los benefactores de la humanidad tal como informan en contra de Trump, del fascismo, de Israel, de la ultraderecha, de la derecha, de los curas, de la banca, del franquismo, de los ricos que no sean izquierdistas, de los toreros, los cazadores, los judíos y los criadoras de visones. Y no solo las televisiones sucumben a la permanente perversión del lenguaje, a la tendenciosidad bienintencionada, al sentimentalismo tramposo, al grotesco sectarismo y a la superioridad moral de la abismal ignorancia generalizada.

Sánchez e Iglesias control totalVeamos las cuestiones tratadas por esas televisiones, por ejemplo sobre Iberoamérica. Todos los telespectadores sabrán bien que unos miles de hondureños caminan hacia la frontera norteamericana porque han decidido que ellos tienen derecho a vivir en EE.UU. Les han dicho que un fascista como Donald Trump no puede impedirles cruzar la frontera y que pueden ignorar y violar toda ley que se les antoje y trabajar donde les venga en gana. «Trump escucha, tenemos derecho, somos trabajadores internacionales», repetía un pobre hombre la cantinela delirante que le han embaulado. Víctimas de la violencia que causa en su país la ausencia total de ley y orden, grupos izquierdistas les han convencido de que lo mejor es irse a otro país a incumplir allí todas las leyes, la primera la de entrada. Si lo lograran todos, el país que los acogiera acabaría igual que aquel del que huyen. Pretenden los organizadores de esta operación política que la columna asalte la frontera para poner en aprietos al presidente norteamericano. Intentarán montar este nuevo espectáculo antes de las elecciones a Congreso y Senado del 6 de noviembre. También para desestabilizar fronteras, soberanía y seguridad de la región. Los mueve idéntico interés y los mismos que alimentan y explotan la inmigración ilegal en Europa.

Podemos y el PSOE dueños de los medios
Todas las televisiones en España informan con profusión sobre la caravana hondureña. Pero nada hablan de los cerca de tres millones de venezolanos en inmensas, permanentes e ignoradas «caravanas de migrantes». Son masas de hombres, mujeres y niños que huyen del infierno chavista, de un régimen socialista que ha logrado que muera por falta de alimentos y medicinas la población del país más rico del continente. No se habla de ello en las televisiones de España porque todas obedecen a socios, camaradas y simpatizantes de la canalla culpable de esa inmensa tragedia. Que poco tiene que ver con la manipulada y teatralizada caravana anti-Trump. Y es que nadie puede ocultar que las masas venezolanas que huyen lo hacen del mismo socialismo que en España estamos a punto de inaugurar. Por decreto de gobernantes nunca elegidos por los españoles, amigos unos y agentes otros de aquella dictadura criminal. Por eso se habla tanto de una caravana falsaria y nada de las otras que son la mayor catástrofe humanitaria habida en América. Causada por un régimen socialista y chavista que dirige en Caracas una cuadrilla de asesinos y narcotraficantes. Cuadrilla que cuenta con la protección del Gobierno español y la asesoría directa del expresidente Zapatero, que ya ha unido su suerte a un Nicolás Maduro al que media Europa quiere juzgar ya en La Haya. Esperemos que los españoles sepan trastocar los planes de los amigos de Maduro. Para evitar caravanas migrantes propias.

Hermhermann-tertsch-creditos-enero-2017ann Tertsch
@hermanntertsch

Periodista español. Columnista del ABC de España. Comentarista de Televisión

Ver artículo original:

Monedero: ‘La Corona, ¿pa’ cuándo?’ -Liberal Enfurruñada/OK Diario-

El día de la Fiesta Nacional de España, Juan Carlos Monedero dirigió en la jornada inaugural de la Universidad de Otoño de Podemos, un debate llamado ‘La Corona, ¿pa’ cuándo?’ En su conferencia Monedero expuso la idea con la que su partido va a solucionar los grandes problemas de España: abolir la monarquía. Según su planteamiento en España, tenemos cuatro heridas abiertas que constantemente regresan y todas son por culpa de la monarquía. Una ‘herida colonial’ propia del país que fue un imperio y lo perdió, que provoca una relación muy paternal con América Latina y África y nos impide encontrar nuestro espacio internacional. La segunda gran herida es la ‘territorial’ de un país que se construyó por agregación y en el que constantemente emerge la cuestión plurinacional. La tercera es la ‘herida social’ por ser el país más desigual de nuestro entorno con unas tasas de paro descomunales. Y la última herida es la ‘ciudadana’, causada por nuestra condición de súbditos que explica que tengamos tantos políticos corruptos.

Podemos plantea un nuevo proceso constituyente que acabe con la monarquía e instaure la Tercera República para así sanar las cuatro heridas descritas. Según Monedero, la ‘herida colonial’ se cerraría porque una república tendría una relación digna y decente con América Latina y África. La ‘territorial’ se cierra cuando en Cataluña y en La Moncloa gobierne Podemos junto al PSC y ERC, porque para solventar el conflicto en Cataluña necesitamos una República como la del Frente Popular. La ‘herida social’ se cerrará cuando la burguesía parasitaria entienda que tiene que pelear por ser competitiva y no por hacerse amigos de la Casa Real para que el Rey les haga gestiones y así conseguir contratos. Y la herida ciudadana sanará cuando saquemos de nuestra cabeza nuestra condición de súbditos para hacernos responsables de nuestros propios desarrollos. No se puede ser más simple.

Para demostrar lo ridículo de los planteamientos del profesor universitario sólo tenemos que echar la vista unos años atrás y comprobar cómo la Segunda República tan añorada por los podemitas se enfrentó a esas cuatro cuestiones. En cuanto a la herida colonial resulta que la última región que España colonizó fue Sidi Ifni, ocupada militarmente en 1934 durante la Segunda República. En relación con la herida territorial podemos recordar la reacción de la Segunda República a la declaración de independencia de Cataluña, enviando al general Batet a detener a Companys, quien fue encarcelado junto a sus Consejeros, suspendiendo la autonomía de Cataluña. En referencia a la herida social hay que recordar el golpe de Estado que dio el PSOE contra la Segunda República en octubre de 1934, la huelga general revolucionaria que desembocó en el Octubre Rojo, que fue reprimida por el Gobierno republicano recurriendo a las tropas coloniales procedentes de África al mando del coronel Yagüe.

Y finalmente, en relación con la herida ciudadana de la corrupción, tan sólo mencionaremos el famosísimo escándalo del estraperlo que le costó a Lerroux la Presidencia del Consejo de Ministros republicano, por los sobornos cobrados por él y su Partido Republicano Radical. Evidentemente la Segunda República no sirvió para solucionar ningún problema de España sino que, muy al contrario, contribuyó a engrandecerlos. Es algo tan absurdo como pensar que un cambio de traje puede modificar a una persona. Los populistas ofrecen soluciones simples a problemas complejos y Monedero es el más demagogo de todos los populistas. Lo que sí permite una república es que los partidos políticos manejen todavía más poder como, por ejemplo, hace el republicano Nicolás Maduro en Venezuela. Esta monarquía nuestra es infinitamente más democrática de lo que sería cualquier república podemita.

Ver artículo original:

Papeles para todos. -Luis del Pino/LD-

¿Por qué está en ascenso la ultraderecha en toda Europa? En Austria, Italia o Chequia, ya está en el gobierno. En Dinamarca, es segunda fuerza y forma parte de la mayoría parlamentaria. En Eslovenia fue primera fuerza en las últimas elecciones. En Alemania, ha irrumpido en el parlamento federal como tercera fuerza, con 91 escaños, y las encuestas la muestran ya empatada en el segundo lugar con el declinante partido socialdemócrata. En Suecia, cada vez más sondeos apuntan a la posibilidad de que la ultraderecha gane las elecciones previstas para el 9 de septiembre. En Hungría o Polonia, no solo gobierna la ultraderecha, sino que la izquierda ha desaparecido prácticamente del parlamento. En Holanda o Francia, Geert Wilders o Marine Le Pen mantuvieron en vilo a toda Europa ante las serias posibilidades de que obtuvieran la victoria…

¿Qué es lo que sucede? ¿Por qué este giro a la derecha populista y ese declive de la izquierda y la derecha tradicionales? Normalmente,se suele apuntar a la explosiva combinación de dos factores: la crisis económica iniciada hace una década y los problemas derivados de una inmigración masiva y mal gestionada, pero déjenme que intente ser algo más preciso.

Permítanme ilustrarlo con algo que me ha sucedido en Twitter hace unos días.

El pasado fin de semana, Pablo Casado manifestó que era imposible la política del “papeles para todos”, siendo inmediatamente objeto de fuertes críticas por parte de Podemos o del PSOE, que tildaban al nuevo líder del PP de racista o xenófobo.

Viendo esas críticas, yo dije en Twitter que me parecían un error, porque la inmensa mayoría de la gente entiende y comparte esa afirmación de Casado. Simplemente, porque es de sentido común: si no hay dinero para acoger a todo el mundo, no podemos abrir las puertas sin más. De modo que esas críticas a Casado, lejos de dañarle electoralmente, le refuerzan.

Y entonces una persona me contestó en Twitter con un mensaje que creo que resume perfectamente el por qué del ascenso de la ultraderecha: “Es una cuestión ética”, me decía esta persona, “hablar de la realidad de tantos seres humanos y hacerlo en profundidad. Muchos discursos pero no parece que habléis de vidas humanas. Esas que tenéis para que limpien vuestras casas, paseen a vuestros padres y recojan las cosechas”.

Esta persona hacía en su mensaje una apelación sentimental con la que estoy de acuerdo: al hablar de inmigración, no debemos olvidar que hablamos de seres humanos. Pero a continuación realizaba una caricatura profundamente errónea, deslizando la idea de que los mismos que se oponen a la inmigración son los que luego tienen criadas inmigrantes para limpiar sus casas o pasear a sus padres.

Esa caricatura es, precisamente, la que está llevando a Europa a una ola de populismo. Porque no es verdad que los que tienen criadas inmigrantes, o trabajadores inmigrantes en sus fincas, sean los que se oponen a la inmigración. Es justo lo contrario: el rechazo a la inmigración en Europa es tanto más fuerte cuanto más desciendes en la escala socioeconómica. En Francia, sin ir más lejos, el Frente Nacional recibe sus votos de obreros y asalariados; las clases ilustradas, los pensionistas y la gente acomodada, votan a Macron.

Y la razón es muy simple: la gente de dinero no tiene necesidad de competir con los inmigrantes. Quienes compiten con los inmigrantes por las ayudas sociales son las personas con menos recursos económicos, no los que no necesitan ayudas sociales. Quienes compiten con los inmigrantes por el uso de los servicios públicos son los que usan esos servicios públicos, no los que tienen dinero para pagarse una sanidad o una educación privadas. Quienes conviven a diario con los inmigrantes son los que habitan en los barrios más degradados, no los que viven en las zonas ricas.

Un pijo con criada y mayordomo como el que ese interlocutor me retrataba en su tuit, no tiene que soportar un piso patera en la planta de abajo de su bloque de viviendas, por la sencilla razón de que lo más probable es que viva en un chalet vallado, situado en algún barrio donde los únicos inmigrantes que entran son, precisamente, los que van a trabajar en el servicio doméstico.

Esa ceguera es la que está haciendo a Europa virar hacia el populismo. Enfrentados al problema de la inmigración descontrolada y al consiguiente malestar social, la izquierda progre y la derecha bienpensante recurren a la caricatura y a la descalificación, pretendiendo equiparar el rechazo a la inmigración con el clasismo conservador, cuando es todo lo contrario: es el antiguo votante de los partidos de izquierda, de nivel socioeconómico bajo, el que está nutriendo con su voto a los partidos populistas. Porque es ese votante, y no el de los partidos conservadores clásicos, el que más sufre los problemas ligados al descontrol de la inmigración.

Cuando el PSOE o Podemos critican a Casado por el tema migratorio, demuestran desconocer los problemas que viven sus propios votantes. Cuando Pedro Sánchez anuncia sanidad gratuita para los sin papeles, demuestra que no le importa ni poco ni mucho cómo va a repercutir eso en la calidad de la atención sanitaria que sus propios votantes reciban.

Y eso es una receta segura para el desastre. Luego, cuando la ultraderecha se impone en cada vez más países, los partidos clásicos, especialmente en la izquierda, culpan al votante: “si Trump gana, es porque el votante americano es idiota”. Cuando lo que deberían decir es: si el populismo gana, es gracias a nuestra ceguera y a que hemos hecho oídos sordos a los problemas de quienes hasta ahora nos votaban.

Ver artículo original:

La moción de censura de unos políticos egoístas. -Liberal Enfurruñada/OK Diario-

Los próximos jueves y viernes el Congreso debatirá la moción de censura que Pedro Sánchez presentó contra Mariano Rajoy y en ese debate nadie defenderá el interés general de España. Todos intentarán exclusivamente alcanzar o mantener el poder. Nadie actuará pensando en nosotros. Ninguno merece nuestro voto ni nuestro respeto y no tendrán el mío nunca más, porque me avergüenzo de todos ellos. Con la que está cayendo, en mitad del golpe de Estado independentista, con la unidad de España puesta en duda y el prestigio de nuestra justicia y nuestra democracia sometido a escrutinio en media Europa, sus señorías se van a entretener con un debate que sólo les interesa a ellos, que sólo les beneficia a ellos. Son sin duda los peores dirigentes de nuestra reciente historia.

En 2016 Sánchez consiguió los peores resultados de la historia del PSOE, empeorando el récord anterior, que también era suyo. Y con 85 diputados pretende ser investido presidente del Gobierno de España, asegurándose así la pensión vitalicia, el chófer, la escolta, la oficina, y todas las prebendas de nuestros expresidentes. Y para ello no dudará en pactar ni siquiera con “el Le Pen de la política española”, como hace diez días llamó a Quim Torra, cuyos votos reclama ahora para derrocar a Rajoy. O con los amigos de los etarras, que han dicho que apoyarán una moción de censura que respete el derecho a decidir y que acabe con los “recortes” del PP. La historia del PSOE demuestra que de ellos siempre hay que esperar lo peor. Albert Rivera, como siempre, mueve a Ciudadanos al ritmo que le marcan las encuestas y como su comportamiento en Cataluña hace que ahora le sean favorables, ya no piensa en otra cosa que en elecciones.

Al día siguiente de aprobar los presupuestos del PP, Ciudadanos exigió elecciones anticipadas. Igual que cuando reclamó más dureza en la aplicación del artículo 155 que ellos se habían negado a aplicar para detener el referéndum ilegal del 1-O. Nacieron socialdemócratas pero se transformaron en liberal progresistas cuando las encuestas se lo recomendaron. Cualquiera sabe cuál será el próximo giro al que las prisas por alcanzar el poder les empujarán. Por su parte Pablo Iglesias, después de que las bases le aprueben el casoplón de más de 700.000 euros, debe estar ya pensando en ver cómo les convence de que se va a sacrificar de nuevo comprándose un Porsche Cayenne para Irena y un Maserati para él. Después de depurar su partido relegando al ostracismo a todos los que han votado contra ellos.

Y Rajoy empeñado en mantenerse cueste lo que cueste. Por el caso Gürtel el PP ha sido el primer partido condenado por corrupción en España. Y a partir de ahora irán cayendo las sentencias de la Púnica, de Bárcenas, de Lezo, etc. Decenas de piezas separadas que dejan como un trapo mugriento al PP de Aznar, del que Rajoy formaba parte. Los casos son tan sucios y desprestigian tanto a su partido que sólo podrían superarlo si dimitiera Rajoy dando paso a nuevas caras que refunden su partido. Pero en vez de eso Mariano se aferra al poder tratando de convencer a sus votantes para que vuelvan a ir a las urnas tapándose la nariz. Aunque las encuestas empiezan a fijarse en Santiago Abascal. Vox representa lo que ha dejado de ser el PP y sus propuestas suponen lo que la mayoría de votantes esperaban de Rajoy, todas sus promesas incumplidas. La posibilidad de creer en lo que se vota, sin conformarse con lo menos malo. Ojalá su voz se escuche pronto en las instituciones.

Ver artículo original:

La “emergencia social” de Irene y Pablo. -Ok Diario- #Podemos –

La “emergencia social” que denunciaba Podemos es cosa del pasado. Al menos, eso parece si observamos el tren de vida de sus dos grandes denunciantes: Irene Montero y Pablo Iglesias. Ambos componentes de la bicefalia populista han pasado de trabajar —teóricamente— por los más “desfavorecidos” a comprarse un chalé de más de 600.000 euros con piscina y parcela de 2.000 metros cuadrados. Pura coherencia bolivariana. En 2014, con Podemos tratando de captar clientela como formación recién aparecida en el panorama político español, Pablo Iglesias soltó uno de sus mantras de cartón piedra vía Twitter: “Vivimos una emergencia social y hay quienes tratan de aprovecharse para ganar más. Por eso la crisis es una estafa”.

España se confirma, por tanto, como un país idóneo para prosperar, ya que, vista la evolución del poder adquisitivo de los dos en sólo cuatro años, esa “emergencia social” ha debido diluirse, a pesar de que ellos han seguido dibujando una situación cercana al propio Apocalipsis. Conste que cada uno es muy libre de adquirir la vivienda que le permita su poder adquisitivo, pero en el caso de Montero e Iglesias suena, una vez más, a decir una cosa y hacer justamente la contraria. Predicar con el ejemplo nunca ha sido el fuerte del secretario general de Podemos, que en su momento aseguró a la periodista Ana Rosa Quintana que “los políticos que viven en chalés se aíslan porque no saben lo que es coger el transporte público ni lo que pasa fuera”.

La residencia que ocupará la pareja está ubicada en plena sierra de Madrid, por lo que, según la teoría de Iglesias, el aislamiento será ahora el lema principal de los morados después del fallido “asalto a los cielos”. Ironías al margen, resulta significativo el silencio atronador de todos los miembros de Podemos. ¿Qué van a argumentar tras tantas lecciones morales por parte de su principal líder? ¿Cómo van a ser creíbles ante su electorado ante tamañas contradicciones? ¿Qué debería hacer ahora Pablo Iglesias tras criticar que Luis de Guindos gastara 600.000 euros en un ático? Nadie sabe en qué ha mejorado la vida de la gente por el trabajo de Podemos. Lo que sí es seguro es que la vida de los integrantes de Podemos ha mejorado mucho gracias a la política. Menos lecciones y más hechos. Tienen la credibilidad al nivel del subsuelo.

Ver artículo original: